De un plumazo reducen pensiones

Una decisión de la Suprema Corte refleja un sistema de seguridad que está quebrado: académicos; al trabajador se le está negando el principio del Derecho Laboral que es protector y expansivo.
imss  (Foto: Especial)
Isabel Mayoral Jiménez

La decisión de la Suprema Corte de Justicia, de reducir de 25 a 10 veces el salario mínimo con el cual se calcula la pensión de los trabajadores mexicanos, manda claramente la señal de que el sistema de seguridad social de nuestro país está quebrado, coinciden investigadores del Tecnológico de Monterrey y de la Universidad Panamericana.

Aseguran que como no hay dinero, se lo quitan a los trabajadores haciendo una interpretación de la ley; de tal manera que el principio de derecho laboral, que es protector, la Suprema Corte de Justicia lo está negando. No se antoja difícil que el propio IMSS haya sido el que promovió la contradicción de tesis, alertan.

"En cualquier sistema jurídico, el derecho laboral es protector. En México, al trabajador se le están negando derechos adquiridos y principios fundamentales de lo que es el derecho de trabajo que es protector, benefactor, expansivo y extensivo", dice Virgilio Bravo,  director de la División de Ciencias Sociales y Humanidades del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México.

El pasado 9 de junio, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), aprobó reducir de 25 a 10 veces el salario mínimo vigente en la ciudad de México que se aplica para fijar la pensión de los trabajadores que cotizan bajo el régimen de pensiones previsto en la Ley del Seguro Social (LSS) de 1973, vigente hasta el 30 de junio de 1997.

Mario Luis Cortés, Profesor Investigador de la Escuela de Ciencias Económico Empresariales de la Universidad Panamericana agrega: "por 30 años hemos pagado para tener una pensión con 25 salarios mínimos y ahora, de un plumazo, nos dice que nos la van a bajar a 10 veces. Eso se está haciendo porque el Seguro Social está quebrado".

Bajo la Ley del Seguro Social de 1973 (LSS-73), los afiliados que no coticen ininterrumpidamente durante las últimas 500 semanas de su vida laboral, perderán su derecho a una pensión y todas sus contribuciones al sistema, menciona el estudio de BBVA "Hacia el Fortalecimiento de los Sistemas de Pensiones en México: Visión y Propuestas de Reforma", realizado por Adolfo Albo, Fernando González, Ociel Hernández, Carlos A. Herrera y Ángel Muñoz.

Los afiliados con baja densidad de cotización enfrentan un alto riesgo de tener una vejez desprotegida, dice el estudio.

Con la LSS-73 una persona que gana 3 salarios mínimos que en 2010 se esté jubilando, según haya sido de constante en sus  aportaciones, su pensión puede ir desde 4,588 hasta 10,659 pesos mensuales, y en el año 2035, esas mismas cantidades quedarían en 9,754 y 16,192 pesos mensuales, respectivamente.

Sin embargo, los mismos casos, aplicando la LSS-97, para el año 2040, estarían recibiendo pensiones de 2,021 y 3,664 pesos.  En un promedio ponderado, las pensiones de 7, 907 pesos mensuales en el año 2035, quedarán reducidas a un estipendio mensual de 1,727 pesos para el año 2040, con la aplicación de la nueva LSS-97, destaca el informe.

El investigador de la UP subraya que de por sí "las pensiones son de risa. El IMSS busca por todos los medios escamotear semanas cotizadas y las cuentas nunca salen y ahora la Suprema Corte toma esta decisión. Por qué mejor no se ponen a ver la seguridad del país, la situación productiva, en lugar de ponerse a ver cómo le quitan más recursos a la sociedad".

Destaca que "por desgracia la Suprema Corte es la instancia máxima de injusticia de este país y contra ella no hay amparos. Las tesis generan jurisprudencia, que puede invocar el Seguro Social en un litigio para cambiar las pensiones. Nadie se ha querido jubilar por la Afore, sino que se están apegando a la LSS-73 y eso coloca al IMSS en posición vulnerable".

El académico del Tecnológico de Monterrey, Virgilio Bravo califica de desafortunada la decisión que tomó la Suprema Corte. "El derecho laboral tiene un principio universal que es protector, que es expansivo; esto es, todo aquello que beneficie al trabajador se establece como una norma o se favorece desde cualquier instancia legal. El hecho de reducir algo que tenía esta ampliación definitivamente no es favorable al trabajador".

Es una decisión que no afecta a todos los trabajadores, es principalmente al grupo que se acoge a la aplicación de la LSS-73 y con la LSS-97 muchos jóvenes mexicanos no se verán involucrados en este contexto, pero todos aquellos antes de esa fecha evidentemente van a recibir un menoscabo en su pensión, en su jubilación.

"Durante muchos años llevamos ciertas condiciones de trabajo, y ellos tuvieron la expectativa de tener al final de su vida una pensión importante. El reducirla no es favorable creo que va a fomentar un poco más la economía informal, el outsourcing, va a fomentar más la fragilidad en la relación de trabajo y, por otro lado, hay que preguntarle a la Suprema Corte cómo se va a resarcir a aquellas personas que generaron un recursos que ahora resulta no lo van a recibir".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Resalta que todo esto obedece a una grave crisis que enfrenta el país en el sistema de seguridad social, en el IMSS y en el ISSSTE. "En general, nuestra seguridad social es lamentable, es grave, dónde están todos esos recursos que durante muchos años los trabajadores generaron como parte de su contribución social, como parte de sus jubilaciones o pensiones".

Subraya que "ahora resulta que cada vez pierden más beneficios y es la misma Suprema Corte la que contribuye a esto, en un mundo donde el trabajo es incierto, temporal, muy frágil y eso todavía le agregamos una situación de fragilidad mayor, sobre todo con aquellos de la tercera edad que se jubilan".

Ahora ve
Protestas dentro y fuera del Congreso por el proyecto de salud de Trump
No te pierdas
ç
×