Impuestos: los números no cuadran

El reto es llenar un hueco de 300,00 millones de pesos del presupuesto de Ingresos de la Federación; el problema no sólo es para Hacienda y legisladores, sino para analistas financieros y bursátiles.
Dino Rozenberg
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

¿Una reforma fiscal, ahorita? ¿Miscelánea? ¿Plan emergente? No importa el nombre que se le quiera dar, pero el reto es llenar un hueco de 300,000 millones de pesos en el Presupuesto de Ingresos de la Federación, que tiene que estar aprobado por el Congreso a más tardar el 31 de octubre.

Las propuestas son variadas: hasta la tarde del lunes se barajaba cargarle un Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) de 30% al precio final de las medicinas; bajar el IVA a 10% pero incluyendo medicinas y alimentos (salvo la canasta básica: tortillas, frijoles, huevos, leche, azúcar, aceite, cereales).

También se contempla el ISR a las empresas para que sólo paguen el IETU, a una tasa más alta; o al revés, quitar el IETU y dejar el ISR con menos deducciones. El IEPS también tiene en la mira a las cervezas, refrescos y cigarros. Lo único que no se discute es el IVA de 15% sobre medicinas y alimentos.

El problema no es sólo para Hacienda y los legisladores, sino también para los analistas financieros y bursátiles. Todas las mañanas tienen que rehacer sus modelos y recalcular el precio objetivo de las acciones, sobre todo cerveceras, refresqueras, autoservicios, farmacéuticas, etc. A FEMSA y Modelo, por ejemplo, no les caería bien que sus productos fueran gravados con el IEPS, y tampoco Walmex, Comercial Mexicana y Soriana estarían a gusto con más impuestos (y menos lo estarían los consumidores).

Genomma Lab, el único laboratorio farmacéutico listado en la Bolsa Mexicana de Valores, podría sufrir su parte. Hace unos días anunció la marca de genéricos intercambiables "Primer nivel para su salud", que también serían gravados. Por lo pronto, esta semana puso un pie fuera del plato: con Televisa creó una alianza para comercializar productos de cuidado personal y medicamentos "over the counter" en Estados Unidos, donde estima tener un mercado de 50 millones de consumidores.

El concurso para ver a quién le cuadran primero los números, se realiza tanto en Hacienda como en la Cámara de Diputados, pero sin mucho éxito. Hasta los analistas financieros mejor calificados confiesan abiertamente estar desorientados.

"No sabemos cómo se va a resolver", admite Lore Serra, analista de Morgan Stanley, y asegura que los fabricantes y detallistas no podrán repercutir la totalidad de los aumentos de impuestos y tendrán que absorber una parte para conservar sus volúmenes de venta.

Morgan Stanley calcula que el IVA sobre alimentos y medicinas podría recaudar 100,000 millones de pesos (un tercio del faltante fiscal), y que el IEPS sobre cervezas y bebidas carbonatadas aportaría 55,000 millones más, aunque los precios al consumidor deberían subir entre 15 y 18%. Las cervezas ya están bastante castigadas, pues 43% del precio al consumidor son impuestos (IVA, IEPS).

Es posible que estos días sigan fluyendo las "ideas" para cubrir el boquete. Algunos saldrán lastimados pero no todos tendrán un remedio a la mano. Genomma quizá tenga alguna pomadita. Los legisladores, ellos sí, seguro de gastos médicos mayores.   

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
La salida de Travis Kalanick marca la mala racha de Uber
No te pierdas
ç
×