EU tiene señales encontradas en su deuda

Los legisladores aún no creen que puedan dejar a la economía estadounidense sin estímulos; el problema es que no coinciden en cuándo el mercado estará preparado para soportar el retiro.
capitol eu congreso reforma financiera wall street 2  (Foto: Photos to go)
Jeanne Sahadi
NUEVA YORK -

Es un estribillo para todos los que creen que el Gobierno debería hacer más para ayudar a la economía: "la recuperación sigue siendo frágil, por lo tanto, los legisladores deberían esperar antes de dar rienda suelta a la deuda de Estados Unidos".

Está bien, pero ¿qué tan fuerte debe estar la economía? Y ¿cuándo se llegará a ese punto?

Erskine Bowles, copresidente de la comisión de deuda del presidente Obama, intentó aclarar este asunto recientemente. "Me cuesta trabajo descifrar cuándo y qué es lo que desencadenará el movimiento hacia la reducción del déficit, porque me gustaría poder hacer una recomendación sólida real", dijo en un foro público con 75 grupos defensores, centros intelectuales y ciudadanos. Poder calcular su llegada es algo complejo.

Los economistas que apoyan al estímulo dicen que marcar la distancia demasiado pronto podría provocar que la economía termine en condiciones más complicadas, empeorando los problemas de deuda de Estados Unidos.

Pero los halcones del déficit advierten que esperar demasiado tiempo podría hacer que el pago en los mercados se vuelva un infierno, lo que también empeoraría los problemas de deuda de Estados Unidos. 

El desempleo como guía

Hay quienes dicen que la tasa de desempleo será un indicador clave para los legisladores, cuando tengan que evaluar si es seguro aflojar las serias restricciones fiscales.

David Walker, ex contralor general de Estados Unidos y presidente de Peter G. Peterson Foundation, sugirió 7%. William Gale, socio de Brookings Institution, optó por 6%. La tasa de desempleo actual es de 9.5%. La Oficina Presupuestal del Congreso estima que la tasa promedio anual caerá a 8% para 2012, y a 6.3% para 2013.

 grafica-191.jpg

*Gráfica: algunos expertos opinan que el nivel de desempleo deberá caer al 7% (incluso al 6%) para que la economía se encuentre tan sana como para reducir el déficit en EU, lo cual puede ocurrir hasta 2014.

James Horney, director de políticas fiscales federales en el organismo liberal Centro de Presupuesto y Políticas Prioritarias, cree que la tasa de desempleo debería ser considerada al igual que otros factores, como el panorama del crecimiento.

"Tomar pasos para la reducción del déficit ahora para que se implementen en algunos años tiene sentido", dijo Horney, pero agregó que en su momento, los legisladores no deberían implementar la reducción del déficit a menos que la economía sea tan fuerte como se espera. Dijo también que, de no ser así, podrían contrabalancear las restricciones fiscales con estímulos.

Gale sabe que la tasa de desempleo "es una guía áspera, no una cifra fija, y los legisladores deberán evaluar el desempeño económico en relación a varias dimensiones".

En parte es áspera porque la llamada "tasa de desempleo de puestos de tiempo completo" es mayor que antes. La tasa indica el nivel base del desempleo cuando la economía puede ofrecer un trabajo para toda la gente que quiera uno con el salario imperante. La tasa solía ser de alrededor de 4.75%. Ahora, la visión del desempleo a largo plazo por parte de la Reserva Federal en 2013 es de hasta 5.3%.

Esperar algunos años

El presidente del Presupuesto del Senado, Kent Conrad, miembro de la comisión de deuda del presidente y halcón del déficit, cree que la comisión no debería recomendar restricciones fiscales serias a corto plazo. "Sería la medicina inadecuada cuando la economía sigue tan débil", dijo Conrad en el foro público de la comisión el mes pasado. "Yo esperaría hasta 2013, incluso 2014, pero después tendremos que aplicar los cambios estructurales que prevendrán la explosión de la deuda, y esto en verdad amenaza la seguridad económica a largo plazo del país".

Atender el problema 

Pero existe la posición opuesta: no hay que mantener las restricciones fiscales. Hay que comenzar por poner fin al estímulo fiscal; eso es lo que el economista conservador Brian Riedl, del Heritage Foundation, propone, pues alega que cada dólar que el gobierno gasta para estimular a la economía es un dólar que sale de la economía porque debe ser declarado o prestado. 

Dividir la diferencia

La ex directora de la Oficina Presupuestal del Congreso, Alice Rivlin, ahora en la comisión fiscal presidencial y co-presidenta de una fuerza de acción de reducción de la deuda bipartidista, dice que hay un punto medio. 

Ella recomienda que se aplique un plan a corto plazo antes de que la economía se recupere, pero el problema es que las medidas reales no serán implementadas en los próximos cuatro a 10 años.

"Habría cierto progreso con la reducción de la deuda futura y no se estaría afectando la recuperación a corto plazo. De hecho, la ayudaría. No debemos esperar hasta ver que la economía se esté recuperando de verdad".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Claro que eso no es exactamente lo que Bowles pedía: señales económicas específicas que aseguren a los legisladores que es seguro dejar que las medidas fiscales restrictivas surtan efecto.

Para eso, no sólo tendrá que depender del viejo dicho de la pornografía: los legisladores podrán reconocer una economía "lo suficientemente dura" cuando la vean. Y tal vez ése será el momento de soltar las riendas.

Ahora ve
Guatapé rinde homenaje a las víctimas del naufragio de una embarcación turística
No te pierdas
ç
×