Países BRIC, divididos en agenda global

El encuentro de los cuatro principales emergentes, que inicia este jueves, podría complicarse; las diferencias entre Brasil, Rusia, India y China se hicieron más evidentes tras la crisis.
BRASILIA (CNN) -

Los líderes de los cuatro principales mercados emergentes renovarán los llamados por una mayor voz en el orden económico global cuando se reúnan en la capital brasileña esta semana, pero podrían tener dificultades en generar propuestas claras para avanzar a una agenda común.

En su primera cumbre el año pasado en la ciudad rusa de Ekaterimburgo, los denominados países BRIC, Brasil, Rusia, India y China, estaban a la cabeza de un esfuerzo de darle una revisión a las regulaciones financieras globales y de avanzar hacia una nueva moneda de reserva internacional.

Pero con lo peor de la crisis económica global en el pasado, las diferencias entre los cuatro países se han vuelto más evidentes, exponiendo las limitaciones de las ambiciones del grupo.

"No esperen que los BRIC realicen propuestas rimbombantes o revolucionarias porque no va a pasar", dijo Roberto Jaguaribe, subsecretario de Asuntos Políticos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil.

Encontrar alternativas al dólar como moneda de reserva global y usar las divisas locales para el comercio no está en la agenda oficial del encuentro de líderes de dos días en Brasilia que empieza el jueves, aunque los temas se tratarán.

Los BRIC, término acuñado por el economista de Goldman Sachs Jim O'Neill el 2001 para describir la creciente influencia de las grandes economías emergentes, representan un 40% de la población mundial y cerca de un 20% de la producción económica global.

El cuarteto mencionará con seguridad la creciente influencia del grupo para presionar por su demanda de que a los BRIC y a otros países emergentes les sea dada más voz en instituciones financieras globales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

Aunque los BRIC comparten la preocupación sobre los temas de gobernabilidad globales, tienen poco en común además de ser economías grandes y de rápido crecimiento con masivos mercados nacionales.

Las relaciones de China con Rusia e India son complejas por causa de tensiones en seguridad, y Pekín y Moscú no son entusiastas partidarios de la presión de Brasil e India para ampliar el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Abundan las diferencias sobre temas de clima, comercio y monetarios.

"Sobre el comercio y el clima es difícil ver más que una declaración genérica para avanzar en las negociaciones globales", dijo Andre Nassar, del Instituto para las Negociaciones de Comercio Internacional, un grupo de investigación con sede en Sao Paulo.

Como importante exportador de alimentos, Brasil quiere reducir las barreras en agricultura, algo que India se ha mostrado renuente a hacer. Rusia, uno de los principales productores de petróleo, probablemente no abrace ninguna ambiciosa reducción de emisiones.

La devaluada moneda china, el yuan, también es un punto de tensión dado que mina la competitividad de los manufactureros nacionales en otros países BRIC. La semana pasada, el ministro de Finanzas brasileño, Guido Mantega, respaldó llamados a que China apreciara el yuan, diciendo que sería bueno para la economía global.

Pero pocos esperan que el BRIC como grupo presione a Beijing por el tema.

"Creo que lo dejarán para que Estados Unidos lidie con él", dijo Roberto Abdenur, ex embajador brasileño en China y en Estados Unidos.

Comercio mutuo

En ausencia de una agenda externa de largo alcance, los BRIC se focalizarán en el fortalecimiento de los lazos de comercio y de inversión con delegaciones de líderes empresariales, banqueros, cooperativas y bancos de desarrollo estatales explorando oportunidades de negocios.

"Una mayor cooperación al interior del BRIC ayudaría a sus miembros, ya que podría en sí misma surgir como un contrapeso firme para establecer industrias en términos económicos y políticos", dijo un alto funcionario del Ministerio de Finanzas de India, que pidió anonimato.

China y Brasil usarán la cumbre para firmar un plan estratégico a cinco años para una mayor expansión en su relación comercial de crecimiento acelerado. Y se espera que firmas chinas develen algunas inversiones en Brasil, uno de los principales proveedores de China de materias primas como el acero y la soja.

Para el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, la cumbre del BRIC es uno de los últimos grandes eventos que encabezará antes de dejar el cargo a finales de año. Se espera que use la ocasión para reiterar el esfuerzo de Brasil por un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Pekín ve al BRIC como un foro que le permite impulsar los lazos con otras importantes economías emergentes, fortaleciendo la percepción de que está ayudando a otras naciones emergentes como se le pide a menudo que haga.

Pero China está interesada en que los BRIC no sean considerados como un desafío para Washington.

"Hemos venido juntos buscando beneficios mutuos (...) más que confrontación con terceros", dijo el viceministro de Relaciones Exteriores chino, Cui Tiankai.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Aun así, hay temor de que el poder económico y diplomático de China pudiera terminar minando al BRIC como una agrupación coherente dado que no necesita a otros para presionar de modo efectivo por su agenda. El tamaño de su economía implica además que la coordinación política con sus pares del BRIC será difícil.

"El poderío de China probablemente presente un desafío para la cooperación del BRIC y para el BRIC como agrupación", dijo Michael Glosny, experto en China del Massachusetts Institute of Technology.

Ahora ve
Japón presenta su primer avión comercial en 55 años y podría cambiar el futuro
No te pierdas
ç
×