Auxilio a estados en EU, insuficiente

Los gobiernos estatales han tenido que prescindir de 44,000 funcionarios en 12 meses; las entidades piden al Senado más recursos, pero demócratas y republicanos discuten cómo hacerlo.
obama-empleo-nancy-pelosi  (Foto: CNN)
Tami Luhby
NUEVA YORK -

Los estados en Estados Unidos están pidiendo al Gobierno federal ayuda adicional para balancear sus presupuestos, pero el Senado no está atendiendo su petición.

La ayuda federal era una de las prioridades de la ley de creación de empleos que recientemente aprobó el Legislativo, así como una medida de 154,000 millones de dólares que la Cámara aprobó en diciembre, pero ahora esos puntos salieron de la lista mientras los demócratas buscan arreglar una legislación que atraerá el apoyo de ambos partidos.

El líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid, por el estado de Nevada, dio a conocer un proyecto de ley el jueves pasado, el cual no contiene ayuda estatal. Un asesor demócrata dijo que Reid espera respaldar una medida de ayuda estatal en el futuro. Aún así, el apoyo republicano sigue estando en duda.

Los expertos y las autoridades estatales dicen que necesitan saber ahora si recibirán más financiamiento. Los gobernadores están manipulando sus presupuestos, y para muchos, este será su tercer año luchando con déficits masivos debido a las bajas en la recaudación de impuestos.

Grandes hoyos presupuestales

Los estados están enfrentando una brecha presupuestal total de 180,000 millones de dólares para el año fiscal 2011, el cual comienza para muchos el 1º de julio. Estos recortes causarán la pérdida de 900,000 empleos, según Mark Zandi, economista en jefe de Economy.com de Moody's.

"El gasto de los gobiernos estatales y locales es un conductor muy importante de la economía nacional, sobre todo cuando el sector privado está vacilante", dijo Jon Shure, ayudante de dirección del Centro de Prioridades de Presupuestos y Políticas del Proyecto Fiscal Estatal.

Para cerrar dicho boquete, los gobernadores y legisladores tendrán que despedir funcionarios, recortar servicios, y posponer proyectos importantes, como señaló Michael Bird, consejero de asuntos federales de la Conferencia Nacional de Legisladores Estatales.

Los recortes tendrán un impacto negativo en la recuperación económica. Los estados ya despidieron a 44,000 empleados en los 12 meses que terminaron a finales de enero, según las estadísticas laborales federales.

Por ejemplo, en California, el gobernador Arnold Schwarzenegger está proponiendo recortes importantes al sector salud, educación, y a los programas de servicios sociales. El gobernador espera que Washington DC le otorgue 6,900 millones de dólares para su presupuesto fiscal 2011, cifra adicional a los 6,000 millones en fondos de estímulos que ya está usando.

"Creemos que si otorgan financiamiento a los estados, se producirá la flexibilidad necesaria para reencender nuestra economía y crear empleos", dijo Eric Alborg, director de comunicaciones en la Fuerza de Tareas para la Recuperación de California.

Mientras tanto, Massachusetts está contando con 600 millones de dólares en fondos federales de Medicaid que aún deben ser aprobados por el Senado. Los estados necesitan el dinero para cerrar la brecha presupuestal de 3,000 millones para el año fiscal 2011, el cual llega con el déficit de 9,000 millones, que fue cerrado durante los último dos años.

Sin ese dinero, "todas las cartas deben estar sobre la mesa", dijo Cyndi Roy, vocera presupuestal del gobernador Deval Patrick.

Apoyo irregular en el Senado

Mientras que muchos legisladores demócratas en la capital respaldan otro rescate federal en los estados, los republicanos han dicho que no creen que sea la mejor forma de generar empleos.

Un informe reciente de la Oficina Presupuestal de Congreso mostró que el envío de dinero a las entidades para atender necesidades adicionales a la infraestructura sí estimula las contrataciones, pero no tanto como el aumento de la ayuda a los desempleados o el recorte de impuestos en las nóminas de los trabajadores.

El director de la Oficina, Douglas Elmendorf, dijo en un testimonio el viernes pasado que el ofrecimiento de esta ayuda puede tener un efecto significativo en el panorama futuro del empleo y de la economía.

"Sin mayor ayuda por parte del Gobierno federal, varios estados habrían tenido que aumentar impuestos o reducir costos más allá de lo hecho, sino hubiera sido por la ayuda que se les dio", dijo Elmendorf. "Tales acciones pueden aminorar los gastos de dichos ejecutivos y de los propietarios de hogares en esos estados, y se perderán más empleos privados y estatales". 

No sólo tendrá un impacto en los trabajadores estatales, sino también en los contratistas gubernamentales y en los proveedores, señaló Shure. Si las entidades limitan sus gastos, las compañías que tienen negocios con ellos también decrecerán.  

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Aunque la versión más reciente de la ley de empleos del Senado no contiene ayuda estatal, la vocera de la Cámara, Nancy Pelosi, por el estado de California, insistió el viernes a sus compañeros en que debían atender este asunto.

"Trabajaremos para asegurar que las partes críticas de la propuesta de ley, aprobada por la Cámara para ayudar a la economía, queden redactadas en una ley, la cual incluya inversiones en caminos, puentes y sistemas de tránsito público, apoyo a las iniciativas de capacitaciones laborales y financiamientos para que los policías, bomberos y maestros conserven sus empleos", dijo Pelosi.

Ahora ve
Los avances parecen aproximarnos a la revolución del reconocimiento facial
No te pierdas
×