EU se reactiva pese a la crisis europea

La Reserva Federal asegura que la economía estadounidense se encuentra en una recuperación cíclica; la desconfianza en el euro ha beneficiado al país mediante bajas tasas de interés a largo plazo.
dolar  (Foto: Jupiter Images)
EU (CNN) -

La debacle de la deuda europea representa algunos riesgos para Estados Unidos, pero no afectaría la recuperación económica del país, dijeron el lunes importantes funcionarios de la Reserva Federal (Fed). Los mercados financieros se han mostrado nerviosos en los meses recientes sobre la posibilidad de que algunos países europeos puedan tener problemas para cubrir sus deudas, lo que abriría la puerta a una potencial nueva crisis en el sector bancario.

El gobernador de la Fed, Kevin Warsh reconoció el debilitamiento de los datos económicos en los últimos meses, pero aseguró que el repunte en la economía del país persistirá.

Según él, la economía estadounidense está en una recuperación cíclica y hay señales "alentadoras" de mejoría en los mercados financieros.

Jeffrey Lacker, presidente de la Reserva Federal de Richmond, adoptó la misma línea, en el sentido de que la sólida recuperación económica en Estados Unidos podría permitir pronto abandonar el compromiso de mantener bajas las tasas de interés por un "periodo prolongado".

"La expansión está encarrilada. El gasto del consumidor sigue expandiéndose a un ritmo razonablemente fuerte dadas las circunstancias. Seguimos viendo fortaleza en la inversión empresarial en equipos y software. Esos factores van a sacar adelante la economía", afirmó.

Pese a las recientes turbulencias en los mercados de crédito, que han sido acompañadas por un alza en el costo del endeudamiento interbancario, es improbable que los problemas en el sistema bancario europeo tengan un gran impacto sobre los bancos estadounidenses, dijo Lacker.

Consultado sobre la amenaza de deflación, Lacker dijo que el resurgimiento de los temores en este sentido es exagerado.

Tras sufrir su peor recesión desde la década de 1930, la Fed bajó las tasas a cerca de cero en diciembre del 2008 y las ha mantenido en ese nivel desde entonces.

Funcionarios del banco central han comenzado a definir lineamientos para un eventual cambio de política, pero siguen siendo renuentes a un giro demasiado brusco.

"Estamos en la etapa de salida", dijo Warsh, apuntando al final de las facilidades de liquidez que la Fed estableció durante la crisis financiera.

El presidente de la Fed de St. Louis James Bullard dijo que las autoridades tendrían que esperar hasta que termine el verano boreal antes de conocer el impacto total de la crisis de Europa en Estados Unidos.

"Queremos ver cuál será el impacto de esto en Estados Unidos y ver durante el verano cómo avanza la situación", afirmó.

"Los datos han sido un poco débiles, así que esperemos para ver. En este momento no tenemos ninguna prisa. De cualquier forma, los datos para la inflación han sido bajos", añadió.

De hecho, mientras que el Producto Interno Bruto se ha estado expandiendo desde el verano boreal pasado, la inflación se ha mantenido controlada.

Los precios al consumidor excluyendo alimentos y energía subieron un tímido 0.9% en el año hasta mayo, muy por debajo de la meta del 2.0% de la Fed.

Controlando hoja de balance

Warsh, en un discurso en Atlanta el lunes, dijo que "algunos" creen que la Fed debiera hacer más para apoyar a la débil recuperación, incluyendo comprar más valores financieros, tal como lo hizo de manera amplia durante la crisis.

Pero por el momento, los funcionarios de la Fed siguen siendo renuentes a recurrir a lo que equivaldría a un cambio radical de política.

"Cualquier decisión de expandir el balance debiera estar sujeta a una vigilancia estricta", dijo Warsh.

Los créditos de la Fed al sistema bancario, conocidos también como la hoja de balance del banco central, crecieron en más del doble desde el inicio de la crisis financiera a más de 2.3 billones de dólares.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Un recrudecimiento significativo de los problemas de deuda en la zona euro sería una preocupación significativa, dijo Bullard, añadiendo igualmente que ve pocas posibilidades de que esto ocurra.

La debilitada confianza en el euro ha beneficiado a Estados Unidos mediante bajas tasas de interés a largo plazo, luego de que los inversionistas buscaran cobertura en el dólar, afirmó.

Ahora ve
La tormenta en la CDMX llegó a este departamento de una forma inesperada
No te pierdas
×