España vive paro y estudia más recortes

La ministra de Economía dijo que aplicarían más medidas para bajar su déficit a 3% del PIB en 2013; sindicatos dijeron que 75% de trabajadores del sector público español se quedaron en casa.
Elena Salgado  (Foto: AP)
MADRID (CNN) -

España introduciría medidas adicionales para alcanzar su objetivo de reducir el déficit público al 3% del PIB en el 2013, si la ejecución presupuestaria presenta desviaciones con respecto a lo previsto para el 2011, dijo el martes la ministra de Economía.

"Tenemos un compromiso firme de llegar a un déficit del 6% del PIB en 2011 para el conjunto de las administraciones públicas", dijo la ministra Elena Salgado, tras una reunión de los ministros europeos de Finanzas en Luxemburgo.

"Si hay alguna desviación, tomaremos las medidas necesarias para alcanzar ese objetivo. Pero en este momento, nosotros entendemos que hemos presentado medidas (...) que nos permiten cumplir ese objetivo", afirmó.

El Parlamento español validó recientemente un decreto para cumplir con la exigencia europea de reducir adicionalmente los gastos públicos en 15,000 millones de euros en 2010 y 2011, para acelerar el objetivo de reducir el déficit en el 2013 al 3% del Producto Interno Bruto, tal como lo establecen las reglas de la Unión Europea.

La ministra señaló también en una entrevista con una radio española que el Gobierno considera necesaria una reforma del actual sistema de pensiones.

El presidente de los ministros de Finanzas de la zona euro, Jean-Claude Juncker, dijo el lunes que España y Portugal "están trabajando para tomar medidas adicionales si es necesario para alcanzar los objetivos (de déficit) de 2011".

Salgado también salió al paso de los comentarios sobre la presión de la UE para emprender una reforma del sistema público de pensiones y dijo que era una reforma "necesaria".

"Es una reforma de las pensiones que es necesario hacer, está en todos los informes internacionales y también de la Comisión Europea desde hace ya muchos años, también en los nuestros propios, pero es una reforma que tenemos tiempo para hacer", señaló en la entrevista con la radio Cadena Ser.

Salgado indicó que el Gobierno envió una propuesta para reformar el sistema de pensiones al Pacto de Toledo, del que espera una primera respuesta en las próximas semanas.

"Es deseable que antes incluso del verano (europeo) pudiera haber una primera evaluación del Pacto de Toledo y continuar trabajando", dijo Salgado.

A principios de este año el Gobierno presentó una propuesta para ampliar obligatoriamente la edad de jubilación hasta los 67 años desde los 65 años y sugirió la necesidad de modificar otros aspectos del sistema actual de pensiones para garantizar su viabilidad.

No obstante, Salgado afirmó que el sistema de pensiones no corre peligro a corto plazo.

"Hasta los años 35-40 nuestro sistema de pensiones no tiene ningún riesgo, pero cuanto antes se comience, más tiempo habrá de hacerla (la reforma de las pensiones) de manera gradual", indicó.

En vísperas del cierre de una controvertida reforma laboral -previsiblemente la semana próxima-, economistas y analistas se preguntan si el Gobierno español será capaz de revisar un sistema de pensiones que puede comprometer la estabilidad presupuestaria del país a mediano y largo plazo.

El denominado "Pacto de Toledo", conformado por los distintos grupos políticos parlamentarios, establece desde 1995 las líneas de actuación y de reforma a introducir en el sistema de pensiones contributivo.

La titular de Economía reiteró que la reestructuración del sistema financiero español estará completada a finales de este mes tal y como está previsto en el calendario del Banco de España.

"Antes del final de junio las cajas de ahorro que tengan que participar en procesos de fusión los habrán anunciado y, por tanto, en ese día, el gobernador del Banco de España (...) podrá certificar que el proceso de reestructuración de nuestro sistema financiero y cajas de ahorro ha terminado", señaló.

Sindicatos en huelga

Los sindicatos de España dijeron que tres cuartos de los trabajadores del sector público se quedaron en casa el martes, a fin de protestar contra un plan de austeridad del Gobierno que busca reducir el déficit y sacar al país de la recesión.

Sin embargo, las cifras contrastaron con las del Gobierno, que afirmó que sólo el 11% de los empleados públicos se habían plegado a la acción hasta el mediodía.

Los sindicatos UGT y CCOO dijeron que los primeros datos mostraban que un 75% de los 2.3 millones de funcionarios se sumaron a la paralización, dejando a escuelas, hospitales y otros servicios de emergencias operando a su nivel mínimo.

El Gobierno dijo que el dato acumulado de seguimiento en los turnos de noche y mañana en un 10.99%. Por la noche, según un dato anterior, un 16% de los funcionarios se habían sumado a la huelga.

"El turno de mañana ha sido de menor incidencia que el turno de noche", dijo la secretaria de Estado de la Función Pública, Consuelo Rumí, que destacó la normalidad en la que estaba transcurriendo la protesta.

Las calles de Madrid estaban tan concurridas como es habitual, aunque pequeños grupos de personas interrumpieron por la mañana el tráfico en la zona de Nuevos Ministerios y por la tarde los sindicatos convocaron a una marcha en el centro de la capital.

Los paros del martes, convocados tras un plan del Gobierno para ahorrar 15,000 millones de euros del presupuesto, podrían mostrar el nivel de apoyo para una posible huelga general.

Los trabajadores del sector público se enfrentan a recortes del 5% este año y una congelación para el 2011, según un plan para recortar el déficit presupuestario al 9.3% del Producto Interno Bruto este año, desde un 11.2% en el 2009, y luego al 6% en el 2011.

El Gobierno no dio datos del seguimiento en la enseñanza, donde según los sindicatos un 80% de los funcionarios de las universidades madrileñas y un 60% de colegios e institutos se sumaron a la huelga.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Los salarios de los funcionarios no son los causantes de esta crisis y no deberíamos ser los primeros en sufrir los recortes", dijo Pablo González, de 36 años, un empleado de una oficina de Hacienda en Madrid.

La paralización se produjo un día antes de que el Gobierno presente su borrador de un paquete de reforma laboral a sindicatos y empresarios dentro de unas conversaciones que continúan. Si esas negociaciones no dan resultado, el Gobierno aprobará la reforma laboral por decreto.

Ahora ve
Nicolás Maduro lleva donación a Cuba, golpeada por el huracán Irma
No te pierdas
×