La reforma de salud de EU en suspenso

Luego de una intensa mesa de 7 horas de discusión, los republicanos no parecen dar concesiones; el presidente estadounidense y su partido deben decidir cuales serán sus siguientes pasos.
Barack Obama  (Foto: CNN)
WASHINGTON, (Reuters)

Después de una cumbre de salud de siete horas que logró poco para cambiar las ideas de los republicanos, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y los demócratas en el Congreso, enfrentaban un desafío para decidir los próximos pasos para reformar el costoso sistema estadounidense.

El presidente Barack Obama finalizó la cumbre del con una petición a republicanos y demócratas para que consideren si pueden resolver algunas de sus diferencias sobre la reforma al sistema de asistencia médica en las próximas seis semanas.

La oposición republicana dijo que ese plazo era poco razonable.

"No va a ser posible con ese tipo de enfoque aunar esfuerzos dentro del plazo que indicó", dijo el Senador republicano Whip Jon Kyl, rodeado por líderes republicanos, a periodistas afuera de la Casa Blanca.

Eso deja a la Casa Blanca y a los Legisladores demócratas en la difícil posición de decidir si intentar forzar en el Congreso una reforma al sistema de salud de Estados Unidos de 2.5 billones de dólares, a través de una poco usada maniobra parlamentaria que permitiría la aprobación por una votación de mayoría simple.

Los republicanos condenaron esa alternativa, pero Obama sugirió al finalizar la cumbre que los demócratas quizá tengan que considerarla.

"No podemos tener otro debate de un año sobre esto", dijo el mandatario. "¿Hay suficiente esfuerzo serio para que, en el período de un mes o unas pocas semanas o seis semanas, podamos realmente resolver algo?".

"Si no podemos, entonces creo que tenemos que seguir adelante y tomar algunas decisiones", agregó y dijo que los votantes juzgarán en noviembre las visiones divergentes republicana y demócrata para el país.

Diferencias fundamentales

Líderes de ambos partidos se enfrentaron frecuentemente durante la cumbre, con los demócratas impulsando sus ideas para una reforma histórica al sistema de salud que actualmente consume el 16% de la economía y deja a 48 millones de personas sin cobertura con poco acceso a la asistencia sanitaria regular.

A pesar de que Obama argumenta que la reforma es necesaria para la economía en el largo plazo, los republicanos difieren sobre el tamaño y alcance del plan.

"Existen algunas diferencias fundamentales entre nosotros que no pueden ser ocultadas", dijo a Obama Kyl, quien es el segundo líder republicano en el Senado y precisó que su plan quita poder a pacientes y doctores, y le da demasiado control a Washington sobre el sistema de salud.

"No estamos de acuerdo en el asunto fundamental sobre quién debería estar a cargo", explicó Kyl.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los demócratas en la Cámara de Representantes y el Senado aprobaron el año pasado proyectos de reforma de salud que modificarían la sector al reducir costos, regular a las aseguradoras y expandir la cobertura a decenas de millones de estadounidenses.

Pero los esfuerzos para fusionar las distintas medidas y enviar una versión final a Obama colapsaron en enero después de que los demócratas perdieron la crucial mayoría de 60 votos en el Senado, en una elección especial en Massachusetts.

Ahora ve
Jabones usados en hoteles de lujo representan una esperanza para Haití
No te pierdas
ç
×