Corporativos sólo pagan 1.8% de impuesto

Hacienda criticó que las grandes empresas pagan un porcentaje muy bajo respecto a sus ingresos; los grandes contribuyentes aportan el 35% de la recaudación neta exceptuando Pemex.
carstens  (Foto: Notimex)
Enrique Duarte
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los hoyos que tienen las leyes fiscales que han impulsado la elusión en el pago de impuestos, provocan que las grandes empresas en México sólo pagaran en promedio una tasa efectiva del Impuesto Sobre la Renta (ISR) de 1.78% respecto a sus ingresos acumulables, reveló la Secretaría de Hacienda.

"Son fáciles de detectar las consecuencias que ha permitido el esquema vigente. Basta señalar que los grandes contribuyentes en México pagaron en promedio durante 2007 y 2008 una tasa efectiva de impuesto de 1.8% respecto de sus ingresos acumulables", dijo Agustín Carstens, Secretario de Hacienda.

Ante estas cifras y el desplome de los ingresos tributarios la dependencia impulsa en el Congreso una reforma al régimen de consolidación fiscal que limite el periodo de diferimiento del pago del ISR, a cinco años y no un plazo indefinido como lo prevé la legislación actual.

En la víspera Carstens, dijo que los grandes contribuyentes aportaron en 2008 el 35% de la recaudación neta de la federación, exceptuando las cuentas de la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

El funcionario precisó que el Gobierno mexicano sólo busca establecer un periodo de tiempo máximo en el cual las empresas, que se encuentran actualmente en el régimen de consolidación fiscal, paguen obligatoriamente el ISR que han diferido a lo largo de los años.

Indicó que la legislación actual permite que estos grupos, alrededor de 422, difieran este impuesto por un periodo de tiempo no definido, situación por la cual las empresas se "aprovechan" para aplazar el pago y provocar variaciones en los ingresos del Gobierno.

El régimen de consolidación fiscal se entiende como el permiso que tienen varias empresas de consolidarse y tributar como una sola entidad económica.

Lo anterior se refleja en el pago del ISR, es decir, el impuesto se difiere a lo largo del tiempo, por el resultado de la disminución de pérdidas fiscales obtenidas por una o varias empresas del grupo, contra las utilidades fiscales obtenidas por otras dentro del mismo grupo.

Grupos como el Consejo Coordinador Empresarial, liderado por Armando Paredes, han rechazado esta medida y las declaraciones que la han acompañado por parte del presidente de la República, Felipe Calderón, como la pronunciada esta semana sobre que las grandes empresas "rara vez" pagan impuestos.

Los empresarios afirmaron que ellos sí pagan impuestos conforme a las leyes fiscales establecidas en el país y, a su vez, exigieron al Gobierno mexicano reformas fiscales que busquen ampliar la base gravable y no sólo incrementar las tasas de los impuestos para aumentar la recaudación; las autoridades también deberían ser más eficientes en la asignación y gasto del presupuesto federal.

La administración de Felipe Calderón envió a la Cámara de Diputados el pasado 8 de septiembre una reforma a este régimen, previsto en la Ley de ISR, para limitar el pago diferido del grupo consolidado a 5 años.

Además, actualmente la ley tiene contemplado que el grupo consolidado deba enterar a las autoridades hacendarias el impuesto diferido en el caso de la desincorporación de la empresa; la desconsolidación; la disminución de la participación accionaria y cuando a nivel individual se extinga el derecho de amortizar pérdidas fiscales.

 "Los cambios a dicho régimen no son retroactivos, debido a que la propuesta lo único que hace es precisar el momento de pago del impuesto que fue diferido y no afecta a las empresas en el periodo en que están obligadas a permanecer en el régimen de consolidación", dijo Carstens en una conferencia de prensa realizada el jueves por la tarde.

La reforma propone que el pago de este impuesto en el 2010 se deberá realizar en una primera emisión, del 40% del total de la deuda, según el saldo del impuesto diferido al 31 de diciembre de 2004 y el resto en cuatro pagos anuales, y así sucesivamente con los otros años.

Se espera que este viernes el pleno del Senado de la República discuta esta modificación al régimen de consolidación fiscal, junto con otras medidas tributarias como la alza en la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 15 al 16% y el Impuesto Sobre la Renta (ISR) del 28 al 30%, entre otras.

La propuesta inicial de Ley de Ingresos que envió el Gobierno mexicano busca tapar un boquete en los ingresos presupuestarios del 2010, calculados en poco más de 300,000 millones de pesos; esta tarea es revisada por el Congreso quien definirá su aumenta la carga tributaria, reduce gastos o endeuda más al país.

Ahora ve
Te decimos qué es la neutralidad en la red y por qué debe importarte
No te pierdas
×