Deuda mexicana, ‘miel’ para extranjeros

Al primer semestre, el mercado de bonos mexicanos les ha dado ganancias de 20% anual: Banamex; sin embargo, en el segundo semestre de 2010 el flujo de recursos se moderará: analistas.
inversion  (Foto: Jupiter Images)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MEXICO (CNNExpansión) -

México se seguirá beneficiando del flujo de inversión extranjera de cartera lo que resta del presente año. Se espera que para todo 2010, reciba capital por aproximadamente 14,000  millones de dólares, coinciden analistas del sector privado.

Sin embargo, también advierten que el ingreso de este tipo de recursos se moderará en la segunda mitad del presente año. El menor ritmo de expansión de la economía de Estados Unidos tendrá un impacto en el comportamiento de la economía mexicana y eso hará que los capitales internacionales reduzcan su entrada a nuestro país.

El papel relevante que juegan los inversionistas extranjeros en el mercado de Bonos M es ampliamente reconocido. La cantidad en circulación ha crecido 2,637% en términos reales, entre enero del 2000 y junio del 2010, alcanzando 1.27 billones de pesos y convirtiéndose en la mayor fuente de financiamiento del gobierno mexicano, con 48% del total de la deuda local, comparado con un modesto 5% en el 2000, señala Banamex.

En tanto, la tenencia de bonos M en manos de inversionistas extranjeros como proporción de total se incrementó a 30%, esto es, 359 mil millones de pesos a mediados de este año, en comparación a un modesto 5.6% (1.8 mil millones al término de 2000). Al finalizar julio, destaca, el mercado de Bonos M ha reportado ganancias acumuladas por 11.2% en lo que va del 2010 (casi un 20% anualizado), un rendimiento por demás atractivo.

"El proceso de recuperación para México continuará en los próximos trimestres, pero a un ritmo menor ante una desaceleración de las exportaciones y un lento repunte del mercado interno.  Por tanto, la procuración de un mayor crecimiento económico a mayor plazo tiene que pasar por el reforzamiento al mercado interno, es decir, por cambios estructurales", menciona Manuel Guzmán, economista en jefe de Ixe Grupo Financiero.

Ayer, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer los indicadores Coincidente y Adelantado registraron en mayo pasado caídas de 0.01 y 0.3%, respectivamente. La función de este último indicador es anticipar la posible trayectoria de la economía mexicana.

Ante ello, estima que el Banco de México (Banxico) tendrá más espacio para sostener su tasa de interés interbancaria a 1 día, actualmente en 4.5%, hasta septiembre de 2011. A partir de octubre de 2011, espera la continuidad de una política monetaria restrictiva.

Es decir, mientras domine la incertidumbre fiscal, económica y financiera en Europa, los mercados emergentes, y en espacial México, deberían favorecerse de flujos en búsqueda de rendimientos, y por lo tanto, de una menor aversión hacia estos activos, los cual debería prolongar hacia delante la estabilidad cambiaria, y ajustes favorables en los distintos spreads de crédito (incluyendo los corporativos).

"Este escenario financiero tiene un impacto directo y positivo sobre la actividad de la economía mexicana dado el menor costo de uso del capital, lo que eleva la rentabilidad de los proyectos de inversión, la actividad y el empleo", indica.

Jorge Sicilia, economista en jefe para Estados Unidos y México, agrega que en los últimos 4 trimestres se han acumulado entradas de capitales por alrededor de 9,000 millones de dólares, "cifra que es todavía lejana de lo que se proyecta pudiera entrar (unos 14,000 millones como una aproximación razonable), pudiéndose anticipar flujos adicionales en el segundo semestre del año por un monto de entre 5,000 y 7,000 millones de dólares", agrega.

Con ello, considera que la curva de rendimientos pudiera seguir beneficiándose de la fuerte recuperación de los flujos de inversión extranjera en este mercado. A esto, se añade la mayor demanda por parte de inversionistas institucionales locales, que han vuelto a comprar papel después de la crisis financiera.

De acuerdo con sus estimaciones, el tipo de cambio observado en las últimas semanas, de entre 12.5 y 13 pesos, se encuentra muy cerca del límite superior de la banda que configura su estimación de la paridad de equilibrio de largo plazo.

"Sin embargo, la coyuntura financiera pudiera impulsar al tipo de cambio hacia la banda inferior; es decir, un nivel más apreciado o incluso más cercano a zonas de sobrevaloración. Estima Sicilia que el tipo de cambio peso-dólar cierre el año en torno a 12 pesos por dólar y fluctúe alrededor de este nivel durante la primera mitad del año".

Como elemento adicional, que impacta tanto en el tipo de cambio como en las tasas, se encuentra la incorporación de México en el índice WGBI a partir del próximo mes, pero ya conocida y descontada previamente.

Eduardo Ávila, subdirector de Análisis Económico de Monex Grupo Financiero, destaca que el importante ingreso de capital extranjero (que en el mercado de bonos mexicano alcanza los casi 29,000 millones de dólares), es reflejo de la confianza que tienen los inversionistas foráneos sobre el comportamiento de la economía, que si bien se está moderando sigue en recuperación.

"Además, las finanzas públicas se encuentran en una buena situación y esta entrada le está restando volatilidad al peso. A final de cuentas envías dos señales. Por un lado, muestra que hay un  buen manejo en términos macroeconómicos y, por otro, de que México está hoy en mejor posición, lo cual reduce el riesgo país que ronda los 137 puntos base".

 En cuanto a riesgos, el principal lo ubica por el lado externo. "La forma en cómo se corrija el desequilibrio fiscal de Europa y EU puede perjudicar a México. En la medida en que ellos mejoren su situación financiera, podrían implicar un menor ingreso para los consumidores y eso se traduce en menor demanda para nosotros", dice.

"El hecho de que las tasas estén bajas es síntoma de que la economía de EU sigue débil y eventualmente a nosotros nos puede pegar. De hecho para México y EU la segunda mitad del año se prevé moderada, en términos de crecimiento", expone.

Erick Urtuzúastegui, economista en jefe de Prognosis, Economía, Finanzas e Inversiones, subraya que los flujos hacia los mercados emergentes, especialmente México, se han restablecido, superando por mucho los dos últimos años de crisis.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Aunque a  nivel economía falta mucho por avanzar, aún dependemos de forma importante de los ingresos petroleros y una desaceleración en EU nos afecta, en la parte financiera la fotografía se ve mejor. No obstante, en la segunda mitad de 2010 veremos una desaceleración de la economía, el punto es qué tan profunda puede ser y cómo se evitará".

Aún así, anticipa que "sin lugar a dudas el flujo de fondos hacia Mexico seguirá, no con el ímpetu del primer semestre porque se modera ante la expectativa de un menor crecimiento y menores tasas de interés".

Ahora ve
El futuro del déficit en la región con la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×