7 ciudades de EU tienen bonos basura

No sólo Grecia y España están ahogadas en deudas; EU necesita austeridad semejante a esos países; la presión es más severa en Central Falls, donde Moody’s asignó la menor nota antes del impago.
Pennsylvania  (Foto: Jupiter Images)
Hibah Yousuf
NUEVA YORK -

¿Crees que solamente Grecia y España están ahogadas en deudas? También en Estados Unidos hay problemas, siete ciudades del país han visto cómo se reduce la calificación de sus bonos municipales por debajo del nivel de inversión. Su deuda pública ahora es bono basura, con menos valor que la de los atribulados países europeos.

"La crisis de presupuesto de Estados Unidos, su perspectiva de crecimiento y la necesidad de austeridad es similar a la de Grecia", indica Matt Fabian, director ejecutivo de la firma consultora Municipal Market Advisors.

El pasado trimestre, Moody's calificó de basura a la deuda emitida por Harrisburg (en Pennsylvania) y Woonsocket (en Rhode Island). Por su parte, la agencia calificadora Fitch Ratings hoy tiene a cuatro ciudades en la lista negra de las inversiones: Detroit y Pontiac (ambas en Michigan), Harvey (Illinois) y Littlefield (Texas). Standard and Poor's ha señalado sólo a una: Central Falls (Rhode Island).

Estas 7 ciudades están asfixiándose bajo el peso de la recesión. Los habitantes padecen desempleo, y sin trabajo tampoco pueden pagar impuestos sobre la propiedad, la principal fuente de ingresos de los presupuestos locales. Además los gastos operativos de estas ciudades se mantienen, los pagos de pensiones y de deuda no se esfuman, mientras que su crédito empeora y el costo de endeudamiento para financiar proyectos municipales se encarece día a día.

La presión fiscal es especialmente severa en Central Falls. Moody's recortó su calificación a C (la nota más baja antes del impago) luego de que la administración de la ciudad pasara a manos de las autoridades judiciales, ahora sus finanzas y su futuro son gestionados por un abogado asignado por la Corte.

La ciudad no puede financiar su fondo de pensiones y enfrenta déficits "por encima del 20% del presupuesto para el año fiscal en curso y del año fiscal 2011 debido a la reducción de la ayuda estatal y al aumento en los costos de pensiones" según S&P.

Moody's también redujo la calificación de los bonos públicos de Harrisburg a B2 (cinco puntos por debajo del nivel de inversión). Para ponerlo en perspectiva, para Moody's los bonos del gobierno griego son A3 (dentro del nivel de inversión).

La situación financiera de la capital de Pennsylvania es tan frágil que el contralor Dan Miller ha recomendado declararse a la bancarrota. La medida es tan poco frecuente que, desde 1937, únicamente 245 municipios de 80,000 se han acogido al Capítulo 9. Pero la insolvencia de la ciudad, endeudada por un incinerador de basura de 3000 millones de dólares (mdd), podría conducirla a declararse en quiebra.

"No somos una chequera en blanco. Para empezar pagamos elevados impuestos, nuestros habitantes son pobres, no hay crecimiento en la ciudad. Si nos acogemos al Capítulo 9 podemos enfocarnos a reducir nuestra deuda. Si pudiéramos reducirla de 300 a 100 mdd, podríamos encontrar la forma de pagarla", explica Miller.

Sin embargo, la alcaldesa Linda Thompson cree que Harrisburg puede salir de la deuda sin recurrir a la bancarrota, considerada un suicidio político y una alerta roja para posibles nuevos negocios. Como alternativa, propone renegociar la deuda del incinerador y vender los activos de la ciudad, incluidos los estacionamientos públicos, que reportan 18 mdd anualmente, casi una tercera parte de los ingresos de la ciudad.

Para Jim Spiotto, socio del despacho Chapman & Cutler, el país se encuentra en "un punto de inflexión, en el pasado, la economía caía y se recuperaba, y era un proceso más bien rápido. Pero esta crisis parece más profunda, más dolorosa y prolongada, y como resultado podríamos tener un mayor número de víctimas."

La mayoría de los economistas concuerdan en que para tener una recuperación robusta, la tasa de desempleo (que aún sigue por encima del 9%) debe mejorar. Mientras la desocupación laboral siga siendo alta, los contribuyentes tendrán dificultades para pagar sus impuestos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Declararse en bancarrota le da a la ciudad una posición para tranquilizar a los acreedores inseguros, también le da espacio de maniobra en las obligaciones contractuales laborales, que son muy costosas para el presupuesto, permitiendo a la ciudad negociar con los sindicatos de empleados públicos. Eso fue lo que hizo la ciudad californiana de Vallejo, cuando se declaró en quiebra en mayo de 2008.

La quiebra usualmente no afecta a los tenedores de bonos públicos, se les paga porque las ciudades quieren tener la posibilidad de seguir pidiendo dinero prestado. Son los residentes de la ciudad quienes más sufren, pues los municipios optan por reducir servicios, como la recolección de basura, o despiden empleados y elevan los impuestos para controlar los crecientes déficits.

Ahora ve
Cinco consejos para viajar aunque no tengas mucho dinero
No te pierdas
×