Mejor pagar multas que salud en EU

AT&T y Verizon pensaron en quitar los seguros médicos tras la reforma firmada por Barack Obama; los cálculos les decían a las empresas que pagarían menos por penalizaciones que por coberturas.
salud-seguro-pastillas-medico-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Shawn Tully

El gran misterio que rodea a la histórica ley del cuidado a la salud es la forma en la que los corporativos cubren a la mayoría de los estadounidenses, cuya magnitud y precio reaccionará a las nuevas penalizaciones, impuestos y subsidios del totalmente distinto régimen de la nueva ley. Ahora los estadounidenses ven las opciones que están contemplando las grandes firmas como AT&T y Deere para lidiar con la nueva legislación.

Documentos internos que recientemente fueron revisados por Fortune, originalmente solicitados por el Congreso de Estados Unidos, muestran lo que predijeron los críticos de la ley, y lo que sus campeones temían. Varias compañías grandes están estudiando un camino que era impensable: el abandono de la cobertura del cuidado a la salud a sus trabajadores a cambio del pago de penalizaciones al Gobierno.

Eso puede desmantelar el sistema basado en el empleador que ha reinado desde la Segunda Guerra Mundial, y también contradice las declaraciones del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, al decir que los estadounidenses que disfrutan de su plan actual podrían conservarlo. Y como podremos ver, ampliará los costos proyectados de la propuesta de ley, que controla los déficits al asumir que los empleadores estadounidenses seguirán siendo la columna vertebral del sistema del cuidado a la salud del país.

Por lo tanto, la reforma del cuidado a la salud corre el riesgo de convertirse en una víctima. Es sorprendente que los documentos corporativos que muestran esto se hicieron públicos gracias a una serie distinta de consecuencias accidentales: contaron una historia muy distinta a la que los políticos que la pidieron estaban esperando.

Por qué hubo aseguraciones pero no hubo audiencias

Después de que el presidente Obama firmara la ley el 24 de marzo, varias empresas anunciaron aseguraciones fuertes debido a algunos cambios fiscales que aparecieron. La legislación eliminó el derecho de las compañías para deducir los subsidios de medicamentos para jubilados de sus impuestos corporativos. Eso redujo los ingresos proyectados, y como resultado, AT&T y Verizon hicieron cobros públicos de alrededor de 1,000 millones de dólares.

Esta noticia molestó fuertemente al legislador Henry Waxman, quien acusó a las firmas de emplear estas grandes cifras para exagerar la carga que tendría sobre los empleadores la reforma del cuidado a la salud. Waxman, presidente del Comité de Energía y Comercio de la Cámara, exigió que entregaran sus reportes confidenciales y convocó a audiencias a sus altos ejecutivos.

Pero Waxman no sólo pidió los documentos relacionados al asunto de las aseguraciones. Quería todos los documentos que las compañías tenían en donde se discutía lo que la ley haría a su gasto menos controlable: los costos del cuidado a la salud.

Esta petición dio un resultado de 1,100 páginas de documentos de cuatro empleadores importantes: AT&T, Verizon, Caterpillar y Deere. Pronto, los demócratas en el Comité de Energía los estudiaron, y cancelaron las audiencias de forma abrupta. El 14 de abril, la mayoría del Comité emitió un memo afirmando que las "aseguraciones eran apropiadas y conforme a las reglas de la Comisión de Valores y Mercados (SEC por sus siglas en inglés)". El comité también declaró que los memos tomaron una visión general de la nueva legislación. Los documentos, según el memo de los demócratas, muestran que "el impacto general de la reforma a la salud sobre los empleadores grandes podría ser benéfico".

No se menciona en ninguna parte del informe de cinco páginas que alguna compañía de las cuatro estuviera sopesando los costos y beneficios de dejar ir sus coberturas. AT&T creó una presentación en PowerPoint llamada "Costos Médicos contra Penalizaciones de No Cobertura". Un documento que la compañía de consultoría Hewitt Resources realizó  para Verizon, señaló que "aunque las revisiones propuestas [sobre las empresas que no ofrecen cuidado a la salud] son materiales, son modestas en comparación con el costo promedio del cuidado a la salud", y menciona que para evitar costos y regulaciones, "los empleadores pueden considerar abandonar el mercado de cuidado a la salud, y enviar a sus empleadores a los Intercambios". Bajo la nueva ley, los empleados que pierden su cobertura comprarán cuidado a la salud por medio de intercambios manejados por el Estado.

Kenneth Huhn, vicepresidente de relaciones laborales en Deere, dijo en un correo interno que su firma debería tomar en cuenta las alternativas de ofrecer beneficios de salud, los cuales "se acumularían hasta un punto de cobertura denegada y sólo se pagaría por la penalización", y añadió que ya creía tener la capacidad para realizar este cambio por medio del acuerdo laboral. Caterpillar sintió que debería "considerar fuertemente" la opción de la penalización.

En estos análisis, que muestran que es menos costoso "pagar" que "participar", se puede ver la amenaza de abandonar las estructuras tradicionales del cuidado a la salud.

El costo paralelo

De hecho, las compañías tienden más a dejar de ofrecer cobertura si predicen que la ley aumentará los costos de la curva en vez de reducirlos. Por ejemplo, Deere dijo: "esperamos un aumento del doble en el cuidado a la salud porque ahora la mayoría de los estadounidenses tendrá un seguro, y las compañías de seguros intentarán absorber el 15% no asegurado en un grupo médico privado".

Tanto Caterpillar como Verizon creen que el requisito para permitir a los dependientes permanecer en las pólizas de sus padres hasta los 26 años será costoso. Caterpillar calcula el gasto adicional en cerca del 20 millones de dólares al año.

Estos dos nuevos impuestos y las penalizaciones a los empleadores cambian los cálculos del cuidado a la salud

Primero tenemos el "impuesto Cadillac" sobre planes costosos. Este es un impuesto interno del 40% para las pólizas que cuestan más de 8,500 dólares por individuo o 23,000 dólares por familia. Los documentos de Verizon predicen que el impuesto costará a sus empleados 255 millones de dólares al año cuando aplique en 2018, y aumentará pronunciadamente a partir de ese punto. Hewitt tampoco está seguro de que Verizon pueda abandonar el impuesto completo a sus empleados: esto podría imponer un fuerte peso en la firma. "Muchos han calificado este impuesto como un pase para el consumidor", señaló el documento de Verizon. "De cualquier forma, habrá riesgos legales y de negociaciones fuertes que superar para que este sea el caso de Verizon".

En una declaración hecha a Fortune, Verizon dijo que "no está considerando ni contemplando" los planes que se dieron a conocer en el informe, aunque los registros muestran que la compañía sí envió su informe a su junta poco después de que el Congreso aprobara el plan de reforma.

En segundo lugar, la ley impone nuevos impuestos a los fabricantes de medicamentos, a los fabricantes de dispositivos médicos y a los proveedores de seguros de salud. Hewitt duda un poco que Verizon los vaya a pagar: "se trata de cuotas o impuestos internos que serán cobrados a los empleadores por medio del aumento de sus tasas y cuotas".

Caterpillar y AT&T sí dieron a conocer las diferencias de costos: Caterpillar hizo sus cálculos en noviembre, cuando la legislación más probable habría generado un impuesto del 8% sobre la nómina a las compañías que no ofrecieran cobertura. Incluso con esa enorme penalización, Caterpillar declaró que con esta ley puede perder hasta 25 millones de dólares al año, o casi 10%. Ahora, como 2,000 dólares es mucho menos que 8%, podría ver una reducción de más del 70%, según los cálculos de Fortune. Caterpillar no respondió a la solicitud de comentarios.

AT&T reveló que gasta 2,400 millones de dólares al año en cobertura para sus casi 300,000 empleados activos, una cifra que caería a 600 millones de dólares si AT&T dejara de ofrecer cobertura de cuidado a la salud y pagara la penalización. AT&T se negó a hacer comentarios.

¿Qué pasa con los empleados abandonados?

¿Y por qué no dejaron de ofrecer la cobertura a los empleados hace mucho tiempo? El cálculo crucial de costos de la ley de la Oficina Presupuestal de Congreso (CBO por sus siglas en inglés), señaló que los planes de las empresas cubrirán más empleados de los que cubren ahora dentro de 10 años. La razón por la que la ley no suma al déficit, según la CBO, es que menos de 25 millones de estadounidenses cobrarán los subsidios que manda la ley en 2020.

Estos subsidios son verdaderamente grandes: las familias de 4 personas con ingresos de entre 22,000 y 88,000 dólares pagarán entre el 2% y el 9.5% de sus ingresos en primas, y el Gobierno federal pagará el resto. Las pólizas para una familia que gana 66,000 dólares les costará sólo 5,300 dólares al año si el Gobierno paga la diferencia: más de 10,000 en la mayoría de los cálculos.

Y como todos saben, eso no está nada mal para una compañía masiva, y es un gran acuerdo para las ellas mismas. En un mercado laboral tan competido, los empleadores que se deshagan de sus planes deberán dar a los empleados un fuerte aumento, y esos aumentos podrían ser mayores, incluso después de impuestos, que las primas que pagarán los empleados que participarán en los intercambios.

¿Qué significa esto para la reforma del cuidado a la salud si el régimen auspiciado por los empleadores falla? Según Fortune, cada persona que sea dada de baja le costará al Gobierno un promedio de 2,100 dólares después de deducir los impuestos extras recolectados sobre su pago adicional. Si el 50% de la gente cubierta por los planes de la compañía salen del plan, los costos federales del cuidado a la salud aumentarán 160,000 millones de dólares para 2016, además de los 93,000 millones de dólares en subsidios que ya predice la CBO. Claro que, como hemos visto durante el proceso de la reforma a la salud, es imposible saber con certeza cuáles serán las consecuencias accidentales de estas acciones.

Ahora ve
Así fue el escape del alcalde opositor venezolano Antonio Ledezma
No te pierdas
×