¿Es tiempo de celebrar la recuperación?

Los economistas ven que la economía está tomando un giro positivo en EU, pero aún hay que esperar; la declaración oficial del fin de la recesión y el alivio al dolor económico aún tardarán en llegar.
dollar-billete-crisis-recesion-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Chris Isidore
NUEVA YORK -

Hay una fuerte creencia de que ya terminó la peor crisis económica desde la Gran Depresión en Estados Unidos. Pero no esperen una declaración oficial de esta mejoría; el promedio de los estadounidenses no sienten que las cosas vayan a ser significativamente mejores a corto plazo.

El Wall Street Journal encuestó a varios economistas, y el miércoles publicó que el 57% cree que la recesión ya terminó, mientras que otro 23% cree que la economía estadounidense mejorará durante los próximos dos meses. La mayoría de los economistas esperan un crecimiento en el producto interno bruto (la medida más amplia de la actividad económica de la nación) de 3% o más entre julio y septiembre.

Pero la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER, por sus siglas en inglés), la institución que marca oficialmente el principio y el fin de cada recesión, no anunciará el inicio de la recuperación hasta principios del próximo año, si no es que después.

La declaración de que la crisis de 2001 terminó en noviembre de ese año fue anunciada 18 meses después. La declaración de que la recesión actual comenzó en diciembre de 2007 no fue anunciada sino hasta un año después, así que cuando la NBER hable de una recuperación, ésta ya estará en curso.

Razones para esperar

Jim Poterba, presidente y director ejecutivo de la NBER, dijo que para su equipo es más importante ver todos los indicadores económicos finales, incluyendo las revisiones, antes de declarar un giro a favor de la economía, en vez de intentar hacer una declaración pronta. Él dijo que de esta forma los economistas que analicen las distintas formas en las que la economía respondió a las iniciativas de políticas por parte de la Reserva Federal o del Congreso, así como a eventos económicos externos, tendrán mayor información con base en la cual podrán basar su decisión.

"No estamos intentando decirle a la gente exactamente lo que pasa en tiempo real", dijo.

La NBER también toma en cuenta varios indicadores económicos, según Poterba, incluyendo el empleo, la producción industrial, los ingresos y las ventas, los cuales mandan señales contradictorias que tardan tiempo en ajustarse.

"No puede formularse; es un intento para reunir información de una variedad de fuentes distintas", dijo.

La NBER también está esperando para asegurarse de que la economía no esté teniendo una recuperación falsa antes de que vuelva a caer. Una recuperación, al igual que una recesión, necesita estar sustentada antes de que los economistas la reconozcan. La recesión actual ya ha vislumbrado una pequeña parte de crecimiento económico en el segundo trimestre de 2008.

Decir lo que ocurre mientras ocurre

Eso no detiene a otros economistas, de quienes se espera que den información a sus clientes y a sus negocios para tomar decisiones en tiempo real.

Lakshman Achuthan, director administrativo del Instituto de Investigación de Ciclos Económicos, el cual predijo en abril que la recesión terminaría este verano, cree que ahora hay un consenso creciente sobre la recuperación económica.

"Pero si ya esperaste hasta hoy para considerar la idea de que la recesión terminará este verano, ya estás del otro lado de la curva", dijo.

Achuthan dijo que es muy difícil predecir un cambio en la economía en tiempo real, y que intentar hacer la distinción entre los cambios que tuvo la economía en junio y en julio, es "un sentido de precisión falso".

La recuperación no eliminará el dolor

También es importante recordar que el inicio de la recuperación no es una señal de fortaleza económica, sino un determinante de que la actividad económica ya tocó fondo y no tiene hacia dónde ir excepto hacia arriba.

La pérdida de empleos sigue y es probable que el desempleo siga a la alza al menos durante los primeros meses de la recuperación; el dolor económico causado por la recesión podría tomar años para quitarse.

Los economistas creen que la otra razón por la que el inicio de la recuperación no es motivo de celebración es porque aún no se sabe con certeza qué tan fuerte será la misma. Esto hace una gran diferencia en la calidad de vida de los estadounidenses promedio.

"La tasa de recuperación es un factor muy importante en cómo se sentirá la economía mientras supera su punto más bajo, y esto llama la atención menos de lo que debería entre las discusiones sobre el fin de la recesión", dijo Poterba.

Incluso algunos economistas que creen que la recuperación ya comenzó dicen que será más dolorosa que muchas otras recuperaciones en el pasado.

"Las cosas son menos malas que antes, pero esto no se traduce en una mejoría significativa en cuanto a calidad de vida", dijo Mark Vitner, economista experto en Wells Fargo. Dijo que las continuas presiones negativas en los ingresos, así como los altos niveles de deuda en el sector vivienda y la limitada disponibilidad de crédito restringirán el crecimiento y las contrataciones, incluso cuando las cosas vayan mejorando.

"Ésta es una recuperación que sólo le gusta a los estadísticos", agregó. "Todos los demás son parte de las estadísticas y no es muy divertido ser parte de una estadística".

Ahora ve
Donald Trump no quiere que haya personas pobres ocupando puestos económicos
No te pierdas
ç
×