Los tiempos compartidos sufren la crisis

El negocio de las propiedades vacacionales caerá este año 10%, afirmó el presidente de Amdetur; José Carlos Azcárraga admite que la caída de este ramo fue menor a la de la hotelería tradicional.
hoteles-turismo-cancun-mexico-AP.jpg  (Foto: AP)
Cynthia Ramírez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Nadie se atreve a negar el efecto de la crisis en el sector turístico, pero es verdad que no a todos les pegó por igual. Una de las actividades que ha enfrentado mejor los embates de esta recesión es el de los tiempos compartidos. Según José Carlos Azcárraga, presidente de la Asociación Mexicana de Desarrolladores Turísticos (Amdetur), asegura que la caída en esta actividad fue menor que en el de la hotelería tradicional, incluso durante la alerta sanitaria.

¿Cómo se percibe la situación actual a través de la propiedad vacacional?

El turismo venía creciendo a ritmos anuales de entre 5 y 6%. Llegó hasta una tasa de 8%. Sin embargo, algunos indicadores ya venían marcando una pérdida en nuestra competitividad a nivel mundial, debido a la crisis global, lo que ocasionó que el número de visitantes internacionales fuera disminuyendo.

La expectativa para terminar este año es de una caída aproximada de 10%, que por supuesto es muy preocupante. Todos los que formamos parte de esta industria estamos realizando nuestro mejor esfuerzo y buscando soluciones para lograr que resulte menor.

Cabe mencionar que el sector de la propiedad vacacional es uno de los pilares más sólidos dentro del turismo. Mientras la hotelería tradicional se vio muy afectada durante la etapa de la influenza, llegando a niveles de ocupación de hasta 10 ó 15%, el tiempo compartido se mantuvo en niveles de 25 a 35%. En este sector, aún y cuando también ha existido una desaceleración, su crecimiento ha continuado e incluso se han afiliado 10 nuevos desarrollos a una compañía de intercambio, se vendieron cerca de 197,000 semanas y se aportó una derrama económica de alrededor de 13,000 millones de dólares en 2008.

En esta etapa de crisis, la propiedad vacacional ha logrado mantener niveles que sirven de apoyo en cuestión económica y como incentivo del turismo, ya que permite a las personas viajar sin tener que realizar grandes gastos en estos momentos.

En junio pasado se publicó la nueva Ley General de Turismo, ¿cómo impactará la nueva ley en esta actividad?

La Ley General de Turismo es una herramienta de suma importancia. En ella podemos ver una gran intención por hacer más eficientes las acciones de las partes involucradas y los procesos, sin embargo creemos que la Secretaría de Turismo debe tener mayor ingerencia en la toma de decisiones que afectan al turismo como actividad económica prioritaria para el país. Tenemos confianza en que, con la nueva Legislación, los temas relativos al turismo mantengan un alto nivel de prioridad y urgencia que nos permitan solidificar esta importante industria.

¿Dentro de qué marco legal, operativo y de acceso a inversiones compite el sector turístico en México?

A nivel mundial, México ocupa el segundo lugar dentro de la industria de los tiempos compartidos, tan sólo después de Estados Unidos. Esto habla de un marco favorable para el desarrollo de esta actividad en nuestro país, que ha venido evolucionando conforme ha crecido y requerido de ajustes y actualizaciones.

¿Este nuevo marco dota de las herramientas necesarias al sector?

Como principio, sí, porque sienta importantes bases de operación. Un ejemplo de ello es la coordinación del trabajo que realizan los tres niveles de gobierno: federal, estatal y municipal.

También marca el camino sobre el cual debemos trabajar para agilizar o adaptar a nuevas necesidades su reglamentación. Sabemos que existen áreas de oportunidad, pero se está trabajando en ellas. Así está sucediendo, por ejemplo, con el estudio para poner en blanco y negro el trabajo más cercano entre la Secretaría de Turismo y las Secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Hacienda y Crédito Público y de Comunicaciones y Transportes, entre otros involucrados, con el fin de crear mecanismos que ayuden a estimular aspectos de inversión, incentivos fiscales y eficiencia en trámites.

¿Cuál es el potencial de México en esta materia?

Su potencial es muy amplio. Desde los extensos litorales con que cuenta, que nos permiten seguir creciendo y con ello impulsando la economía y abriendo oportunidades de empleo, hasta su gran diversidad en muchos aspectos y el apoyo de su Gobierno.

El turismo genera más de 2 millones de empleos, y dentro de esta cifra la propiedad vacacional aporta alrededor de 400,000, entre directos e indirectos. Además, en cada localidad donde se desarrollan centros turísticos se incrementa el nivel de calidad de vida de los pobladores, y se mejora o incluso se crea la infraestructura y servicios para bien no sólo del turismo sino de los habitantes.

Por otra parte, en México gozamos de una posición geográfica privilegiada que nos brinda otra oportunidad más de crecer, gracias a la cercanía con los Estados Unidos y Canadá, dos mercados que encuentran en nuestro país oportunidades de invertir. Nuestros precios son más competitivos que los que tienen en sus lugares de origen, y ofrecemos una extraordinaria calidad en productos y servicios. Esto sin contar con que las distancias y facilidades de acceso son mucho mejores que las de  otros destinos en Latinoamérica, que podrían ser competencia, pero resultan más complicados.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

¿Qué se necesita para impulsar esta actividad?

Necesitamos reconocer al sector turístico como prioritario, y esto debe ser constante; no sólo poner en él nuestra atención en épocas de crisis. Siempre existe trabajo por hacer en una industria en constante evolución, para adecuar al cambio tanto las políticas públicas como las leyes y regulaciones, y agilizar procedimientos que permitan una mayor fluidez en su crecimiento.

Ahora ve
La esposa del secretario del Tesoro tuvo que disculparse por foto en Instagram
No te pierdas
×