Rescate bancario ayuda al déficit en EU

Cuando se creó el TARP para subsanar los prestamistas , se calcularon pérdidas por 356,000 mdd; ahora el costo proyectado de este dinero hace que el déficit del país se reduzca para 2010.
banco  (Foto: Jupiter Images)
Jia Lynn Yang
WASHINGTON -

Adivinen qué: el Gobierno de Estados Unidos hará dinero del  rescate de los bancos.

Según las nuevas cifras dadas a conocer por la Oficina Presupuestal del Congreso (CBO por sus siglas en inglés), que no pertenece a ningún partido, una parte importante del Programa de Alivio para Activos en Problemas (TARP por sus siglas en inglés) se ha vuelto un centro rentable para el aparato gubernamental.

La CBO estima que el Gobierno obtendrá ganancias de 7,000 millones de dólares gracias a la ayuda que ofreció a las instituciones financieras: 3,000 millones del Programa de Adquisiciones de Capital, en el cual el Ejecutivo apoyó a los bancos con la compra de acciones preferenciales; 2,000 millones de dólares de la ayuda dada a Citigroup; y otros 2,000 millones de dólares en la ayuda que recibió Bank of America.

En otras palabras, las instituciones de préstamo recuperaron el ritmo no sólo para pagar a los contribuyentes los 200,000 millones de dólares que les prestaron, sino para dejar una marca, aunque muy pequeña, en el enorme déficit presupuestal.  

El presidente Barack Obama propuso recientemente un impuesto de 90,000 millones de dólares a los bancos para "recuperar hasta el último centavo que le deben al pueblo estadounidense". Pero si los contribuyentes realmente quieren que su dinero del TARP regrese, que según la Oficina de Presupuesto del Congreso costará 99,000 millones de dólares, deberían ir a pedírselo a AIG, GM y Chrysler.

La CBO estima que el Gobierno perderá 9,000 millones de dólares por su ayuda a AIG, y otros 47,000 millones de dólares por haber salvado a la industria automotriz. El dinero de los contribuyentes volverá a sufrir: se perderán 20,000 millones de dólares del Programa de Hipotecas Costeables de Viviendas.

Lo que más sorprende de las cifras de hoy es que la oficina del legislativo calcula, al menos a corto plazo, que el TARP está ayudando al presupuesto: 67,000 millones de dólares para el año fiscal 2010.

Eso se debe a que el año pasado, esta oficina del Congreso pensó que el programa de rescate le iría mucho peor, perdiendo 356,000 millones de dólares a lo largo de todo el programa. La agencia se adelantó y registró 151,000 millones de dólares en costos de subsidio para 2009. Desde que se publicó la información nueva de la CBO, la estimación del costo del TARP bajó a 99,000 millones de dólares, y para compensar la visión pesimista del año pasado, está registrando ganancias de 67,000 millones de dólares para el programa en 2010.

Considerando que el déficit proyectado para este año es de 65,000 millones de dólares menos que el año pasado, podemos agradecer al rescate (y al pago de los prestamistas) por la sutil recuperación del déficit para 2010.

¿Quién iba a pensarlo? Cuando del déficit presupuestal federal de 1.3 billones de dólares se trata, la porción del TARP para el rescate de los bancos no es el problema, sino la solución.

Ahora ve
Periodista hispana vivió en carne propia la intolerancia de integrante del KKK
No te pierdas
×