China, una ‘burbuja de riesgo’

La calificadora Fitch advierte que el país representa el mayor riesgo financiero de toda la región; la nación asiática se caracteriza por su falta de información y sobre control total de su economía.
china-eu-conflicto-comercial-bandera  (Foto: CNN)
Katie Benner
NUEVA YORK -

El mundialmente conocido vendedor Jim Chanos, gestor del fondo de cobertura que predijo la caída de Enron y los problemas sistemáticos ocasionados por las hipotecas subprime, recientemente prestó atención a China, pues se percató de un país cuyo rápido crecimiento ocultaba fallas masivas, como precios de bienes raíces fuertemente inflados, préstamos de construcción irresponsables, sobre-construcción masiva, un sistema bancario embarrado de malos créditos e información gubernamental poco confiable. Fitch Ratings comentó esta semana que los bancos en China están en medio de "la peor burbuja de riesgo" de cualquier país asiático.

Si Chanos y su compañero Cassandras tienen razón, y hay una burbuja a punto de reventar, los inversionistas estarán sorprendidos: los resultados no se parecerán en nada a los que hemos visto en Estados Unidos y Europa. De hecho, si revienta no resonará tanto en occidente, pero posiblemente tendrá implicaciones fuertes y sorprendentes en Estados Unidos. ¿Por qué?

Las reglas de la fiesta

La principal razón por la que las burbujas de activos se desinflarán de forma distinta en China es porque el Partido Comunista controla todo. Las políticas del mercado libre no han evitado que el Gobierno manipule los mercados de formas que van más allá de lo que podemos ver en este lado del océano.

Por ejemplo, las autoridades pueden implementar estrictos controles de precio que pueden evitar que la población sienta los tensos efectos de activos reventados, dijo Charles Freeman, quien se concentra en la economía política de China y las relaciones de esa nación con Estados Unidos, en el Centro de Estrategias y Estudios Internacionales de ese país. Si los valores de los bienes raíces cayeran, el Gobierno chino levantará artificialmente los precios de otras cosas para prevenir que la economía se doble por el peso de la deflación. Asimismo, el aparato gubernamental tiene estrictos controles de capital bien colocados para evitar que el dinero salga del país.

Freeman también señaló que China controla una gran parte del sistema bancario, así que puede obligar a las entidades financieras a ampliar el crédito, incluso si estas instituciones no quieren realizarlos.

"El Gobierno realmente puede meter dinero a las compañías para que sigan funcionando en medio de la crisis", dijo Peter Morici, profesor de políticas públicas en la Universidad de Maryland en Estados Unidos. "No verán un déficit de crédito como el visto en nuestra nación".

En cuanto a la erupción de malos créditos que puedan realizarse en medio de una época de préstamos forzados, China también tiene una respuesta. El Gobierno empuja los problemas de deuda hacia el futuro y es clara la opacidad cuando de problemas de información se trata. Por estas razones, los papeles tóxicos pueden salir a la superficie de forma lenta y, con suerte, ordenada, escribió Fitch en un informe reciente.  

La fiesta avanza rápido

Como vimos con el plan de estímulos masivo de 585,000 millones de dólares que China aprobó en medio de la crisis financiera mundial, el aparato puede avanzar con velocidad sin temer que los partidos de oposición o el Congreso les pongan un freno. Durante una crisis, el tiempo es un gran factor para el control de los daños.

Por ejemplo, cuando la inflación lucía mal a finales de 2007, el Gobierno del país asiático implementó estrictos controles de precios con rapidez. Esta vez, podía imponer impuestos en ganancias a corto plazo en el mercado de bienes raíces y presionó lo suficiente para frenar un poco las inversiones, dijo Marshall Meyer, profesor de administración en la Escuela Wharton de la Universidad de Pensilvania.

El jolgorio puede ir demasiado lejos

Las burbujas en China son mucho más que sólo finanzas. Los trastornos económicos son una fuente de descontento masivo, una amenaza para el Partido Comunista. "Si las burbujas de activos reventaran, se culparía al Gobierno", dijo Freeman, en Centro de Estrategias y Estudios Internacionales (CSIS por sus siglas en inglés). "¿Su liderazgo se desmoronará en medio de las protestas de ciudadanos molestos? ¿Contendría las libertades económicas y otras libertades que han sido la base del milagro económico del país desde hace 30 años?"

De hecho, para que las cosas sigan su curso, quizá se abran algunos caminos de exportaciones e intentarán recuperar el curso, duplicando su principal motor de crecimiento, exactamente lo mismo que hizo durante la crisis mundial. Y ahí es donde empezarán los temores de Estados Unidos: una China incluso más enfocada en las ventas al mundo significará menos bienes caros en el mercado más grande del mundo.

"Como los precios están fuertemente controlados, China puede fácilmente inundar Estados Unidos y a todo el mundo con sus productos extremadamente baratos", dice Morici. Si casi todo lo que Estados Unidos compra ahora proviene de este país, esperen a lo que sigue. El desequilibrio comercial perderá aún más el control, y los fabricantes de otros países que buscan mayor participación en el mercado chino estarán en fuerte desventaja.

"Recuerden que cuando hablamos de burbujas, el futuro del Partido Comunista está en riesgo", dijo Morici. "Tratarán de sobrevivir a costa de lo que sea, y esto puede significar destruir a otras economías en el proceso".

Ahora ve
Esto fue lo bueno, lo malo y lo feo del Buen Fin 2017
No te pierdas
×