¿Dónde están los Bill Gates indios?

La cantidad de los ricos ha crecido, pero pocos son tan caritativos como el fundador de Microsoft; la caridad en India es del 0.6% de su PIB, mientras que en EU esta comparación alcanza el 2.2%.
india-palacio-ricos  (Foto: Jupiter Images)
MUMBAI, India (CNN) -

El número de indios ricos ha ido creciendo con rapidez en la última década, pero no están preparados aún para dejar marchar el dinero que tanto les ha costado ganar, ni siquiera por caridad, según muestra un estudio de la consultora de negocios Bain & Co.
El número de los llamados "individuos con altos ingresos" en India ha crecido aproximadamente un 11% anual desde 2000, posiblemente el ritmo más rápido en todo el mundo, hasta llegar a los 115,000 en la actualidad.
Dos empresarios industriales, Mukesh Ambani de Reliance Industries y Lakshmi Mittal, están entre los cinco individuos más ricos del mundo, según la revista Forbes.
Sin embargo, en lo que respecta a repartir dinero, los ricos de India no son muy dados a rascarse el bolsillo.
La caridad en India alcanzó probablemente los 7,500 millones de dólares en 2009, según el estudio de la consultora, equivalente a casi el 0.6% del Producto Interno Bruto (PIB) de India.
Ese porcentaje es mayor que el 0.3% de Brasil y el 0.1% de China, pero se queda muy corto respecto al 2.2% en Estados Unidos, o el 1.3% en Reino Unido, según el informe.
A la mayoría de los indios no les duele dar dinero a la familia, amigos, a las personas que trabajan en casa o a las instituciones religiosas, pero dada la escala de pobreza (cerca del 40% de los 1,100 millones de personas vive con menos de 1.25 dólares al día) los indios deben ser más generosos, dijo el socio de Bain Arpan Sheth.
"¿Deberían dar más dinero los individuos, especialmente los acaudalados? ¿Pueden permitirse dar mayores donaciones? La respuesta a ambas preguntas es claramente sí", dijo Sheth en el primer Foro de Filantropía India en Mumbai, el corazón financiero del país.
Hay unos 2.5 millones de organizaciones no gubernamentales (ONG) en India, y aproximadamente la mitad de todas las donaciones de la nación son dirigidas a organismos religiosos, deportivos y culturales, según el estudio de Bain &Co.
Un 65% de las donaciones procede del Gobierno central y los estatales, y están centradas en la ayuda a los desastres naturales. Una gran cantidad viene también de organizaciones extranjeras.
Sólo el 10% procede de individuos y empresas, un amplio contraste con Estados Unidos, donde el 75% del dinero aportado a la caridad es de individuos y corporaciones privadas, dijo Sheth.
En India la claridad no se trata de quién tiene más dinero: de hecho, la clase social más acaudalada representa el nivel más bajo de donaciones, sólo 1.6% de los ingresos de los hogares, un dato que palidece cuando se compara con el multimillonario inversor Warren Buffett, quien ha donado un 82% de su patrimonio neto.
Sheth también comentó que la poca disposición de los indios a desprenderse de su dinero era derivada de una serie de razones entre las que se incluía la falta de exenciones fiscales para las donaciones de caridad, y una sospecha muy fuerte sobre lo que las organizaciones hacen realmente con el dinero.
"La acumulación de riqueza es un fenómeno bastante reciente en India, en realidad empezó a partir de la apertura de los mercados, y tenemos una historia de escasez", añadió Sheth.
"Así que puede ser más difícil para las personas olvidarse de su recién adquirida riqueza".
Pero el cambio está por llegar: el zar del software Azim Premji y el magnate de las telecomunicaciones Sunil Mittal han creado organizaciones de caridad, y Vineet Nayyar, director de la empresa de software Tech Mahindra dio recientemente un tercio de sus acciones a otra organización solidaria.
"Estas grandes donaciones, las fundaciones privadas, la mayor organización en el panorama de las ONG y los actos masivos que fomenten la recaudación de fondos impulsarán una mayor cultura de filantropía en India", apuntó Sheth.
"Lo que también se necesitan son leyes fiscales favorables".

Ahora ve
En la última década, el trabajo desde casa aumentó 115% en todo el mundo
No te pierdas
ç
×