EU busca regular pagos a ejecutivos

Los legisladores planean una reforma que daría poder a inversionistas sobre los pagos a ejecutivos; pero los analistas opinan que preferirán guardar silencio y dejar las compensaciones sin cambios.
dinero-clip-billete-dolar-papel-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Colin Barr
NUEVA YORK -

¿Están esperando que los inversionistas pongan un freno a los pagos ejecutivos? Ya no esperen: aunque el Congreso pueda dar a los accionistas otra opinión sobre estos pagos pronto, los grandes gestores de dinero parecen estar contentos guardando silencio.

Este mes, el presidente del Comité Bancario del Senado, Chris Dodd, por el estado de Connecticut, reveló un plan de reforma financiera que podría dar a los inversionistas de compañías públicas un voto de consejo en las políticas de pago que comenzarán en 2011.

Éste es el último impulso sobre "las opiniones de los pagos", cuyas reformas han estado recibiendo apoyo significativo desde hace algunos años. La idea es que los accionistas, al igual que los dueños de compañías públicas y los guardianes naturales de la bolsa corporativa, presionen a los directores para que estabilicen las políticas de los pagos, sobre todo en las empresas de bajo desempeño. 

El presidente Obama ha respaldado que las opiniones de los pagos sean forzosas. Más de dos docenas de compañías, incluyendo a Verizon y Microsoft, han adoptado estos planes.

Las opiniones sobre los pagos lucen atractivas en este momento, pues las empresas de Wall Street se preparan para pagar grandes bonos en esta época de alto desempleo y subsidios masivos para la economía financiados por los contribuyentes.

Pero hay una razón oculta: los inversionistas más grandes, es decir, las instituciones como fondos mutualistas y fondos de pensión que albergan más de la mitad de todas las acciones, han mostrado poco interés en tomar el papel de vigilantes. No queda claro que eso vaya a cambiar aún cuando los mandatos gubernamentales de las opiniones sobre los pagos, como parte de la reforma financiera, estén en proceso en Washington. 

"No hemos visto un esfuerzo significativo por parte de los accionistas institucionales que pueda tener algún efecto sobre los niveles de compensación", dijo Bernard Black, profesor de Derecho en la Universidad de Texas. "Ya sea porque no les importan las prácticas de pagos o porque el dinero que están haciendo los gestores los está enriqueciendo, no están reaccionando ante esto".

Black dijo que las instituciones raramente intentan elegir a sus propios candidatos en las juntas o toman otras acciones que puedan ser catalogadas como activismo de los accionistas. Aún así, los críticos siguen alegando. 

Un estudio reciente copatrocinado por un fondo de pensión sindical y una empresa gubernamental importante, duda que varios de los fondos mutualistas grandes (incluyendo a Ameriprise, AllianceBernstein, Barclays y MFS) sean "capacitadores de pagos" por apoyar las propuestas de pagos administrativos y se opongan a los de los accionistas.

El informe, copatrocinado por la Biblioteca Corporativa y la Federación Americana de Empleados Estatales y Municipales (AFSCME, por sus siglas en inglés), castigó a los fondos por "fracasar por haber usado su poder de voto de forma que limite los excesos de compensación".

MFS no estuvo de acuerdo con estos hallazgos. La empresa con base en Boston dijo que el estudio "no refleja verdaderamente la posición de la empresa con respecto a las compensaciones ejecutivas". La empresa agregó que desde 2007, "ha determinado compensaciones ejecutivas excesivas a más de 70 emisores y no ha apoyado a más de 200 directores debido a las preocupaciones de compensaciones ejecutivas excesivas". 

MFS no ha sido parte de la lista de facilitadores de pagos, pero Ameriprise, AllianceBernstein y Barclays lo han sido desde hace cuatro años, según el informe.

Estas empresas no respondieron a las solicitudes de comentarios, pero Richard Ferlauto, quien dirige la gobernabilidad corporativa y las inversiones de pensiones de AFSCME, dijo que queda claro que no están vigilando a sus clientes.

"Los fondos tienen una obligación de monitorear el desempeño y las prácticas de las participaciones de sus inversionistas", dijo. "Si hubiera habido mayor rigor por parte de estos fondos al revisar sus inversiones, algunos de los peores problemas de esta crisis habrían podido evitarse".

Eleanor Bloxham, quien maneja la empresa de gobernabilidad corporativa Value Alliance, en Westerville, Ohio, dijo que los grandes accionistas no tienden a tomar un papel activo en la supervisión de los pagos porque la industria está llena de conflictos de interés.

"Todos estamos en el mismo barco en cuanto al negocio de los servicios financieros, al igual que los proveedores, clientes y accionistas de fondos de pensión", dijo. "No hay una gran disposición para destacar".

Asimismo, los investigadores dicen que los análisis de costo-beneficio suelen pintar al activismo como menos atractivo para los accionistas institucionales. Las grandes empresas tienden a manejar miles de acciones en portafolios diversificados gigantes, haciendo que el monitoreo intensivo sea una tarea ardua.

"Yo no soy quien cree que la gobernabilidad corporativa resolverá nuestros problemas", dijo Margaret Blair, profesora de Derecho en la Universidad Vanderbilt en Nashville, Tennesse. "Los accionistas no están en posición de atender el problema principal, que contempla los incentivos que estamos dando a la administración".

Aún así, con todo y estas limitaciones, es bien sabido que la opinión sobre los pagos es mejor que la alternativa más mencionada: mayores regulaciones sobre los pagos.

"En general, la opinión sobre los pagos podría derrumbar a algunas de las empresas más grandes, pero no veo cómo es una amenaza fuerte para el capitalismo", dijo Black.

Ahora ve
Cárteles de la droga y otros grupos criminales reclutan a niños indígenas
No te pierdas
×