Reforma a Wall Street, a votación final

El cambio a las normas para entidades financieras tendrá un avance crucial en las próximas horas; los legisladores demócratas deben reunir 60 votos para llevar la iniciativa al pleno.
Wall Street  (Foto: AP)
WASHINGTON (CNN) -

La mayor revisión a las reglamentaciones de las firmas financieras de Estados Unidos desde la Gran Depresión posiblemente supere este jueves un importante obstáculo, allanando el camino para que el presidente Barack Obama la convierta en ley.

Los demócratas esperan reunir, aunque ajustadamente, los 60 votos que necesitan para hacer avanzar el proyecto en una votación que posiblemente tenga lugar este jueves.

La aprobación final en el Congreso podría producirse poco después, aunque los republicanos que se oponen a la medida podrían postergar una votación definitiva hasta el viernes por la tarde.

La Cámara de Representantes ya ha aprobado el proyecto, que establece regulaciones más estrictas para todo el sector financiero en un intento por evitar que se repita la crisis del 2007-2009.

Con los republicanos preparados para sacar grandes ganancias en las elecciones legislativas de noviembre, los demócratas desean demostrar a los votantes que están actuando enérgicamente contra un sector que provocó la peor recesión en 70 años.

El proyecto "reduce sustancialmente el riesgo de que los mercados financieros provoquen que la economía implosione otra vez, y da poder a los consumidores y a las pequeñas empresas para tomar mejores decisiones financieras", dijo el senador demócrata Dick Durbin el miércoles en el recinto del Senado.

No estaba claro si los votantes les darán crédito a los demócratas por ello.

Casi la mitad de los encuestados en un sondeo de Bloomberg divulgado el martes cree que el proyecto hará más por proteger al sector financiero que a los consumidores, mientras que sólo el 38% cree que protegerá más a los consumidores.

Una encuesta de Washington Post/ABC News difundida también el martes mostró que el 50% desaprueba la manera en que Obama ha manejado la reforma financiera, mientras que el 44% la aprueba.

La ley Dodd-Frank -bautizada así por sus principales autores, el senador Christopher Dodd y el congresista Barney Frank- deja pocos rincones de la industria financiera sin tocar.

Los gestores de hipotecas, los prestamistas a estudiantes y otras compañías financieras responderán a una nueva autoridad protectora de los consumidores.

Los reguladores tendrán nuevos poderes para tomar el control y desmantelar compañías en problemas y para imponer límites a aquellas que amenacen la estabilidad financiera.

Los grandes bancos enfrentarán nuevos límites a las actividades de riesgo, y muchos tendrán que reservar más capital para cuando deban enfrentar tiempos de crisis.

Además, los grandes fondos privados y los fondos de cobertura sufrirán un control más estricto por parte de reguladores federales, y las agencias calificadores podrían tener que lidiar con un modelo de negocio totalmente nuevo.

Wall Street desplegó un ejército de cabilderos para desbaratar o debilitar el proyecto, pero su esfuerzo fue socavado por los enormes bonos que el sector financiero pagó a sus ejecutivos sólo meses después de que el Gobierno le entregó 700,000 millones de dólares en fondos de rescate.

La mayoría de los republicanos se han opuesto firmemente a la iniciativa, argumentando que es una intromisión que no aborda los problemas en el mercado inmobiliario que avivaron la crisis.

Pero en momentos en que la legislación Dodd-Frank se acerca a convertirse en ley, una nueva crítica ha emergido: la iniciativa de 2,300 páginas no es lo suficientemente específica.

Aún después de que Obama la convierta en ley con su firma, las firmas financieras enfrentarán años de incertidumbre mientras los reguladores la ponen en práctica, según han señalado grupos empresariales y republicanos.

"Simplemente no hicimos todo nuestro trabajo", dijo el senador republicano Bob Corker en la sala de debates de la Cámara Alta. "No sabemos realmente cuales serán las consecuencias de esta legislación", agregó.

La iniciativa establece 533 nuevas regulaciones, 60 estudios y 94 reportes, y las firmas financieras posiblemente reducirán sus préstamos hasta que vean cómo van a ser afectadas, dijo la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

Ahora ve
Momentos de terror y caos tras ataque terrorista en Barcelona
No te pierdas
×