Bonos mexicanos, en manos de extranjeros

México es una de las mejores economías emergentes para inversionistas foráneos, afirman analistas; sin embargo, es un país de contrastes por sus problemas estructurales, mismos que lo debilitan.
Dinero divisas dolar  (Foto: Jupiter Images)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

A casi dos años de la crisis, México se coloca como una de las mejores economías emergentes para los inversionistas extranjeros. Con reservas internacionales altas, tasas de interés históricamente bajas y finanzas públicas sanas, el país se coloca en una buena posición para recibir el flujo de recursos del exterior, coinciden especialistas.

Esto se refleja en la tenencia de valores gubernamentales en manos de extranjeros, que al cierre del primer semestre de 2010 alcanzó un nivel histórico, tras la baja que registró durante todo el año pasado.

De acuerdo con cifras del Banco de México (Banxico), al 30 de junio pasado la posición de inversionistas extranjeros en bonos del Gobierno mexicano ascendió a 366 mil 366.96 millones de pesos (aproximadamente 28,535 millones de dólares). 

Este monto representa el 90% del total de valores gubernamentales que tienen en su poder y 14% de la deuda interna del gobierno entre el público neto, según cifras del banco central. 

Con relación a diciembre pasado, el crecimiento es de casi 27%, al pasar de 289,204.67 millones al 31 de diciembre de 2009 a 366,366 millones el 30 de junio pasado. Es decir, en seis meses la posición de bonos mexicanos en manos de inversionistas extranjeros creció en más de 77,000 millones de pesos

En el entorno internacional actual, México se ve bastante mejor que muchas otras opciones de inversión sobre todo por la situación actual de los fundamentos macroeconómicos, coinciden Mario Correa y Eduardo Ávila, economista senior y subdirector de Análisis Económico, de Scotiabank y Monex Grupo Financiero, respectivamente. 

La posición financiera del Gobierno mexicano es bastante sólida. De hecho, "ha habido una extraordinaria labor en el manejo de la deuda pública y desde ese punto de vista los bonos mexicanos son tremendamente atractivos para los inversionistas extranjeros. Eso es lo que ha estado generando toda esa entrada de recursos a los bonos, desde el año pasado", dice Mario Correa. 

Contar con esa participación foránea, importante en el mercado de bonos, ayuda al país, porque mientras el Gobierno tenga a su disposición abundantes recursos, el costo de su financiamiento es menor y puede emitir nuevos bonos con tasas bajas, destaca. 

Además, ha sido un factor que ha contribuido a reducir las tasas de interés, que también se encuentran en niveles mínimos históricos. "La tasa de fondeo se encuentra en 4.5%; el papel a 30 años, en 7.64%; la tasa a 10 años, en 6.71%, mientras que la de 3 años se ubica en 5.42%; son mínimos históricos". 

Aun cuando los mercados cambiarios y accionario han registrado un comportamiento muy volátil, el mercado de deuda mexicano ha estado muy firme, menciona Eduardo Ávila. 

"Hay dos factores que explican este movimiento. Uno es que el apetito por más riesgo en México está aumentando, porque el rendimiento que está dando la parte baja de la curva es muy bajo y eso obliga a los manejadores de fondos a comprar plazos más largos y el segundo está relacionado con la próxima inclusión de México al Índice Mundial de Bonos Gubernamentales (Government Bond Index)", agrega. 

Por un lado, hay una mayor migración en busca de mayor rendimiento y, por otro, es la incursión de los bonos mexicanos al índice de Bonos Gubernamentales Mundiales; esto es lo que está generando que los extranjeros empiecen a posicionarse en el mercado de deuda para poder replicar este índice una vez que se renueve en octubre. 

Ambos analistas consideran además que la operación conocida como carry trade tiene que ver en la mayor participación de inversionistas extranjeros en México, quienes se fondean en países que tienen tasas de interés muy bajas, prácticamente de cero, para invertir en mercados especulativos.

Esta actividad consiste en pedir prestado en mercados desarrollados en dólares a tasa cero e invertir en países con rendimientos positivos, generalmente emergentes, que dan altas tasas de rendimiento.

Sin embargo, también reconocen que México es un país de contrastes. A los ojos de los inversionistas extranjeros, es una de las mejores economías emergentes para canalizar sus recursos. 

Internamente, presenta problemas estructurales que le impiden crecer a tasas mayores a 6% que permita la generación de más de un millón de empleos y que sean de buena calidad, además del problema de inseguridad que enfrenta la población mexicana. 

El economista en jefe de Scotiabank expone que la economía mexicana sigue siendo vulnerable a los cambios en el entorno global. Enfrenta una serie de problemas que no se han logrado atender, rigideces estructurales que se necesitan resolver para que realmente mejoren las perspectivas del crecimiento. 

"Si el próximo año la economía de EU baja sensiblemente su ritmo de crecimiento nosotros también nos veremos afectados de forma significativa y mientras no haya reformas vamos a seguir teniendo una economía muy rígida que se mueve muy lentamente, que no genera los empleos que se requiere para una población que está creciendo". 

Ávila añade que en el largo plazo, en los planes estructurales, México se encuentra completamente estancado y "los beneficios que estamos teniendo de corto plazo es por una base de comparación muy fácil; con la caída que tuvo la economía el año pasado este crecemos porque crecemos". 

No obstante, deja en claro que hay un punto dramáticamente diferente y es que la velocidad a la que los extranjeros se pueden salir de los mercados financieros mexicanos es demasiado lenta. La principal razón que nos hace diferentes con las crisis pasadas es el grado de inversión, agrega. 

"Cuando una economía tiene grado de inversión los flujos se vuelven mucho menos volátiles, además de que ahora las Administradoras de Fondos de Ahorro para el Retiro (Afore) tienen capacidad para absorber montos importantes de deuda gubernamental y son un participante que puede hacer contrapeso a estos flujos tan grandes". 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, reconoce que México sigue siendo vulnerable ante cualquier situación que se presente relacionada con la economía de EU. De hecho, esa situación quedó más que evidenciada con la última crisis; el estar tan atados con nuestro vecino del norte y enfrentar éste una recesión, nosotros caímos más. 

"Esa vulnerabilidad tiene que ver con los rezagos en los cambios estructurales, no tenemos diversificación y estamos atados a lo que le pase a EU y no tanto a políticas internas", mencionan.

Ahora ve
Las calles de Los Ángeles se pintan de blanco y te decimos la razón
No te pierdas
×