Bonos del Tesoro, una demanda sin fin

La dependencia estadounidense realiza una emisión de 82,000 mdd en nueva deuda gubernamental; algunos analistas temen que la demanda por estos instrumentos no sea suficiente, pero se equivocan.
azul-dinero-dolar-mano-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Katie Benner

El Departamento del Tesoro estadounidense emitirá, tan solo esta semana, 82,000 millones de dólares (mdd) en nueva deuda. ¿Mucho dinero? Sí, y esta masiva emisión se usará para financiar los programas de la administración de Obama.

Esta enorme oferta con la que el Tesoro ha inundado el mercado ha generado cuestionamientos sobre si la demanda de los inversionistas podrá mantener tal ritmo y continuar financiando así el enorme déficit del país, pero el Gobierno del presidente Obama ya ha disipado esas dudas. ¿Cómo y por qué?

Fuerte demanda

La demanda de bonos del Tesoro no se reducirá. Los rumores sobre compradores extranjeros que ya no adquirirán más deuda estadounidense son exagerados. Cierto que la subasta del mes pasado de 118,000 mdd en bonos a dos años estuvo algo floja, pero los analistas opinan que ello se debió a las vacaciones de primavera y a los tiempos fiscales que otros países tienen.

Pero ahora que todo ha vuelto a la normalidad, hay muchos inversores extranjeros y planes de pensiones que esperan las próximas subastas de bonos. Y gracias a la reforma financiera, las firmas tendrán más capital para invertir en títulos con calificación triple A, que es la definición justa de los bonos del Tesoro.

Las inversiones denominadas en dólares ganan popularidad

Actualmente los inversores que buscan activos denominados en dólares no tienen muchas opciones, la deuda estadounidense es casi la única elección. Los instrumentos exóticos que ocasionaron la crisis financiera están congelados o sencillamente ya no se ofrecen. Con la desaparición de las obligaciones de deuda colateralizadas y los títulos respaldados con activos, la única emisión de deuda denominada en dólares de calidad institucional son los papeles del Tesoro.

Las tasas de interés no subirán pronto

En tercer lugar, la Reserva Federal ha advertido que elevará las tasas de interés para combatir la inflación, pero pocos analistas creen que esa medida será aplicada en los próximos meses. El Gobierno puede decir que la economía mejora, pero ello no significa que sea el tiempo de subir las tasas. Quienes comercian bonos dijeron a Fortune que no esperan una subida hasta fines de año o principios de 2011.

De igual forma, en la reunión más reciente de la Reserva Federal, las autoridades dijeron que la economía podría ralentizarse en los próximos meses, por lo que un alza en las tasas de interés es poco probable.

Algunos economistas prevén una doble recesión, lo que también refuerza la creencia de que un incremento en las tasas no ocurrirá sino hasta 2011. Además, cuando los inversionistas están preocupados por que la inflación ‘se coma' el retorno de los bonos, suelen invertir en acciones, pero eso aún no ocurre. Por el contrario, la venta de bonos TIPS atrajo mucho interés.

La subasta de bonos por 82,000 mdd que esta semana realizó el Tesoro no se compara con la de 123,000 mdd de octubre de 2009, la ocasión en que el país ha emitido mayor volumen de deuda. Pese a esta enorme oferta, los papeles estadounidenses siguen siendo la apuesta más deseable y valiosa para los planes de retiro, las compañías de seguros, los bancos e incluso los gobiernos extranjeros. Hasta que no vuelvan las securitizaciones y el país no se recupere, habrá que esperar en los meses futuros más subastas de bonos.

Ahora ve
Elon Musk presume Roadster, el auto deportivo eléctrico de Tesla
No te pierdas
×