EU: una economía que infunde el miedo

El mercado estadounidense continua dubitativo acerca de si va a una recuperación o una recesión; el empleo y la confianza del consumidor reflejan una mala expectativa sobre el futuro económico.
miedo mundo peligro global economia  (Foto: Photos to go)
Chris Isidore
NUEVA YORK -

Roosevelt dijo que a lo único que debemos temer es al miedo mismo, y aunque ya no estamos en plena recesión, la incertidumbre sobre la economía causa miedo y retrasa la recuperación.

El presidente de la Reserva Federal estadounidense, Ben Bernanke, dijo la semana pasada que hay una "incertidumbre inusual" en torno a la perspectiva económica del país. Y cada buena noticia parece enturbiarse por el temor a lo desconocido.

Por ejemplo, las compañías están reportando ganancias saludables y tienen bastante efectivo, pero los negocios son reticentes a contratar personal o realizar grandes inversiones. "Las empresas siguen nerviosas respecto a la economía, sus costos, sus productos... no es un ambiente que anime el gasto y el compromiso", opina Howard Silverblatt, analista de Standard & Poor's (S&P).

Los problemas de deuda en Europa así como el temor a una desaceleración en China son sólo dos razones. Además ahora hay más economistas en Estados Unidos que temen a la deflación, una situación que preocupa a las empresas, inseguras de sus ganancias, de contratar y de invertir.

Las empresas también están preocupadas por el poco gasto de los consumidores. La gente cada vez ahorra más y paga su deuda, y aunque eso suene a virtud, podría ahogar el crecimiento económico del país. Las ventas al por menor, que han mostrado señales de vida a principios de año, han caído en los dos últimos meses

"Los consumidores están claramente preocupados por la falta de crecimiento en el empleo e incluso más por la falta de crecimiento en los ingresos" indica Ken Goldstein, economista de la firma de investigación Conference Board.

Los ingresos estancados y el elevado desempleo también impactan a los gobiernos estatales y locales, que se han visto obligados a recortar nómina y servicios debido al descenso en su recaudación fiscal. Este año han eliminado casi 100,000 empleos, y se esperan recortes más drásticos.

Además, el gasto del Gobierno federal bajo la forma de estímulos se agotará en la segunda mitad de este año.

"Son temores fundamentales. Hay una razón por la cual las empresas y los consumidores están nerviosos respecto a la situación en la que estamos, y respecto a lo que nos espera en tres a nueve meses", señala Goldstein.

¿Qué sigue?

Los economistas más destacados aún creen que la recuperación continuará a un ritmo lento. Pero algunos han comenzado a especular sobre los peligros de la llamada doble recesión. Incluso muchos expertos que pronostican un crecimiento continuado plantean la posibilidad de otra desaceleración de entre 10% y 25%.

Estas previsiones del ciclo comercial, más variadas que lo habitual, dificultan que tanto negocios como consumidores comiencen a gastar otra vez. Y más allá de la incertidumbre en torno a la economía, Washington duda respecto a qué políticas aplicar.

Las deducciones fiscales aprobadas en 2001 y 2003 expirarán en enero de 2011, y temas como las tasas impositivas a altos ingresos, a ganancias de capital y dividendos quedarán pendientes. Algunas deducciones seguramente seguirán, pero se desconoce qué efecto tendrán en el futuro.

Las reformas financiera y sanitaria han aclarado algunas dudas, pero establecer reglas bajo esas legislaciones aún es tarea irresuelta.

Para Joseph Carson, economista en jefe en AllianceBernstein, el panorama para las empresas es un poco más claro que hace seis meses.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero la incertidumbre que todavía impera complica que se comprometan a contratar personal. No saber lo que la Reserva Federal hará en relación a la política monetaria suma más dificultad, explica.

Carson critica la comparecencia en esta semana de Bernanke ante el Congreso, pues decepcionó a inversionistas y economistas que esperaban mayor dirección. "Él y su equipo no tienen un camino claro para el presente o el futuro. Eso sólo añade negatividad e incertidumbre".

Ahora ve
Barack Obama sorprende a niños con una bolsa gigante de regalos
No te pierdas
×