El precio de ‘vivir sin códigos’ en EU

En 2004 la SEC pudo crear un sistema eficaz de vigilancia para los valores respaldados por activos; el plan quedó trunco y las consecuencias se vieron con el colapso de bancos como Lehman Brothers.
maletin-portafolio-codigo  (Foto: Jupiter Images)
Paul Wilkinson

Hace algunos días vi cómo uno de los mejores profesores de economía de preparatoria de California daba una clase discutiendo las diferencias entre los terremotos en Haití y Chile, pues estoy obteniendo mi certificado para ser profesor y estaba observando la clase.

Pero cuando los alumnos se concentraron en los códigos de construcción, me puse a pensar en mis tres años y medio como abogado y asesor de la Comisión de Valores y Mercados (SEC por sus siglas en inglés) supervisando la adopción de tecnología computacional para mejorar los informes financieros. En 2004, cuando el boom de los valores de hipotecas llegaba a su clímax, Estados Unidos tuvo la oportunidad de crear un código de construcción para los instrumentos financieros estructurados, mejor conocidos como valores respaldados por activos, pero éste se quedó corto.

"Aunque los pocos comentarios que recibimos sobre este asunto eran variados, aún no creemos que crear guías detalladas para cada tipo de activo titulizable será práctico o efectivo", dijo la SEC en su análisis de Regulación AB en diciembre de 2004. 

En defensa de la Comisión, el mercado de valores respaldados por activos nunca pasó por algo tan grande como en 2008. La entidad tuvo que formalizar décadas de prácticas para la industria ABS entera mientras los valores respaldados por hipotecas (el producto con mayor inflación) llegaban a su apogeo. Las fuerzas políticas estaban poderosamente alineadas contra códigos más estrictos, y los reguladores desconocían la tecnología que les ayudaría a mejorar la apertura de los valores respaldados por activos.

Los "constructores" (la sector hipotecaria sub-prime) dijo a la Comisión que unos códigos más estrictos frenarían la titulización de los préstamos para viviendas que se requieren para financiar más casas para más propietarios de hogares. Los "arquitectos" (los grandes bancos y compañías de valores que compiten para diseñar y vender valores respaldados por hipotecas) dijeron que los requisitos estructurales estándar destruirían la belleza de sus creaciones elegantes y únicas.

Cuatro años después de la Regulación AB, la crisis financiera de 2008 hizo que el precio de vivir sin códigos para la transparencia de valores respaldados por hipotecas fuera claramente doloroso. Por otro lado, el código de construcción más exitoso es el de los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados en Estados Unidos (GAAP por sus siglas en inglés). Este anticuado código de construcción de valores funciona para la mayoría de las compañías públicas y ayuda a que los mercados de capital estadounidense sean más fuertes en el mundo.

Gracias a la transparencia estructural que requiere el GAAP, la confianza en la mayoría de las compañías públicas durante la crisis de 2008 se tambaleó sin caer por completo. Las compañías públicas y los inversionistas diversificados sobrevivieron a la crisis con daños a su propiedad pero sin lesiones fatales. 

Donde no había transparencia GAAP, la falta de información confiable, y sobre todo, la incapacidad de los participantes del mercado para usar dicha información, hicieron que la confianza se desplomara. La incertidumbre cundió el pánico en Wall Street. Los líderes del sector cuestionaron si había cimientos lo suficientemente fuertes en los edificios que ayudaron a construir. El miedo llegó hasta el Gobierno, donde algunos ya habían creado una fortuna en la fabricación y distribución de los instrumentos opacos, y otros estaban convencidos, por miedo real, de que los mercados eran incapaces de encontrar un equilibrio razonable sin intervención gubernamental.

La crisis de los valores respaldados por hipotecas no se volvió una crisis de valores completa. Las firmas públicas sobrevivieron, a menos de que tuvieran cimientos de valores respaldados por hipotecas (como Bear Stearn y Lehman) o que estuvieran ya dañadas cuando se expusieron a las consecuencias del pánico (como GM).

Nuevos cimientos

La solución para los valores respaldados por activos sin estructura y no comparables es hacer que los valores sean tan transparentes como los valores de empresas públicas con aperturas transparentes, comparables y estructuradas. Gracias a los avances tecnológicos desde 2004, este sistema es práctico y efectivo.

En 2007, antes del gran colapso en el mercado de valores respaldados por hipotecas, los fondos de cobertura pagaron para analizar los valores usando una apertura estructurada, estandarizada y comparable. La solución de hoy es exponer la misma información al escrutinio público del mercado con la misma tecnología empleada por los fondos de cobertura.

En 2008, la SEC exigió que los hechos del GAAP (más complicados que la mayoría de los hechos de los valores hipotecarios) fueran informados en un lenguaje computacional llamado Lenguaje de Informe de Negocios Extensible (XBRL) el cual daba poder a los inversionistas para analizar los hechos de forma más eficiente.

Aunque no podemos esperar que se analicen la sintaxis de las 15,000 etiquetas de información estándar (sin mencionar las etiquetas de información requeridas por los informes de las compañías), poner esta información a disposición del mercado en un solo formato del GAAP (incluso en formato impreso) fue efectivo por muchas décadas. De eso se trata el escrutinio del mercado.

Los valores respaldados por activos son mucho menos complejos que las compañías públicas, pues sólo representan un flujo futuro de los fondos. A diferencia de los valores de compañías públicas, no cuentan con la estructura y transparencia del GAAP, lo que dificulta más a los inversionistas juzgar el riesgo de moras que juzgar el potencial de un negocio para seguir siendo rentable.

En el formato impreso habría sido difícil o incluso imposible ofrecer tal transparencia para los valores respaldados por activos. Incluso hoy, el sistema EDGAR de la SEC tiene miles de ellos en formato ASCII y HTML, pero como no hay una estructura común, los valores son opacos. No se pueden imprimir en el papel adecuado, pero con base en la experiencia reciente, el mercado no cree que esa información sea particularmente útil.

El riesgo de limitar los análisis financieros modernos a las dos dimensiones del papel es una razón por la que XBRL se ha vuelto una práctica de construcción estándar, y en muchos casos, un código de construcción estándar para los negocios que informan a nivel mundial. Podría ser la base para crear mejores códigos de construcción para cualquier tipo de inversión o valor.

El principio básico de la ley de valores que ha funcionado bien para Estados Unidos desde que terminó la Segunda Guerra Mundial es que si quieren que el público invierta en sus negocios, deben dar a conocer los hechos materiales de cómo están construyendo su negocio no sólo a sus inversionistas, sino a todo el mercado, para que el poder del escrutinio del mercado pueda darle soporte a sus negocios.

Pueden buscar inversión privada, y en ese caso pueden ser menos transparentes, pero estas exenciones se han limitado para no crear lo que hoy se conoce como un "riesgo sistemático". Es decir, fueron lo suficientemente limitadas hasta que la capitalización total del mercado de valores respaldados por activos comenzó a alcanzar la capitalización total del mercado de todas las compañías públicas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los edificios más altos necesitan códigos de construcción más fuertes. Esto puede ser la diferencia entre un ciclo de negocios o una caída. Lo bueno en las finanzas es que la tecnología XBRL existe para crear códigos de construcción fuertes y transparentes sin imponer los costos y restricciones que preocupaban a los constructores y arquitectos en 2004. Los fondos de cobertura que usaron XBRL en 2007 probaron que su costo era eficiente.

Otra buena noticia es que la presidenta de la SEC, Mary Schapiro, hizo que su equipo revisara de nuevo el código de construcción de valores respaldados por activos. Si la SEC atiende este proyecto con una combinación de la visión que empleó para implementar el GAAP durante el último siglo, y el entendimiento de que la transparencia moderna necesita tecnología moderna, el mercado de valores respaldados por activos podría regresar al juego.

Ahora ve
Asamblea Constituyente disuelve a la Asamblea Nacional en Venezuela
No te pierdas
×