¿Habrá fuga de talento en Wall Street?

La Casa Blanca ordenó recientemente fijar topes a los sueldos de ejecutivos de los grandes bancos; esto podría ahuyentar a los ‘mejores’ empleados, pero podría ser justo lo que el sector necesita.
ken-feinberg-AP.jpg  (Foto: AP)
Colin Barr
NUEVA YORK -

No hay razón para temer una fuga de cerebros en Wall Street, aún a pesar de la crisis salarial de Washington.

El jueves, el zar de los pagos de la Casa Blanca, Kenneth Feinberg subrayó las restricciones de compensación en siete empresas que recibieron rescates especiales, y la Reserva Federal propuso una revisión a las prácticas de pagos en 28 gigantes bancarios cuyo nombre no fue revelado.

Los críticos advierten que las limitaciones en los pagos dificultan la conservación de empleados talentosos. Completamente atrapadas, instituciones como AIG, Bank of America y Citigroup podrían perder a sus mejores personas.

Como consecuencia, estas empresas podrían desempeñarse de una forma más abismal (si es que es posible), lo que las pondría bajo mayor presión para pagar las decenas de miles de millones de dólares de los préstamos respaldados por los contribuyentes.

Aún así, les deseamos la mejor de las suertes a estos "talentos", después de todo, los corredores y los ejecutivos en las oficinas de las esquinas no tienen exactamente un récord inmaculado. En 2008, Citigroup, Bank of America y Merrill Lynch (desde que fue comprado por Bank of America) han registrado un total de 51,000 millones de dólares en pérdidas.

Incluso mientas su administración decaía, estas empresas lograron pagar más de 12,000 millones de dólares en bonos, incluyendo 1,606 bonos millonarios, según un informe de la fiscalía general del estado de Nueva York.

"Una revisión de la información incluso sugiere que en estas épocas tan económicamente retadoras, la compensación para los empleados de los bancos se ha vuelto ajena al desempeño financiero de las instituciones", dijo el informe.

Mientras tanto, es difícil imaginar que las empresas afectadas encuentren complicado encontrar reemplazos calificados en el mercado laboral actual.

El desempleo se ha duplicado a nivel nacional desde diciembre de 2007, cuando comenzó la recesión. El empleo en la industria de los valores ha caído 10% a nivel nacional y 14% en Nueva York, después de su alza a mediados de 2008, según información de la Oficina de Estadísticas Laborales, lo que ha costado cerca de 90,000 empleos en Estados Unidos.

Y a pesar de la encantadora ofensiva de Goldman Sachs, parece ser que la respuesta oficial de limitar los sueldos apenas comienza. 

El plan de la Reserva Federal de limitar los planes de compensación de los grandes bancos por las afectaciones potenciales que esto pueda tener en la economía, eventualmente podría ejercer presión en los sueldos en los grandes bancos.

"Esto podría cambiar por completo el curso del juego", dijo Simon Johnson, economista en MIT. "Habrá mucha presión en ellos por parte del Congreso para que se aplique en las grandes empresas".

Tal vez la mejor razón para no preocuparse por la huída del talento es una muy conocida entre los habitantes de los cubículos: no porque alguien tenga un gran trabajo bien pagado quiere decir que sean buenos en él.

Tomen el ejemplo de Bank of America: el presidente ejecutivo desde hace ya algún tiempo, Ken Lewis, anunció repentinamente su renuncia este mes, accediendo a regresar su sueldo de este año.

Lewis no dio a conocer las razones de su partida, pero parece ser que las críticas sobre su imperio, el mal manejo de la adquisición de Merrill y los pagos externos le afectaron. El Charlotte Observer informó que se había cansado de que "le echaran tierra todos los días".

Parte de esa tierra podría ser justo lo que Wall Street necesita.

Ahora ve
Así fue el escape del alcalde opositor venezolano Antonio Ledezma
No te pierdas
×