Se ‘fuga’ la reforma energética en EU

El derrame de crudo en el Golfo de México debiera ser la punta de inicio para nuevas regulaciones; pero políticos y expertos no logran ponerse de acuerdo sobre cuáles cambios deben realizarse.
BP tortuga petroleo fauna animal derrame BP  (Foto: CNN)
Steve Hargreaves
NUEVA YORK -

Nunca desaproveches una buena crisis. Eso parece argumentar Rahm Emanuel, jefe de personal de la Casa Blanca, para apoyar las reformas a fondo del sistema económico estadounidense.

Justo lo contrario, opinan muchos, es lo que están haciendo los legisladores del país: desaprovechar el derrame petrolero que afecta las aguas del Golfo de México, pues no impulsan una reforma energética radical para conseguir que Estados Unidos deje de depender de los combustibles fósiles.

"Nunca hemos tenido una política energética, y durante décadas hemos desperdiciado oportunidades para tenerla" apunta Joseph Stanislaw, consejero independiente de energía en Deloitte & Touche.

La política energética que apoya Stanislaw, junto a muchos legisladores demócratas y a la mayoría de los partidarios de la energía renovable, contempla encarecer los combustibles fósiles añadiéndoles más impuestos o estableciendo un precio sobre las emisiones de carbono. Esta medida reduciría las emisiones de gas de efecto invernadero (al disminuir el uso de combustible fósil) y hará que las energías alternativas fueran más competitivas. La política también incluye que se destine más dinero a la conservación de la energía y que las empresas públicas compren más energía limpia.

La Cámara baja aprobó una propuesta de ley que contiene estas disposiciones el año pasado. Aunque se desconoce cuál será la versión del Senado de Estados Unidos, la ley aprobada posiblemente incluya nuevas normativas sobre perforaciones debido al derrame de la plataforma de BP.

El líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid, dijo que quería las propuestas sobre su escritorio para el 4 de julio. Pero a menos de que ambos partidos colaboren más, es poco probable que se apruebe una iniciativa de ley que incluya impuestos y límites al carbono.

La falta de colaboración entre partidos no es la única dificultad que enfrenta la reforma energética estadounidense. El plan del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de permitir más perforaciones en aguas profundas a cambio de imponer un impuesto a los combustibles fósiles ha quedado en el aire; las preocupaciones sobre el costo que tendrá dicha política energética para consumidores y empresas manufactureras también echan abajo el plan; y hay una enorme brecha ideológica entre los legisladores que creen que el calentamiento global es un problema y aquellos que no lo creen.

Para Robert Kaufmann, presidente del departamento de Geografía y Medio Ambiente de la Universidad de Boston, la falta de una política energética es decepcionante. La dependencia de EU en los combustibles fósiles no es sostenible, y el accidente de BP ilustra la importancia de cambiar hacia fuentes más limpias, opina Kaufmann.

Cada vez es más complejo encontrar yacimientos de gas y petróleo, y mientras más complicada sea esa extracción más posibilidades hay de que "algo salga mal." Kaufmann advierte que si bien el derrame de BP es enorme y ha capturado la atención de los  medios, derrames de menor tamaño ocurren todo el tiempo en lugares remotos y no nos damos cuenta.

Para otros, los combustibles basados en el carbono no deben abandonarse aún.

Myron Ebell, director de energía y calentamiento global en el Competitive Enterprise Institute, destaca que el vertido de BP es el primer gran derrame ocurrido en aguas estadounidenses desde 1969. Para Ebell, la energía renovable no está lista para una enorme demanda. Tampoco piensa que el calentamiento global sea una grave amenaza.

En su opinión, una política energética integral debería enfocarse en el desarrollo de las enormes cantidades de combustibles fósiles que EU aún tiene, ya sea perforando en la costa de California o explotando los depósitos de gas en las regiones de las Montañas Rocallosas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La dirección que tome el país dependerá finalmente del presidente Obama. La semana pasada, el mandatario dijo que al presente faltaban votos para aprobar una iniciativa de reforma energética en el Senado, pero pidió que los "buscaran en los meses próximos".

Pero hasta hoy, ni la Casa Blanca ni los líderes demócratas en el Senado han dedicado mucha energía para conseguir los votos necesarios.

Ahora ve
Tiroteo en hospital de Guatemala deja seis muertos
No te pierdas
×