El origen de la crisis, según Camdessus

El ex director gerente del FMI afirma que el dogma neoliberal y la avaricia provocaron la debacle; cree que una reforma profunda al sistema financiero y recuperar la ética económica son la solución.
dollar-billete-crisis-recesion-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El dogma neoliberal de las últimas décadas provocó la pérdida de valores que propiciaron la avaricia y la peor crisis financiera y económica de los últimos 70 años, dijo el ex director gerente del Fondo Monetario Internacional, Michel Camdessus. Al explicar los orígenes de la actual recesión, el ahora presidente de la Sociedad de Financiamiento de la Economía Francesa, advirtió la necesidad de no reducir el paso en la reforma al sistema financiero mundial, pero sobre todo a encontrar los valores que impidan que personas sin moral y ética dominen los mercados o los gobiernos.

Es necesario "convencer a los hombres, mujeres y jóvenes que la vida no se limita al ganar más para consumir más, sino que hay muchos otros valores que le dan calidad a la vida", dijo Camdessus el viernes pasado en entrevista con CNNExpansión.com.

El economista consideró a la recesión como la primera crisis de la globalización y resultado de la falta de regulación "que los mandamases" del Grupo de los Siete (G-7) se negaron a aplicar desde la década de los 90 en detrimento del bien común.

"Como consecuencia, los que terminan gobernando son los pícaros, gente sin moral, sin ética; eso es lo que pasó, entramos en exuberancia irracional -como decía Greenspan- y acumulación de imprudencias de todas clases, muchos disparates, faltas éticas graves y esto nos llevó donde estamos", dijo Camdessus tras participar en un seminario de la Unión Internacional Cristiana de Dirigentes de Empresa (UNIAPAC).

La crisis financiera ha provocado una honda caída en la producción y el consumo de la mayor parte de las naciones, ocasionó la quiebra de íconos financieros como el banco de inversión Lehman Brothers, impulsó la capitalización de varios gobiernos en instituciones financieras, oblgó a incrementar el gasto público y puso en duda la efectividad del libre mercado.

Lecciones

Mientras al mundo se suman 90 millones de pobres, los gobiernos de los países desarrollados han aprendido que la solución a la raíz de todos los males -el amor al dinero-  solo provendrá de la cooperación por lo que Camdessus aplaudió que el Grupo de las 20 mayores economías del mundo (G20) tome las riendas, en lugar de solo ocho naciones, para definir las nuevas reglas.

Para el exdirector del FMI que en la década de los ochenta logró la reducción de la deuda de naciones latinoamericanas, incluida México, es necesario continuar con las reformas a los organismos internacionales como el que encabezó y al Banco Mundial.

Pero al mismo una reforma personal ante "el comportamiento de la gente, durante este periodo de anarquía hemos tomado malas costumbres y se saben perfectamente".

Camdessus advierte que a la crisis financiera deja otras seis caras: la pobreza, el cambio climático, la crisis multilateral, una crisis cultural grave, la crisis energética y alimenticia.

Retos

Para retomar el paso de un crecimiento sostenido, Camdessus recomienda al G20 llevar a cabo reformas financieras que cambien las normas y los estándares  monetarios; uniformizar las prácticas contables, las reglas de Basilea ll y que los Estados Unidos las acepten; imponer normas a los fondos de cobertura (Headge funds), un estatuto renovado a las agencias de calificación  además de regular las remuneraciones excesivas de los negociadores del mercado (trader) de los que están involucrados en la bolsa, en el mercado de dinero, "estas son indecencias inaceptables, pero es fácil decirlo, difícil de implementarlo", dijo el economista, quien en la década de los  ochenta fue criticado por la entonces primera ministra de Gran Bretaña, Margaret Tacher al proponer la condonación de parte de la deuda bancaria de los países pobres.

México, los problemas eternos

Camdessus -renunció al FMI en el 2000- no quiso comentar las propuestas del Gobierno mexicano para salir de la crisis en las finanzas públicas, pero consideró que el país se ha fortalecido desde el año 2000, lo que no significa dejar atrás una agenda sumamente compleja, aunque con un impulso importante a través del desarrollo de infraestructura.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"El problema es cuándo reducir este empujón público con vista a limitar la deuda pública del país y hacer que no sean las generaciones  que nos siguen las que paguen el precio de esta crisis", dijo al recomendar el mantenimiento de las políticas de combate a

A la pobreza y mejorar el marco regulatorio para disminuir la concentración del poder económico y propiciar la competencia.

Ahora ve
Ed Parker sorprende por su forma de jugar tenis a los 90 años
No te pierdas
×