Impuestos condicionan PIB e inflación

La aprobación de la Ley de Ingresos provocaría una escalada de precios en el país, según expertos; esto pondría al Banco de México a trabajar para calmar este efecto, repercutiendo en el crecimiento.
economia  (Foto: Jupiter Images)
Enrique Duarte
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La "máquina" que surja del Congreso de la Unión para generar más ingresos tributarios podría incidir negativamente en el crecimiento económico del país, sumando a éste una mayor inflación para el próximo año, advirtieron expertos financieros. La Cámara de Diputados tiene hasta este martes 20 de octubre para aprobar la Ley de Ingresos, donde se prevén varias modificaciones fiscales que ayudarán a absorber la caída en los ingresos presupuestarios del 2010, calculados en unos 374,000 millones de pesos.

Los expertos han anticipado que estos cambios fiscales, de aprobarse como se propusieron, podrían provocar un aumento de entre 100 y 200 puntos base sobre la inflación para situarla en niveles de 5 y 6% para el próximo año.

Este problema empujaría al Banco de México (Banxico) a accionar su política monetaria, modificando su Tasa de Interés Interbancaria a un día al alza, como medida restrictiva para frenar el aumento de los precios al consumidor.

"Si el escenario fuera que hiciera alzas para inicios del 2010, efectivamente no serían las mejores noticias para la economía porque todavía estaría en uno de sus niveles más débiles de los últimos años", dijo el analista económico de Banamex, Joel Virgen. 

"Esto traería más repercusiones. Financiamientos, apalancamiento, proyectos de inversión son los que se verían afectados, la infraestructura apalancada tendría un impacto negativo, es decir, la capacidad adquisitiva se verá afectada", dijo en entrevista el subdirector de análisis de Monex, Eduardo Ávila.

La inflación medida a tasa anual se desaceleró a un 4.89% hasta septiembre, según cifras de Banxico, quien espera que ésta misma cierre el año cerca del 4%, lejos de su meta de 3%.

Por otra parte, la crisis financiera ha provocado repercusiones en la economía mexicana, llevando a las autoridades a pronosticar una caída para este año de 7%, mientras que prevén una recuperación de 3% para el próximo año.

"No nos preocupamos tanto por el crecimiento en el primer semestre del próximo año, sino para la segunda mitad y principios de 2011. Hay que reconocer que tanto para el crecimiento como para la inflación, de que realice un movimiento Banxico a que tenga efectos pueden pasar entre 12 y 18 meses", dijo Virgen.

El Banco de México, en su último reporte de política monetaria (donde mantuvo sin cambios su tasa de referencia en 4.5%), previó que los cambios fiscales que apruebe el Congreso tendrán una segura afectación sobre la inflación del país, misma que podría modificar en un futuro.

"Dicho balance tomará en cuenta los impactos sobre la inflación que pudieran resultar, por una parte, del paquete fiscal que finalmente apruebe el Congreso de la Unión y, por la otra, de la evolución de la economía y la trayectoria previsible de la brecha del producto", dijo el Banxico la semana pasada.

La implementación de esta política resultaría inefectiva, ya que el repunte inflacionario no será causado por un fenómeno monetario (presión de demanda), pero sí atentaría contra la recuperación del país, dijo recientemente el director para América Latina de Moody´s, Alfredo Coutiño.

En caso de darse una restricción monetaria a inicios del próximo año fiscal, ésta sería el resultado de las presiones de un mercado "miope y cortoplacista" más que de una medida con las causales reales de la inflación, agregó.

El economista previó que el paquete económico presentado por Felipe Calderón podría generar una inflación general cercana al 6% para el próximo año, tomando en cuenta la creación del gravamen al consumo del 2% y el alza de precios y tarifas del sector público, entre otros.

El Gobierno mexicano ya adelantó en su paquete económico 2010 que se descongelarán los precios de la gasolina, medida que aplicó como paliativo para la crisis económica a principios de año, y otros energéticos.

"Sin embargo, podemos irnos hasta enero de 2010 sin que el Gobierno defina su nueva política de tarifas públicas entre ellas la gasolina", dijo Virgen.

Por eso mismo, el Banco de México y los analistas esperan la aprobación de la Ley de Ingresos (20 de octubre Diputados y 31 del mismo para Senadores) para modificar sus perspectivas económicas y alistar medidas para frenar los problemas que surjan durante el siguiente año.

Ahora ve
Estos son los estrenos con los que Netflix va a cerrar el año
No te pierdas
×