¿GB ‘libra’ o no la crisis europea?

El Reino Unido puede unirse a los problemas de deuda de países como Grecia, España o Portugal; su gasto público puede ser más de la mitad de su PIB en 2010; y su deuda el 64% del PIB en 2011.
libra-inglaterra-gb-reino-unido  (Foto: Jupiter Images)
Colin Barr

Durante el año pasado, las preocupaciones en torno a los gobiernos con problemas financieros se han centrado en los países del sur de Europa, denominados PIGS (Portugal, Italia, Grecia y España, por sus siglas en inglés).

Pero esta semana las autoridades británicas presentaron un presupuesto que no detallaba las medidas para recortar gastos. Esa vaguedad no sorprende, dada la lenta recuperación de la economía del Reino Unido, y la contienda política por las elecciones nacionales a realizarse en mayo.

Los analistas opinan que el Gobierno del país ha malgastado una oportunidad para acallar los temores sobre el costo que tendrá financiar la recuperación de una economía muy apaleada. El gasto público está en camino de representar más de la mitad del PIB de Reino Unido en 2010, mientras que la deuda gubernamental puede equivaler el 64% del PIB en el 2011, frente al 44% de 2009.

"En conclusión, el presupuesto ha fracasado en actualizar las percepciones que tiene el mercado del crédito del Reino Unido. Es demasiado pronto para rechazar la posibilidad de una reducción en la calificación AAA del país" apuntó la economista Lena Komileva de la correduría Tullett Prebon.

También es demasiado pronto para sugerir la posibilidad de una degradación crediticia. La agencia calificadora Moody's dijo este mes que si bien los gobiernos de Estados Unidos y Reino Unido, altamente endeudados, enfrentan un enorme reto controlando sus costos de deuda, estos tienen una flexibilidad importante.

Ambos países son capaces, por ejemplo, de reunir fondos vendiendo deuda denominada en sus propias monedas, además, la libre flotación de sus divisas puede suavizar los ajustes económicos. Este año, la libra esterlina ha caído 8% frente al dólar.

Más aún, en ambos países los bancos centrales han absorbido durante la crisis miles de millones de dólares de deuda pública emitida.

Esa flexibilidad no la tienen otras naciones de la zona euro. Grecia y Portugal, por ejemplo, pidieron prestadas enormes cantidades de dinero a tasas inferiores a las del mercado, pero sus economías perdieron competitividad y la capacidad para restaurarla a través de la devaluación de su moneda.

Estados Unidos y Reino Unido, mientras tanto, están buscando maneras de recaudar dinero, y los inversionistas se preguntan cuánto tendrán que pagar esos gobiernos para conseguirlo. La pregunta no es ociosa, tan sólo la semana pasada el rendimiento de los bonos del Departamento de Tesoro estadounidense a 10 años subieron a 3.88%

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ese porcentaje es similar al del rendimiento del bono británico a 10 años, que ha permanecido estable este año y se ubica alrededor del 4%.

De cualquier forma, las autoridades británicas tendrán que esforzarse mucho tras las elecciones de primavera. "La mayoría de los detalles (del gasto público) no se aclararán hasta después de las elecciones generales" opina Howard Archer, economista de IHS Global Insight.

Ahora ve
Barcelona rinde homenaje a las 14 víctimas de los atentados
No te pierdas
×