EU va por una sola reforma financiera

Las cámaras alta y baja comienzan a conciliar los dos proyectos sobre los cambios a Wall Street; las propuestas coinciden en algunos puntos, pero ¿cuáles son las diferencias que deberán cabildear?
capitol eu congreso noche  (Foto: Jupiter Images)
Jennifer Liberto
WASHINGTON -

Las negociaciones de la reforma financiera estadounidense iniciarán oficialmente el jueves, cuando los legisladores comiencen a fusionar dos diferentes versiones en un proyecto final de ley que modificará el sistema financiero.

El Senado de Estados Unidos aprobó su versión a fines de mayo, mientras que la Cámara baja suscribió la suya en diciembre. El jueves próximo, demócratas y republicanos procedentes de ambas Cámaras legislativas se reunirán y presentarán sus posturas.

El líder de la mayoría en el Senado, el demócrata Harry Reid, dijo el lunes pasado que esperaba que las negociaciones en torno a la ley concluyeran antes del término del mes. El objetivo es reconciliar ambas versiones antes de que el presidente Barack Obama se dirija a Canadá para la cumbre del G20 el 25 de junio.

Los demócratas esperan que el voto final en ambas Cámaras se realice antes del 4 de julio. "Los proyectos de ley aprobados tanto en la Cámara baja como en el Senado aplicarán las más estrictas protecciones contra la codicia de Wall Street" indicó Reid.

Las dos versiones son similares en muchos aspectos y, de acuerdo a altos funcionarios de la administración Obama, satisfacen la solicitud del presidente de una "sólida reforma integral".

Pero a pesar de las similitudes, persisten varias diferencias clave en las versiones, incluidas algunas que dividen a los demócratas dentro de su propio partido. En las últimas dos semanas, personal de ambas Cámaras se ha reunido para identificar todas las diferencias para agilizar el trabajo de los legisladores designados para negociar la versión definitiva.

Estos son los temas más debatibles:

Especulación por cuenta propia o proprietary trading: en la versión del Senado, la regla Volcker contempla que las autoridades reguladoras limiten la dimensión y el alcance de las actividades de inversión de los bancos. Los reguladores establecerían reglas que impedirían a los bancos poseer fondos hedge y operar en el mercado por cuenta propia. La versión de la Cámara baja, en cambio, no incluye la regla Volcker.

Derivados: los contribuyentes estadounidenses tuvieron que aportar miles de millones de dólares para mantener a flote a gigantes firmas financieras como AIG. Nadie conocía la gravedad de los problemas de AIG cuando el Gobierno tomó control de la aseguradora en septiembre de 2008, ¿por qué? porque las arriesgadas operaciones financieras (conocidas como derivados) que contribuyeron a la caída de AIG no estaban reguladas. Los reguladores tampoco entendían hasta qué punto todas las firmas financieras estaban conectadas mediante estas transacciones.

La propuesta de reforma del Senado es más estricta que la versión de la Cámara baja en el tema de transparentar estos complejos contratos financieros, obligando a que se comercien a través de cámaras de compensación y de Bolsas que pueden establecer con más exactitud el valor de estos títulos. La propuesta de la Cámara baja permite mayor libertad de acción a las entidades financieras para no respaldar (ofrecer colateral o garantía) tales operaciones, especialmente si no se les considera grandes negociadores de derivados.

Eliminar las mesas de operaciones de swaps: La iniciativa del Senado prohíbe a los bancos realizar operaciones con derivados obligándolos a deshacerse de los módulos destinados a esas operaciones. La idea es que los bancos que puedan optar por préstamos de emergencia del erario no participen en apuestas arriesgadas. La versión de la Cámara baja no contempla este veto. La Casa Blanca y el presidente del Comité de Servicios Financieros, Barney Frank, han señalado que podrían presionar para omitir esta enmienda en las negociaciones.

Comisiones de tarjetas de débito: Visa, Mastercard y todos los bancos están combatiendo una enmienda del Senado que limita las comisiones que los comerciantes pagan cuando los clientes usan tarjeta de débito. Las cuotas oscilan entre 1 y 3% de cada transacción realizada con tarjeta de débito o crédito, y cubren los costos de operación por transferir dinero de una cuenta a otra.

El Senado pide a la Reserva Federal (Fed) que establezca para las tarjetas de débito comisiones "razonables y proporcionales" a los costos. También permite que los comerciantes ofrezcan descuentos a los clientes que pagan con tarjetas de débito que suponen menos comisiones por transacción.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Concesionarios automotrices: se debate si los concesionarios deberían o no someterse a la supervisión del nuevo organismo de protección al consumidor de servicios financieros creado por la reforma. La Cámara baja excluyó a los concesionarios de mayor supervisión. Mientras que el Senado sí los sujeta a la regulación de la nueva agencia, si bien una mayoría en el Senado realizó una votación no vinculante para que en la negociación se abogue por que los concesionarios queden exentos. La Casa Blanca se opone a esta exención.

Capital bancario: Ambas versiones de la reforma exigen a los reguladores mayor estrictez en el monto de capital que los bancos deben tener como "colchón" contra pérdidas. La propuesta del Senado es más severa que la de la Cámara baja, pues incluye una enmienda que pide a los reguladores desarrollar nuevas reglas de capital más duras con los bancos que participan en actividades "riesgosas", es decir, aquellos que operen con derivados y productos asegurados.

Ahora ve
Sebastián Piñera lidera las elecciones presidenciales en Chile
No te pierdas
×