Barofsky busca fraudes en el TARP

El inspector especial del programa de rescate estadounidense está realizando 35 investigaciones; hasta ahora sólo ha puesto a una persona tras las rejas, pero promete entregar más resultados.
neil-barofsky-tarp-AP.jpg  (Foto: AP)
Jennifer Liberto
WASHINGTON -

El policía de los rescates, Neil Barofsky, va tras los estafadores y delincuentes.

El inspector general especial pronto dará a conocer los resultados de una auditoría sobre el dinero dado a nueve bancos importantes, prestando especial atención a la fusión de Bank of America con Merrill Lynch. También está involucrado en una investigación criminal relacionada con esa fusión.

Además de eso, Barofsky está investigando a un desaparecido banco de Alabama que solicitó dinero de rescate pero nunca recibió dicho financiamiento por parte del Programa de Alivio para Activos en Problemas (TARP, por sus siglas en inglés).

Contemplando todo, tiene 35 investigaciones civiles y criminales en proceso.

Si miden el éxito de un investigador por las balas que le faltan a su pistola, Barofsky ha tenido éxito. Su mayor logro llegó en agosto, cuando ayudó a encarcelar por 10 años a un gestor de inversión que timó a los inversionistas haciendo que compraran "valores respaldados por el TARP".

A Barofsky no le preocupa llevar la cuenta de sus logros; su equipo persigue casos complejos como fraude de valores y de contabilidad, incluso si las acusaciones se levantaron hace años.

"Los casos más importantes para nuestra misión son aquellos que investigamos por haber intentado robar dinero del Departamento del Tesoro", dijo Barofsky en una entrevista con CNNMoney.com. "Pero eso significa que son complejos y tomarán tiempo".

Además, tiene tiempo para hacer investigaciones en las profundidades. Su oficina, establecida por la ley de rescates de 2008, existirá mientras el Departamento del Tesoro tenga activos pagados con dinero del TARP. Aunque los financiamientos se reduzcan el próximo año, se espera que algunos programas del TARP sigan teniendo activos por otros 8 o 10 años.

Investigación de fraude

Barofsky es uno de los múltiples vigilantes que merodean al programa de rescate federal de 700,000 millones de dólares.

"En la Instancia para Inspectores Generales Especiales del TARP (SigTARP, por sus siglas en inglés), realmente andan con placa y pistola", dijo Elizabeth Warren, presidenta del Panel de Supervisión del Congreso, el cual también supervisa el rescate. "Realizan auditorías basados en los libros. Se aseguran de que cuando se firma un cheque para el Primer Banco Nacional de Sallisaw, Oklahoma, éste realmente se cobre y el dinero entre exitosamente a las arcas del banco".

El panel de Warren atiende asuntos de política y panoramas generales sobre cómo se gasta el dinero de los contribuyentes y si éste ayuda o no a la economía.

El trabajo de Barofsky es diferente: se concentra en los fraudes. Aún así, dice que la naturaleza laxa de la ley del TARP ofrece a los bancos mucha libertad de acción sobre cómo usar el financiamiento de forma que no sea considerada fraude. 

"Existen tan pocas condiciones sobre la aplicación de ese dinero", dice, "que pueden emplearlo para apoyar a la Asociación de Organizaciones de Comunidades para Reformas Inmediatas (ACORN, por sus siglas en inglés), o pueden usarlo para hacer una contribución millonaria en el Partido Nazi Estadounidense, o simplemente pueden apostarlo en un casino". 

Barofsky está viendo más allá de los bancos que han recibido financiamiento y está vigilando a las compañías que hayan podido usar el dinero o el nombre el TARP para estafar a los consumidores.

"Si esas cifras crecen, se está llevando a cabo un fraude de contabilidad, y también se trata de un fraude de valores; esa es una parte importante de nuestro trabajo", dijo.

Bailando con el Departamento del Tesoro

Barofsky, de 39 años, es un ex fiscal federal de Nueva York, y el presidente George W. Bush lo eligió en diciembre pasado para supervisar el rescate. Su jefe actual, el presidente Obama, tiene la facultad de despedirlo.

A diferencia de la mayoría de los inspectores generales federales, Barofsky rinde cuentas al Congreso y no a la agencia que supervisa. El Departamento del Tesoro había cuestionado esta responsabilidad de información hasta que optó por abandonar el tema a finales de agosto. 

"Nunca puedes dormirte en tus laureles", dijo Barofsky refiriéndose a su aparente victoria al afirmar la independencia de su instancia. "Este reto se ha cumplido y es hora de cambiar de página, pero necesitamos seguir atentos".

La cuestión sobre la independencia de la SigTARP fue sólo uno de los varios momentos incómodos entre esta instancia y el Departamento del Tesoro, aunque ambas partes afirman tener una relación cordial y profesional.

En julio, Barofsky llegó a los encabezados al decir que se habían entregado 23.7 billones de dólares para todos los programas federales de rescate. Los republicanos tomaron ventaja de la cifra y multiplicaron sus críticas contra los vigilantes del TARP de la administración de Obama.

Las autoridades del Departamento del Tesoro dijeron que la cifra era muy elevada. Aún así, los cálculos de Barofsky incluían varios programas que ya no dependen del gobierno, así como rescates que ya fueron repagados por los bancos. Aún así, Barofsky se apegó a esa cifra.

Un golpe más sutil ocurrió de nuevo la semana pasada ante el Comité Bancario del Senado, cuando Barofsky habló de "el gran fracaso" del Departamento del Tesoro, refiriéndose a su falta de transparencia en el manejo del TARP.  

El presidente del TARP en el Departamento del Tesoro, Herb Allison, dijo a los legisladores que el departamento había implementado la "gran mayoría" de las recomendaciones propuestas por Barofsky y otros vigilantes con respecto a la información de los préstamos bancarios y otras actividades. 

Barofsky no lo vio así: "con todo respeto al Sr. Allison, las cosas que ha descrito y lo que ha hecho están muy separadas, pues apenas ha cumplido con el nivel mínimo de transparencia requerido", dijo.

La vocera del Departamento del Tesoro, Meg Reilly, dijo que cuando el Departamento del Tesoro se ha negado a implementar alguna recomendación de la SigTARP, a pesar de eso ha intentado formas distintas para lograr los objetivos de dicha recomendación.

¿Qué sigue?

La instancia de Barofsky ha entrado en acción. Tiene un equipo de 86 personas, y pronto serán 160. Ha dirigido investigaciones del FBI, del Servicio Secreto, de seguridad nacional, y de agencias y energía y vivienda. Un equipo viajó recientemente a Texas para una auditoría sobre recaudaciones hipotecarias.

Más de la mitad de sus investigaciones surgen de información filtrada en líneas telefónicas o en Internet, lo que ha permitido 7,000 investigaciones. El sitio Web ha recibido 26 millones de visitas. El resto surge de una combinación de referencias de otras agencias y seguimientos a informes en las noticias y en blogs.

Mientras tanto, dijo que su oficina investiga fraudes y estafas. A principios de este año trabajó con la Comisión Federal de Comercio para cerrar una compañía en Internet que pretendía ser una página gubernamental para un programa que ayudaba a modificar hipotecas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Barofsky dijo que espera que su instancia produzca "más actividad", más allá de los fraudes de modificación de hipotecas.

"Tenemos bastantes investigaciones en proceso", dijo.

Ahora ve
El Model S de Tesla dejó más que sorprendido a este hombre de 97 años
No te pierdas
×