China ‘juega’ al repunte accionario

La mayoría de las acciones que cotizan en Bolsa pueden ser adquiridas por inversionistas locales; analistas resaltan que el mercado aún debe madurar, pero que el 2010 será un año de crecimiento.
China  (Foto: CNN)
Bill Powell

Pasa todos los días: un grupo de señoritas se reúne en una oficina de correduría mal iluminada y cavernosa en Xiangyang Lu, en Shanghai, en lo que alguna vez fue conocido como la concesión francesa, cuando China estaba colonizada por los poderes europeos el siglo pasado. Normalmente hay al menos cuatro, y en ocasiones hasta ocho mujeres. 

Todas son retiradas, y llegan con té, nueces y dulces para preparar. Se sientan en una mesa en la sala principal para ver a la junta de la cinta de cotizaciones de Bolsa electrónica encima de ellas, llevando registro de las actividades del día. Intercambian chismes, ven algunos papeles de negocios y discuten ideas de inversión.

Los expertos reconocen la locura y la obsesión de este juego de inversiones en China. Aunque las damas tienen más de 60 años y manejan sumas de dinero relativamente pequeñas, en realidad son comerciantes, no inversionistas. 

Compran y venden con frecuencia, en ocasiones según los rumores más livianos. "Todos lo saben", susurró Hong Feng, un ex maestro, a su amigo a principios de noviembre, "que el Gobierno quería que el mercado de acciones subiera este año, pero ahora piensa que corre mucho riesgo y tal vez es hora de vender". 

Bueno, tal vez todos saben lo que los planeadores centrales de Pekín quieren, pero cuando de economía global se trata, esto es cierto: el 2009 fue el año de China. Frente a una recesión brutal en el mundo desarrollado, el país asiático se adelanto y posicionó su crecimiento económico de forma rápida y enérgica detrás del estímulo gubernamental y préstamos bancarios enormes.

Los mercados de acciones de China en Shanghai y Shenzhen respondieron. A finales de noviembre, las llamadas acciones A, que comprenden la gran mayoría de títulos comercializados y sólo están abiertos a inversionistas en China, aumentaron 70% y 150% respectivamente.

El índice MSCI Broad China, el cual rastrea un compuesto de compañías chinas en el que podían invertir extranjeros de Hong Kong, Nueva York y Taiwán, aumentó 66% a finales de noviembre.

Si se observa el panorama económico general para 2010, luce fuerte, y todos quieren formar parte del crecimiento de China otra vez el próximo año.

Ese entusiasmo ha diseminado la percepción de que los mercados chinos comercian menos bajo factores racionales, como cuánto ganará una compañía con el tiempo después de la inflación, y más en los rumores y chismes que las damas del grupo de Hong Feng analizan profundamente todas las mañanas.

Antes de evaluar cómo y dónde se debe invertir en China en 2010, es importante comprender la dinámica en progreso.

No se puede dejar de lado el hecho de que el mercado de valores interno de China sigue siendo inmaduro, y muy volátil por muchas razones.

Hay que recordar que la mayoría de las acciones enlistadas en Shanghai y Shenzhen están abiertas sólo a los inversionistas chinos, aunque los extranjeros pueden invertir de forma directa en menos compañías mediante las acciones de clase B.

Mientras tanto, los chinos, con sus famosas tasas de ahorro elevadas, tienen oportunidades limitadas de colocar su dinero en el extranjero, así que el mercado de crecimiento interno es, en efecto, una tienda cerrada.

Los bancos casi no pagan intereses en depósitos en China, lo que deja a los valores y a los bienes raíces como dos de las opciones de inversión principales para los inversionistas de ventas. El manejo de un fondo institucional sigue siendo muy pequeño.

Así que, en vez de estar manejado por accionistas grandes que ansían la estabilidad, los mercados de acciones están dominados por inexpertos recelosos.

Según Francis Cheung, estratega en jefe en CLSA Securities, empresa de investigación enfocada en Asia, si unimos todo habrá un ambiente donde "la gente terminará afectada. Todavía no es un mercado de comprar y mantener".

De hecho, hay que hablar de los efectos reversos violentos: en su punto máximo en 2007, las acciones chinas en Shanghai y Shenzhen se comerciaron en cifras estratosféricas de 50 veces las ganancias antes de devaluarse más de 60% durante 2008. 

La volatilidad inevitablemente se traduce en valores chinos que están disponibles para los extranjeros mediante listados directos en Nueva York o Hong Kong, o mediante los muchos fondos mutualistas y ETFs chinos.

Según Cheung, lo bueno es que quienes comercian en Hong Kong o Nueva York "tienden a comerciar de forma más eficiente que el mercado en China". En parte esto se debe a que son nombres de mayor calidad con una contabilidad relativamente transparente. 

También se debe a que esos mercados son altamente competitivos. Cuando Shanghai y Shenzhen comerciaron a 50 veces sus ganancias, el índice MSCI Broad China estaba en 20.

¿Cuál es la forma correcta de ver este mercado de alto riesgo y grandes recompensas? Podemos tener un enfoque macro, donde queda claro que lo hay es lo que ves. 

Las autoridades chinas apostaron todo a la economía en 2009 para mantenerla a flote y "están determinados a seguirlo haciendo en 2010 o incluso después si es necesario", dijo Henry Chan, quien maneja el Greater China Fund para Barings Asset Management.

Se ha dicho mucho sobre si China está o no re-inflando dos burbujas (bienes raíces y valores). Hay que tomar en cuenta este punto crítico: si en Estados Unidos, el axioma fatigado pero verdadero es "no te metas con la Reserva Federal", en China es "no te metas con el Consejo de Estado", el cuerpo legislador más importante al que le rinde cuentas el Banco Popular de China.

El crecimiento de los préstamos de los bancos estatales chinos aumentó 30% en 2009, y el Gobierno ha indicado que bajará gradualmente en 2010 a una tasa estimada de 20% de crecimiento. Al mismo tiempo, el gasto del estímulo gubernamental mantendrá su ritmo acelerado en 2010, impulsando a las compañías de construcción que han manejado el boom este año. 

El crecimiento en China no sólo se está acelerando, sino que las exportaciones también comienzan a recuperarse a medida que la economía global se recupera. Aún no existe una amenaza de inflación visible, aunque Pekín sigue reportando actividades de deflación de precios. La conclusión, según Chan, es que el crecimiento se verá reflejado en las ganancias corporativas de 2010.

Eso no significa que los inversionistas extranjeros deban comprar de forma indiscriminada. Con ganancias 14 veces mayores, los valores chinos "no son caros, ni tampoco muy baratos", dijo Cheung, de CLSA. Casi todos los analistas coinciden en que todo saldrá bien en 2010. ¿Qué crecerá más? No es ninguna sorpresa: la infraestructura. Eso significa que las acciones de los materiales seguirán a la alza.

Hay que tomar cuenta a General Steel Honldings, que comercia en el piso de Nueva York. La compañía, como dice el presidente ejecutivo Henry Yu, está en el negocio de ayudar "a consolidar mediante adquisiciones e inversiones de riesgo conjuntas" la industria acerera de China, y se está beneficiando de las enormes construcciones en Xi'an en el centro del país. En noviembre completó la adquisición de Tangshan Baotai Iron & Steel Group, el cual debería ampliar su alcance geográfico al noreste de China.

Según Standard & Poor's, los analistas esperan que GSI gane 14 centavos por acción este año, pero en 2010 el consenso indica que las acciones se elevarán 190%, a 90 centavos.

Las acciones han aumentado sólo poco más de 4 dólares desde su baja de 52 semanas de 1.84 dólares la primavera pasada, pero si puede lograr el aumento de ganancias proyectado el próximo año, tendrá espacio suficiente para seguir avanzando.

El otro punto que todos los analistas chinos comentan es el aumento en el consumo. Autos, aparatos, electrónicos y ropa, todo ha aumentado en 2009 o ha mostrado señales de recuperación mientras la economía recupera terreno.

La dificultad, como dice Chan, es ser selectivo, porque muchas de esas acciones han crecido este año. Aún así, la teoría es que los chinos urbanos tienen dinero y no están endeudados como los estadounidenses, y están comprando cosas que antes no solían comprar, como seguros de vida.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Chan, de Greater China Fund, es optimista con respecto al éxito del negocio de los seguros, y uno de los nombres más sonados es Ping An, que comercia en Estados Unidos y Hong Kong (HKG: 2318). El precio de sus acciones ha aumentado su doble este año, y sus múltiplos siguen aumentando, así que tal vez querrán esperar a que haya una baja. Ping An tendrá, sin duda, un gran impulso en sus ganancias durante 2010. 

De hecho, si hubiera una palabra para describir a China durante 2010, es el impulso, y una forma de capturarlo es comprando el fondo de Chan, el cual creció 62% durante 2009 y ha tenido ganancias de 20% en promedio durante los últimos cinco años volátiles. En 2010, el mensaje de China es: ve con la corriente.

Ahora ve
Varias personas son apuñaladas en Turku, Finlandia
No te pierdas
×