El dólar tiene seguro su reinado en AL

Algunos gobiernos latinoamericanos buscan liberarse de la “dictadura del dólar” con el sucre; los críticos auguran la desaparición de la moneda regional al considerarla innecesaria.
Dólar  (Foto: Jupiter Images)
BUENOS AIRES (Dow Jones) -

Los planes de algunos Gobiernos latinoamericanos de lanzar una nueva moneda regional carecen de sustancia y no desplazarán al dólar en el corto plazo.

Los líderes izquierdistas de la Alianza Bolivariana para Nuestra América, ALBA, acordaron en una reunión en Bolivia el lanzamiento de la nueva moneda, denominada sucre. El presidente venezolano  Hugo Chávez habló de liberarse de la "dictadura del dólar".

Para los partidarios, la medida evoca la Unidad de Cuentas Europea, que fue lanzada en la década de los 50, y que fue la precursora del exitoso euro. Los críticos sugieren que es más bien una repetición del sistema de trueque del Comecon de la Unión Soviética, el cual desapareció en 1991.

Aparte de la ineludible virulencia, existen buenas razones para evitar usar una moneda adicional para el pago de bienes y servicios. Entre otras razones, las transacciones se vuelven más complicadas, con más piezas en movimiento, lo que aumenta los costos.

En estos momentos, la mayoría de las transacciones comerciales transfronterizas dentro de América Latina se realizan en dólares, lo que implica un proceso de tres pasos, desde la moneda del comprador al dólar y luego a la moneda del vendedor.

En una región que se ha visto afectada con tanta frecuencia por monedas débiles e hiperinflación, las empresas con gusto han pagado más por la relativa estabilidad de un sistema cambiario basado en el dólar. La magnitud del mercado mundial del dólar ayuda a contrarrestar parte, por no decir todos, esos costos.

La cruda realidad es que el sucre, si logra despegar, probablemente no altere esa ecuación. Podría traspasar parte de los costos a los Gobiernos que manejan el mecanismo, pero dichos costos siempre son recuperados de alguna manera desde el sector privado.

Los bancos centrales de los nueve países que integran el ALBA -Venezuela, Ecuador, Nicaragua, Bolivia, Honduras, Cuba, República Dominicana, San Vicente y Granadinas y Antigua y Barbuda- se reunirán en noviembre para concretar los detalles y la moneda podría ser lanzada en enero, según varios funcionarios.

Venezuela es, de lejos, el mayor país dentro del ALBA, y su intercambio comercial con los demás miembros es insignificante. Sus mayores socios son Estados Unidos, Colombia, China, México y Brasil y, para todos esos países, el dólar seguirá siendo el principal intermediario financiero. 

Ecuador, que usa el dólar como su moneda oficial, es el mayor comprador de productos venezolanos entre los países del ALBA, con un total que representa apenas el 2.9% de las exportaciones venezolanas.

La mayor ironía en los reclamos de Chávez es que el oximorónicamente denominado "Bolívar Fuerte" es tal vez la moneda más caótica de la región. Es la única para la cual existe un significativo mercado extraoficial, con una enorme brecha entre la tasa oficial de 2.15 bolívares por dólar y el precio de alrededor de 5 bolívares por dólar que se obtiene en el mercado negro.

¿Qué versión del bolívar usará el Gobierno venezolano?

Los socios del ALBA tienen derecho a saber.

El Gobierno realiza con regularidad complejas acrobacias en los mercados de deuda local e internacional para intentar satisfacer parte de la demanda acumulada de moneda dura. Eso no generará confianza entre los socios del nuevo sistema.

Existe un mecanismo utilizado por los 12 países miembros de la Asociación Latinoamericana de Integración, o ALADI, manejado por el banco central de Perú, pero que nunca ha cobrado mucha fuerza. En el 2008 se cerraron transacciones comerciales por alrededor de 6,840 millones de dólares y por 10,400 millones de dólares el año anterior, según el sitio en Internet de ALADI. 

Existen otras señales más tangibles de avances en mercados cambiarios en desarrollo más al sur del continente.

Argentina y Brasil comenzaron a realizar pagos transfronterizos en sus propias monedas en octubre de 2008, y Uruguay y Brasil anunciaron recientemente que esperan comenzar a usar un mecanismo similar en la segunda mitad de 2010. Paraguay, el cuatro miembro pleno del Mercosur, también podría sumarse en algún momento.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Incluso ese sistema, sólo representa, hasta ahora, una pequeña fracción del comercio total entre Argentina y Brasil.

El reinado del dólar, al menos en América Latina, parece que perdurará por algún tiempo.

Ahora ve
“El pueblo venezolano no cumple órdenes del imperialismo”, dice Maduro
No te pierdas
×