La Fed analiza la turbulencia europea

La Reserva Federal vigila el movimiento en los mercados de Europa, ya que podría repercutir en EU; las proyecciones sobre la economía estadounidense no han sido afectadas por la crisis de Grecia.
RICHMOND, EU (CNN) -

La Reserva Federal (Fed) estadounidense sigue muy de cerca la turbulencia financiera en Europa, ya que podría tener repercusiones en el país y en sus mercados, dijeron este jueves funcionarios del banco central.

James Bullard, presidente de la Fed de St. Louis, señaló que la crisis europea, que se centra en los temores sobre el elevado nivel de endeudamiento de Grecia y otros países de la zona euro, representa una amenaza para el cada vez mejor panorama económico estadounidense.

"Un riesgo para el panorama (...) son las secuelas de un potencial default en la deuda soberana a medida que las condiciones siguen deteriorándose en Grecia y otros países", dijo Bullard en una conferencia en la escuela de negocios de la Universidad de Washington.

Su colega de la Fed de Richmond, Jeffrey Lacker, dijo que la turbulencia actual, que ha derivado en violentas protestas en Grecia, no afectaba sus proyecciones sobre el panorama de la economía estadounidense, aunque valía la pena seguir la situación de cerca.

"Es algo a lo que estamos poniendo bastante atención. Esto tiene el potencial de derivar en algo con efectos considerables. Pero no veo eso hasta ahora", dijo a los reporteros tras un discurso en Richmond.

El euro y las acciones mundiales han caído durante los últimos tres días, golpeados por los temores sobre la crisis griega y su posible contagio a otras economías de la zona euro.

Grecia aprobó la tarde del jueves duras medidas de austeridad como parte de un plan de rescate conjunto entre la Unión Europea y el FMI que busca evitar una posible moratoria en la deuda.

Bullard planteó la posibilidad de una reestructuración en la deuda de Atenas, señalando que otros países han atravesado este tipo de procesos en el pasado.

"Reestructurar la deuda, si llegamos ha eso, puede ser superado (...) no es placentero", afirmó, para después reconocer que esto crearía una fuerte volatilidad en los mercados.

Restricciones en los mercados de capital, que recuerdan a las vividas en las primeras etapas de la crisis financiera global a mediados del 2007, resurgieron esta semana ante los temores de que la crisis de la zona euro pueda asfixiar los préstamos interbancarios.

Pese al delicado panorama, el Banco Central Europeo evitó tomar nuevas medidas el jueves para evitar que la crisis se contagie y mantuvo sus tasas de interés sin cambios.

El mercado había especulado con que la entidad podría adoptar nuevas medidas para contener los problemas en la deuda soberana.

Thomas Hoenig, presidente de la Fed de Kansas City, dijo que el Gobierno de Estados Unidos debería hacer frente a sus propios problemas de deuda, que según él podrían aumentar la presión sobre el banco central para mantener las tasas bajas para "monetizar" los déficits.

Hoenig y Lacker, considerados como parte de los miembros más estrictos dentro de la junta de la Fed, sostienen que el banco central debería "noramalizar" su hoja de balance, vendiendo parte de la deuda respaldada por hipotecas adquirida durante la crisis financiera.

"Tiene sentido (...) comenzar a normalizar nuestra hoja de balances antes de subir las tasas", dijo Lacker en el foro Virginia International Investors Forum.

"Normalizar nuestra hoja de balance implica reducir su tamaño, retornar a nuestra tradición de tener sólo activos del Tesoro", agregó.

Lacker dijo que seguía respaldando el compromiso del banco central para mantener sus tasas de interés bajas "por un período prolongado", pero añadió que analizaba constantemente su utilidad.

El presidente de la Fed, Ben Bernanke, también habló el jueves, pero no se refirió de manera directa a la política monetaria.

Por el contrario, se enfocó en los esfuerzos del banco central para reformar su postura ante la supervisión, diciendo que podría hacer pública más información sobre la supervisión tras calificar como exitosa la divulgación de los resultados de las pruebas de tensión a los bancos realizadas el año pasado.

La Casa Blanca 

El Gobierno del presidente estadounidense Barack Obama sigue de cerca la evolución de la crisis griega y su impacto global, dijo el jueves un funcionario de la Casa Blanca.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"El presidente ha sido informado regularmente por su equipo económico", afirmó el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs, agregando que los asesores de Obama estaban en contacto frecuente con sus pares europeos.

"El Tesoro está supervisando la situación de cerca", dijo Gibbs, mientras el índice industrial Dow Jones de Wall Street caía más de un 3,5 por ciento en reacción a los problemas de Grecia.

Ahora ve
Diez alimentos que le hacen bien a tu cerebro
No te pierdas
×