Emergentes quieren más poder en el BM

Los países miembros negociarán esta semana modificaciones al sistema de votaciones del organismo; este convenio vendría con un aumento de capital para el Banco Mundial de 3,500 millones de dólares.
robert zoellick  (Foto: AP)
WASHINGTON (CNN) -

Los líderes financieros del mundo enfrentarán esta semana negociaciones polémicas sobre cómo modificar el sistema de votación en el Banco Mundial para darle más poder a las vigorosas economías emergentes, como China y Brasil, preludio de una lucha mayor en el FMI. El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, comentó a Reuters en una entrevista que estos planes se discutirán junto a conversaciones sobre un aumento de capital de 3,500 millones de dólares en la institución -el primero en más de 20 años-, cuyos fondos vendrían de países ricos y las nuevas potencias emergentes.

Esto ayudaría a que el Banco Mundial recupere sus finanzas tras la gran cantidad de préstamos realizados durante la crisis financiera para ayudar a los países en desarrollo a enfrentar la caída en la demanda global y la profunda baja en los flujos de capital privado.

La reforma al poder de voto en el banco, que generaría 1,000 millones de dólares adicionales en capital nuevo, es un tema políticamente espinoso porque significa que países especialmente de Europa tendrán que ceder algo de su poder en favor de los países en desarrollo.

Reino Unido, uno de los mayores contribuyentes del banco, está en medio de una campaña electoral y existen preocupaciones de que no pueda ser capaz de adoptar una posición hasta los comicios del 6 de mayo.

Incluso los países nórdicos, tradicionalmente generosos en su ayuda para el desarrollo, son reacios a aceptar un poder menor en el organismo.

Los líderes del grupo de los 20 países más desarrollados y en desarrollo (G-20) acordaron, en sus reuniones en Pittsburgh el año pasado, un cambio de un 3% en el poder de votación general del Banco Mundial y de al menos un 5% en el FMI.

Las economías emergentes, que pretenden un cambio del 6% en el poder de voto en el Banco Mundial, expresaron su preocupación de que sea difícil conseguir incluso un 3%.

"No creo que logremos más del 3%", dijo un funcionario brasileño a Reuters.

El G-20 presionó para que se dé un acuerdo sobre el poder de voto en el Banco Mundial en la reunión de esta semana y que coincida con el mayor incremento de capital de la institución, mientras que la reforma al poder de voto en el FMI se decidirá a principios del próximo año.

El Banco Mundial y el FMI dijeron el domingo que esperan seguir adelante con las reuniones de los jefes financieros del mundo del 22 al 25 de abril, pese a los problemas de cierres de vuelos en Europa ocasionados por la ceniza volcánica.

Récord de préstamos

Como otros bancos de desarrollo, el Banco Mundial comprometió un récord de dinero en créditos -más de 100,000 millones de dólares en los últimos 18 meses- para apoyar a los países en desarrollo, dado el colapso del comercio mundial y la desaparición del acceso al crédito debido a la crisis.

Zoellick dijo que la demanda por la ayuda debería caer mientras la economía global se recupera, aunque nada es con certeza.

"La fortaleza de la recuperación es una pregunta seria", dijo a Reuters antes de las reuniones.

El jefe del Banco Mundial señaló que parte de la estrategia crediticia de la entidad durante la crisis no ha sido sólo transferir dinero a los países, sino invertir en maneras de impulsar la productividad, sea mediante infraestructura o educación.

Con los presupuestos de los ricos países donantes afectados por la crisis financiera y los altos niveles de endeudamiento público, Zoellick ha abordado el incremento de recursos en dos fases: mediante un aumento de capital general y a través de ajustes en las suscripciones de los países miembros, o cuotas.

Con esta última, se incrementaría el poder de voto de los países en desarrollo de mayor crecimiento económico reconocidos por el banco, las potencias emergentes como India, China, Rusia y Brasil, y también algunas naciones más pobres de África y América Latina.

"La gente está aunando voluntades respecto al aumento de capital y creo que la gente está mirando unos 3,500 millones de dólares para eso", dijo Zoellick. "Ese sería un buen resultado para mí", agregó.

Zoellick admitió que aunque ha logrado comprometer a los países de mercados emergentes para que eleven sus contribuciones mediante un aumento de capital, la reforma a las cuotas de los miembros es una decisión que está fuera de su alcance.

Las naciones en desarrollo han aumentado sus contribuciones incluso mediante mayores intereses cobrados en sus créditos bancarios.

"Es una decisión de accionistas y (ahí) tengo menos poder de presión porque son ellos los que tienen que decidir", dijo Zoellick. "Sobre esto, la asignación se mantiene como un problema difícil de resolver para los accionistas", agregó.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Consultado sobre si es posible que se llegue a un acuerdo esta semana sobre el cambio del poder de voto para que las naciones en desarrollo alcancen al menos el 3% del que poseen los países desarrollados, Zoellick dijo que era cautelosamente optimista.

"Creo que los accionistas están comprometidos, pero es un proceso polémico", añadió.

Ahora ve
El cambio climático está afectando los lugares más bonitos del mundo
No te pierdas
×