El nuevo orden mundial automotriz

El acuerdo entre Daimler y Renault Nissan será el modelo a seguir para un sector en recuperación; Volkswagen tiene ventaja para avanzar en los mercados emergentes, que son los más atractivos hoy.
renault daimler nissan acuerdo  (Foto: CNN)
Alex Taylor III

Un par de menciones en las noticias recientes apuntan hacia una nueva dirección en la industria automotriz global: una fue la decisión de Daimler y Renault-Nissan la semana pasada, cuando acordaron cooperar en el desarrollo de autos y motores pequeños. La otra fue la noticia de que General Motors vendió más autos en China durante el primer trimestre de 2010 que en su mercado nacional.

Estos mensajes no pueden ser más claros: los fabricantes de autos necesitan crecer para poder amortiguar los costos alcistas de la nueva tecnología y del desarrollo de productos.

También necesitan una presencia fuerte en los mercados en vías de desarrollo porque sus fortalezas tradicionales en Estados Unidos, Europa Occidental y Japón, han dejado de crecer, y en algunos casos incluso se están encogiendo.

Las estrategias aún están surgiendo, y a la fecha, muy pocas muestran ventajas claras. De hecho, algunos centros neurálgicos industriales están revelando algunos desperfectos.

Toyota siempre ha preferido el crecimiento orgánico a las fusiones o adquisiciones, pero mientras lidia con la repentina crisis con los aceleradores, su capacidad de gestión interna no ha logrado mantener el paso de la expansión global. El fabricante de autos ahora enfrenta la necesidad de ceder parte de su autoridad a sus afiliados extranjeros o colapsar ante su propia complejidad y bajo su propio peso.

Honda ha determinado firmemente que seguirá su propio camino esquivando cualquier alianza, pero sin un consenso sobre el desarrollo de los combustibles alternativos, se topará con el hecho de que la demanda de múltiples tecnologías le tomará la delantera a sus recursos.

En Europa, Daimler debe probar que aprendió lo suficiente de su fusión fallida con Chrysler para hacer que su nueva sociedad sea más exitosa. La pequeña BMW, que no tuvo éxito al intentar crear un acuerdo con Daimler, debe buscar otro socio. ¿Alguien dijo Ford? Esto puede hacerla crecer sin alejarse de su renovada marca.

Entre los gigantes estadounidenses, General Motors ha mostrado que incluso las estrategias más impresionantes requieren una ejecución de los detalles. Sus antecedentes de alianzas fallidas durante las últimas décadas, incluyendo las que hizo con Toyota, Fiat y Suzuki Subaru, muestran que no basta con tener buenas intenciones.

Para asegurarse, los analistas y los fabricantes de autos han hablado de una consolidación de la industria en súper-grupos, al menos desde la década de los 70. Pero los independientes, como BMW y Honda, han prosperado. Además, Corea ha emergido como una potencia, y cerca de 100 fabricantes de autos han nacido en China. Asimismo, India ha conseguido presencia mundial con el innovador Nanocar

Hace cinco años, nadie hubiera pensado que Land Rover, Jaguar, y Volvo serían propiedad de los principales fabricantes de autos asiáticos.

Las barreras para entrar a la industria, que alguna vez lucían insuperables, han probado que no son tan sobrecogedoras para aquellos que están creciendo desde una base del mercado fuerte. Con la llegada de los nuevos, varios fabricantes de autos que llevan establecidos varios años tienen fuertes dudas sobre ellos.

Se duda que el presidente ejecutivo de Renault-Nissan, Carlos Ghosn, pueda reconstruir Renault al mismo tiempo que trabaja con Daimler. ¿Podrá lograrlo todo antes de que colapse por la presión de manejar dos compañías?

¿Podrá Sergio Marchionne, presidente ejecutivo de Fiat-Chrysler, resucitar tanto a Fiat como a Chrysler y agregar una compañía asiática a su grupo antes de que él colapse por la presión de manejar dos compañías?

¿Cuánto tiempo pasará antes de que las compañías medianas como Peugeot-Citroen, Subaru, Mazda y otros sean absorbidos por sus competidores más grandes?

Finalmente, siempre ha sido peligroso elegir a los ganadores en este negocio. A pesar de la intensidad y la complejidad del capital de esta industria, la suerte puede cambiar de un momento a otro.

Pero una empresa parece estar particularmente bien posicionada para tener éxito en este ambiente. En este momento, Volkswagen (VW) tiene una clara ventaja: tiene el tamaño, el alcance global con operaciones exitosas en Sudamérica y China, y un portafolio impresionante de marcas entre las que se encuentran Porsche, Bentley y Audi.

VW ha mostrado que tiene lo necesario para triunfar en uno de los aspectos más difíciles del negocio: compartir los componentes entre su marca sin abandonar a los que producen los márgenes más altos. Esto le permite apoyarse de su tamaño para tomar la mejor ventaja. ¿Quién ha notado que Bentley usa partes del Audi, o que Audi usa partes del Volkswagen?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

VW realmente está equipado, pues tiene objetivos de crecimiento ambiciosos y está por abrir una nueva planta en Estados Unidos. Anteriormente padeció por su inconsistencia y por su calidad mediocre, y tener una casa costosa en Alemania tampoco fue de ayuda.

Pero su administración actual parece tener una solución a sus problemas. Los espectadores estarán observando para ver si VW puede mantener el ritmo, y para ver qué competidor podrá crecer para ponerlo a prueba.

Ahora ve
Aston Martin quiere llevar el lujo de sus autos al sector inmobiliario
No te pierdas
×