España propone una reforma laboral

El Ejecutivo presentó un plan de ajustes donde se busca incentivar el contrato indefinido; el Gobierno socialista no plantea el despido libre, pero sí un abaratamiento de su costo.
espanadesempleo  (Foto: AP)
MADRID (AP) -

El Gobierno español presentó este viernes un plan de reforma del mercado laboral en el que propone atajar la temporalidad y el desempleo juvenil e incentivar el contrato indefinido, incluso con un costo más barato del despido.

El jefe del ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, se reunió por espacio de dos horas en Madrid con representantes sindicales y empresarios, y puso encima de la mesa un esperado documento con varias líneas de actuación generales que deberán ser negociadas, sin un calendario fijo pero lo antes posible.

La iniciativa tuvo una buena acogida por parte de los agentes sociales. Se trata, no obstante, de un primer borrador. El objetivo final, dijo Zapatero, es que el Gobierno, sindicatos y empresarios sean capaces de consensuar una reforma que modernice el maltrecho mercado de trabajo español, que soporta una tasa del desempleo de casi el 19%, con más de 4.3 millones de personas desocupadas.

"El Gobierno ha diseñado un marco de negociación. Es un marco abierto que pretende facilitar el diálogo", precisó Zapatero en rueda de prensa en el Palacio presidencial de La Moncloa.

Los puntos del documento se asientan sobre la premisa de que el Gobierno socialista no plantea el despido libre, pero sí un abaratamiento de su coste.

"Los trabajadores no van a perder derechos", sentenció el presidente español.

En concreto, y para impulsar la contratación indefinida, el ejecutivo quiere ampliar la utilización del llamado "Contrato fomento de la contratación indefinida". Esta fórmula, vigente desde 1997 pero prácticamente en desuso, contempla una indemnización en ciertos casos de 33 días por año trabajado en lugar de los 45 días del contrato indefinido ordinario.

A partir de ahí, el documento se propone atajar la altísima temporalidad del mercado español, reforzando los mecanismos para evitar el encadenamiento de contratos temporales sin justificación.

España tiene una tasa de temporalidad del 25.1%, según el Banco de España, una de las más altas de toda Europa.

Otra de las grandes novedades es la introducción del contrato a tiempo parcial, una vía prácticamente inexistente en España, pero que en algunos países de Europa supone hasta el 30% de todas las contrataciones.

Junto a ello, Zapatero explicó que uno los grandes objetivos es acabar con la desocupación juvenil, que el Instituto Nacional de Estadística sitúa en el 40%. En ese sentido, el Gobierno propone un programa extraordinario de trabajo para jóvenes desempleados de hasta 24 años que carezcan de formación.

"Hemos perdido mucho empleo en los dos últimos años", reconoció Zapatero tras desglosar su iniciativa. "Necesitamos cuanto antes invertir esta tendencia".

Zapatero quiso explicar personalmente los pormenores de esta reforma, que en varias ocasiones había calificado de innecesaria.

Según las últimas encuestas, el jefe del Gobierno socialista vive uno de sus peores momentos de popularidad desde que asumió la presidencia en el 2004, debido a la recesión, el desempleo y la crisis económica por la que atraviesa España desde hace más de un año y medio.

De momento, la reforma del mercado laboral fue bien acogida por los agentes sociales. El presidente de la patronal de empresarios españoles, Gerardo Díaz Ferrán, dijo que todos los ejes de la propuesta van "en la buena dirección".

Por su parte, los representantes de la Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO), los dos sindicatos mayoritarios del país, aseguraron que hay medidas positivas que se pueden ir mejorando durante la negociación.

Ahora ve
Nobel de la Paz 2017 advierte el peligro “de que alguien pierda los estribos”
No te pierdas
×