El súper peso ¿bueno o malo para México?

El fortalecimiento de la moneda podría poner en riesgo la recuperación, advierten analistas; sin embargo, existen opiniones de que el peso podría seguir subiendo sin dañar al PIB.
pesos  (Foto: Archivo)
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

El rápido fortalecimiento del peso mexicano mantiene divididos a los inversionistas, entre los que creen que su vigor podría poner en peligro la recuperación de la economía y los que piensan que tiene margen para seguir subiendo sin amenazar la competitividad de las exportaciones.

La vertiginosa carrera del peso, que ha ganado casi un 8.5% en los últimos dos meses, no sólo ha desafiado los pronósticos más optimistas, sino que para muchos podría ahogar al motor de la recuperación económica de México: el aumento de las exportaciones manufactureras hacia Estados Unidos.

Un peso demasiado fuerte eleva los costos de los bienes mexicanos y les resta competitividad frente a productos de otros países, una situación peligrosa para una economía que pese al aumento de la demanda externa, aún tiene una tasa de desempleo alta y un alicaído consumo interno.

Tan sólo el viernes, el peso tocó un máximo intradiario de 12.1825 unidades por dólar, en línea con la tendencia alcista en medio de buenas expectativas sobre el crecimiento de la economía este año y un rezago frente a sus pares emergentes tras el fin de la crisis global.

"Una apreciación muy severa, digamos por debajo de 12 por dólar, definitivamente podría crear problemas de competitividad en un país que no tiene ninguna expectativa de que hayan reformas en el mediano y largo plazo", dijo Bertrand Delgado, economista de Roubini Global Economics en Nueva York.

El viernes, el billete verde, en su valor a 48 horas, cerró en 12.19 pesos.

Pese al ruido generado por la crisis y las advertencias de las calificadoras de riesgo, México no logró hacer mucho para romper su dependencia de los ingresos petroleros y de las compras de Estados Unidos, en donde terminan alrededor del 80% de sus exportaciones.

Eso deja al país atado a una sola gran fuente de ingresos y se convierte en una vulnerabilidad estructural, según especialistas.

El debate ahora ronda sobre cuál es nivel de tipo de cambio sostenible para no poner en riesgo la economía, que sufrió en el 2009 su peor contracción en décadas y que firmas de análisis esperan que crezca este año entre un 4.0% y un 5.0%.

Después de romper el nivel de 12.50 por dólar, el peso entró en un terreno desconocido y abierto a la especulación, según analistas.

"Sería una apuesta en un escenario bastante 'bullish' (optimista) si entras ahorita en busca del 11.5 por dólar (...), pero acá no estamos en ese escenario (...) por tal motivo no hay mucha carne en la mesa para México", dijo Delgado.

Otros minimizan los riesgos

Pero no todos están tan preocupados. Para bancos como Barclays, la fortaleza del peso no es una amenaza para la recuperación económica mexicana.

"No creo que sea un riesgo importante para el panorama de la actividad (...). A estos niveles, la moneda de México está depreciada en términos reales más de 10% con respecto a niveles antes de la crisis", dijo Jimena Zúñiga, economista de Barclays en Nueva York.

"Estamos viendo un poco de 'catching up' (nivelación) y creo que hay todavía un colchón de competitividad importante", agregó Zúñiga.

Antes del estallido de la crisis global, el peso cotizaba entre 10 y 11 unidades por dólar, en un entorno en que el explosivo crecimiento de la demanda global compensaba cualquier merma de competitividad.

Scotiabank cree que la apreciación se va a moderar en algunos meses y espera que el tipo de cambio cierre el año en 13.20 pesos por dólar, muy por encima de los 12.20 estimados por Barclays o los 12.50 de Morgan Stanley.

"Nosotros mantenemos nuestra expectativa de que en la segunda mitad del año el entorno va a ser menos favorable y allí comience una depreciación moderada del tipo de cambio de los niveles que estamos viendo", dijo Carlos González, subdirector de estudios económicos de Scotiabank.

Mientras los optimistas y los pesimistas siguen en desacuerdo sobre el nivel ideal de la moneda local, podría haber un factor externo para cambiar el rumbo del peso.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La posibilidad del inicio de un ajuste monetario en Estados Unidos y otros países desarrollados en la segunda mitad del año no ha sido descartada por muchos analistas, y eso podría golpear al peso mexicano, al igual que a todos los activos de riesgo.

Pero en algo coinciden todos: un peso fortalecido a un nivel por encima de sus fundamentos sería una carga muy pesada para el fino hilo que viene sacando al país del pozo de la recesión.

Ahora ve
El sismo derribó una escultura y una cruz de la Catedral Metropolitana
No te pierdas
×