Un ‘impuesto justo’ vs el IVA en EU

El líder de los republicanos en el Congreso propone un nuevo gravamen, pero no el IVA generalizado; su impuesto se recaudará y redistribuirá de manera distinta a la tasa impositiva al consumo.
senado-eu-edificio-iva  (Foto: Jupiter Images)
Shawn Tully
NUEVA YORK -

Esta semana publiqué un artículo en Fortune.com diciendo que el Impuesto al Valor Agregado (IVA) se vuelve rápidamente la única opción que le queda a Estados Unidos para solucionar su crisis fiscal actual. En esa nota, dije que el ex gobernador de Arkansas y el líder presidencial republicano, Mike Huckabee, favorece a un IVA para remplazar al impuesto de ingresos estatal.

Recibí varios correos de gente descontenta alegando que el ex gobernador sugiere una solución llamada "impuesto justo", que es algo diferente al IVA. 

Así que, ¿cuál es la diferencia entre el "impuesto justo" y el impuesto al valor agregado? Si este impuesto va a llegar, es importante saber qué variantes vienen con él. Según el plan de Huckabbe, la diferencia radica principalmente en la forma de recaudar dinero y distribuirlo. Bajo el gravamen al consumo federal, cada proveedor o fabricante de la cadena de producción recauda un impuesto en el margen de beneficio que cobra al siguiente miembro de la cadena, y lo paga al Gobierno. Por lo tanto, el vendedor le envía un cheque al Estado por sólo una parte del gravamen. Pero los productores no pagan el impuesto en realidad, sino que recuperan su porción mediante el miembro de la cadena al que se lo vendieron. Así, el consumidor paga el impuesto total del auto o la computadora al pagar.

El "impuesto justo" de Huckabee es un impuesto nacional sobre las ventas que se asemeja al impuesto estatal sobre las ventas clásico. El vendedor rastrea la cantidad total en la cuenta, recauda el gravamen y le envía al Gobierno un cheque. En otras palabras, la cantidad total se cobra en la caja registradora. Para el consumidor, el gasto es el mismo: un impuesto sobre las ventas de 20% o un IVA de 20% en una computadora de 1,000 dólares sigue costándoles 200 dólares adicionales.

Los defensores de la propuesta del senador republicano alegan que el IVA es un "impuesto oculto" porque, en los países en donde se recauda, éste no viene desglosado en la cuenta, mientras que los impuestos sobre las ventas se desglosan para que puedan notarse. En teoría, eso puede fortalecer la resistencia de los contribuyentes a recaudar una tasa impositiva a los bienes y servicios. Como hemos visto en Europa, es relativamente fácil para los países aumentar el IVA cada vez que una recesión reduce las recaudaciones fiscales. Huckabee claramente busca asegurar que su impuesto no impulse el crecimiento del aparato gubernamental.

Así que, ¿cómo funcionaría el impuesto del legislador? Impondrá un cobro de 23% en todos los bienes y servicios que consumen los estadounidenses. Remplazará tanto a los gravámenes por ingresos como a los impuestos de nómina como el Seguro Social y el Seguro de Salud. En teoría, recaudará los mismos ingresos que nuestro sistema fiscal actual.

¿Cómo planea Huckabee solucionar los problemas que invaden a un impuesto nacional por ventas o un IVA? La principal queja contra una tasa impositiva al consumo puro es su carácter regresivo, pues aquellos con bajos ingresos gastarán una mayor proporción de su sueldo en bienes y servicios que aquellos con ingresos más altos.

El republicano puede superar esa barrera de dos formas. Primero, dado que el "impuesto justo" remplazará los gravámenes de nómina (que ya son bastante regresivos), suavizará la carga para los estadounidenses con ingresos más bajos. En segundo lugar, enviará pagos mensuales a los contribuyentes, llamados "pre-reembolsos", para compensar los impuestos que los estadounidenses pagarán por productos como alimentos y vestimenta. Estos pre-reembolsos asegurarán que aquellos con bajos ingresos recuperen la mayor parte del impuesto en productos esenciales. De hecho, ellos no pagarán ningún impuesto sobre al consumo.

Aún así, el "impuesto justo" de Huckabee puede carecer de aquello que hace al IVA tan poderoso y popular fuera de Estados Unidos, pues los productores pagan su mayor parte y las trampas son mínimas. Esa escasez de trampas hace que el impuesto al consumo federal sea una estupenda máquina de recaudación de ingresos. 

Cuando el dinero se recauda en la caja registradora, los vendedores están tentados a vender por efectivo con un descuento, mover más mercancía y olvidarse del impuesto. Las trampas, si van a la alza, obligan al Gobierno federal a elevar las tasas para recaudar los ingresos que necesita.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

¿El impuesto de Huckabee podrá funcionar? Todo depende de si un impuesto nacional sobre las ventas pueda evitar el obstáculo del IVA: proporcionar una tentación irresistible para que los políticos sigan elevando la tasa y aumentando los gravámenes como una parte del PIB. Claramente eso es lo que el senador republicano busca evitar. Hemos visto estados sucumbir ante esa tentación más de una vez.

Recuerden que legislador quiere que el "impuesto justo" remplace a nuestro sistema actual, no agregar uno más. Eso suena como una buena idea, y esperemos que sus oponentes no usen sus argumentos para alterar a los estadounidenses con un aumento de los impuestos por ingresos y un nuevo impuesto al consumo también. 

Ahora ve
Mel Gibson y su padre viajaron a Latinoamérica por este novedoso tratamiento
No te pierdas
ç
×