La acción volverá a superar a la deuda

Roger Ibbotson no duda en que las acciones volverán a rendir mejores frutos que la deuda; el profesor de Yale y gestor de fondos, acude a la historia para confiar en el mercado accionario.
Roger Ibbotson fondo inversion consejo accion  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Walter Updegrave

Podemos decir que Roger Ibbotson escribió el libro sobre inversión; después de todo, Ibbotson Associates publica el Ibbotson SBBI Classic Yearbook, un tomo que analiza información histórica para acciones, bonos, bonos del Departamento del Tesoro, e información que suele ser la fuente de los rendimientos históricos que vemos tratados en la prensa financiera ("desde 1926 las acciones han ganado 9.8% anualizado...").

Cuando los editores de la revista Money buscaron más información sobre cómo los mercados financieros se van a desempeñar en el futuro, y si las estrategias honradas por el tiempo, como la colocación de activos y la diversificación internacional, aún valen la pena, incluso en medio las penurias recientes tanto en Estados Unidos como en el extranjero, naturalmente recurrimos a Ibbotson (el hombre, no el libro).

En una amplia discusión, el gestor monetario y profesor de finanzas de Yale se mostró optimista en torno a los prospectos de acciones para un desempeño superior, y respaldó esa confianza con actos, lanzando dos fondos mutualistas que emplearán una estrategia de inversión novedosa.

Al mismo tiempo, Ibbotson advirtió que si quieren los altos rendimientos que él cree que pueden ofrecer las acciones, deben prepararse para entrar a un camino rocoso. A continuación, algunos extractos de nuestra conversación:

¿Los inversionistas deben esperar ganancias superiores de las acciones en el futuro? ¿Hay algo nuevo que sugiera que los valores no serán tan dominantes?

Las acciones superarán en desempeño a los bonos a largo plazo, y esto es casi un hecho. Sí, tuvimos una década en la que el mercado de acciones tuvo un desempeño inferior, incluso presentó rendimientos negativos, pero eso fue algo muy inusual. Hay que remontarnos hasta la década de los 30 para encontrar otro rendimiento negativo durante una década en el mercado de acciones. 

Pero tiene sentido que tengamos periodos de rendimientos negativos porque la clave para obtener mayores rendimientos a largo plazo es que las acciones sean riesgosas. La gente debe temer a tomar el riesgo de invertir en acciones para que generen rendimientos mayores en el futuro.

Ahora, los rendimientos de las acciones futuras pueden ser menores al promedio histórico de cerca de 10%; creemos que será de alrededor de 8%, aunque otros dicen que será incluso menor porque no perciben un crecimiento económico fuerte para la siguiente década.

Pero la prima de riesgo sobe los valores, o el rendimiento extra que se obtiene de las acciones en comparación con las inversiones menos riesgosas, no es muy distinta a como ha sido históricamente. Lo que es poco usual de los últimos 30 años es que el mercado de bonos solía superar en desempeño al mercado de acciones en periodos largos. Eso no ocurrirá de nuevo.

¿Por qué no?

En 1980 comenzamos con rendimientos en las decenas, lo que ofreció ingresos altos, y después esos rendimientos cayeron, creando ganancias de capital (los precios de los bonos y los rendimientos se mueven en direcciones opuestas). Esa combinación hizo que fuera un buen periodo para los bonos, pero los rendimientos de hoy son de entre 3% y 4%, así que estamos comenzando con un rendimiento bajo que tiene más posibilidades de subir que de bajar, lo que significa que no habrá ganancias de capital. El mercado de bonos no repetirá su desempeño.

El mercado de acciones puede repetirse, y el tipo de rendimientos que obtuvimos durante los últimos 30 o 40 años puede ser un indicador de rendimientos futuros, pero llegarán con periodos de altas y bajas que pueden ser desalentadores.

Y así se sienten varios inversionistas con respecto a las acciones, desalentados. ¿Qué te hace sentir confiado? ¿Existe algo inherente en torno a las acciones que las vuelve propensas a tener un desempeño positivo?

Lo inherente en las acciones es su riesgo, y no nos gusta el riesgo. Cada vez que algo malo pasa, estamos al pendiente del mercado de acciones. Claro que estuvimos particularmente atentos en marzo de 2009, después de que el mercado cayera más de 50%, pero resultó ser una época estupenda para comprar acciones. Cuando más miedo tienes de una acción, es cuando tiene mayor potencial.

Pero para obtener esta prima de riesgo, ¿qué no hay que apreciar correctamente el riesgo? Algunos afirman que los precios recientes no reflejan el riesgo verdadero de las acciones, y que las proporciones entre precio y ganancias son muy altas. Los precios y ganancias son difíciles de medir después de la recesión porque las ganancias cambian rápidamente, y los precios y ganancias de las ganancias rastreadas son muy distintos a los precios y ganancias estimados de las ganancias futuras.

El mercado de acciones creció en las primeras etapas de la recuperación no porque las compañías hayan acrecentado sus ingresos sino porque recortaron costos. Si pueden comenzar a incrementar sus ingresos, pueden mejorar sus bases importantemente. Si eso ocurre, resultará que las acciones fueron atractivamente apreciadas ahora.

Hablemos un poco más sobre la volatilidad, los periodos de altas y bajas. Se cree que los próximos 30 años serán más volátiles que los últimos 30. ¿La gente está sobre reaccionando a lo que ocurrió en el pasado reciente?

Hemos tenido un largo periodo de volatilidad baja, quizás artificialmente baja. Después de la Segunda Guerra Mundial, la volatilidad cayó, y a pesar de algunos repuntes como la crisis del 87, permaneció baja. La crisis financiera generó una fuerte explosión en la volatilidad, y se ha mantenido alta recientemente. Pero gradualmente cederá, quizás no a los mismos niveles previos a la crisis financiera, pero cederá.

¿Por qué?

El problema con el riesgo es que las sorpresas siempre son los hechos que nos afectan. Muy pocas personas contemplaron la crisis financiera, así que la gente no se hizo a la idea lo suficiente. Pero ya tuvimos dos colapsos importantes en el mercado en una misma década, así que de cierta forma, es una buena noticia.

Dudo mucho que nuestros lectores lo vean así.

Ahora reconocemos que pueden ocurrir cosas que no teníamos previstas ni anticipadas. La gente recordará en lo que el riesgo consiste: no se trata sólo de que a más riesgo  haya mayores rendimientos, sino que puede haber realmente un aspecto negativo.

Recientemente comenzaste a gestionar dos fondos mutualistas, American Beacon Zebra Large Cap y Small Cap. Estos invertirán en acciones menos líquidas, las que se comercian con menor frecuencia. ¿Por qué en una época en la que los inversionistas son más precavidos alguien querría concentrarse en acciones que lucen más riesgosas?

Hay grados de liquidez. Estas acciones se comercian a diario, pero las investigaciones muestran que las acciones que históricamente son más líquidas tienen rendimientos menores, mientras que las menos líquidas tienen mayores rendimientos. Estamos comprando compañías con fundamentales fuertes pero que son relativamente menos líquidas, compañías en las que hay menor interés, que no se mencionan en tu revista. Efectivamente, se trata de una acción fuera de moda, y si alguna vez se pone de moda, hay un fuerte repunte en los rendimientos.

Una forma en la que los inversionistas mitigan el riesgo de las acciones es repartiendo su dinero en varias clases de activos, pero en un estudio reciente se concluyó que la colocación de activos representa una parte menor de la diferencia en los rendimientos que varios asesores habían indicado. ¿Eso significa que los inversionistas no deberían concentrarse tanto en la colocación de activos?

Investigaciones pasadas indicaron que el 90% de la variación de los rendimientos proviene de la política de colocación de activos, y nosotros no estamos de acuerdo con eso. Creemos que en realidad hay tres cosas que determinan las altas y bajas de los rendimientos año con año. La primera es simplemente tener presencia en el mercado. En 2008 perdiste dinero, en 2009 hiciste dinero.

La segunda es que tengas una política de colocación de activos diferente a la del promedio. Quizás el promedio es de 60% de acciones y 40% en bonos, pero tú tienes mitad y mitad o 70/30; es una combinación diferente.

El tercer factor consiste en todas las medidas activas que tomes: tomas algunos valores que no se equiparan a los índices, pagas cuotas, cambias la combinación de vez en cuando.

Al ver estos tres factores, el que explica la mayor variación en los rendimientos es el hecho de que todos estamos en el mercado en general. Eso explica cerca del 70%. Los siguientes dos factores son lo mismo: el hecho de que tú puedas invertir principalmente en bonos y yo pueda invertir principalmente en acciones, y que tú compres GM y yo compre Apple. 

¿Qué lecciones deben aprender los inversionistas individuales con tu estudio?

Que lo más relevante es la forma en la que haces algo diferente al método que la mayoría de la gente emplea.

Si las inversiones individuales son tan importantes, ¿qué significa eso para la gente que debe decidir si invierte en fondos indexados o fondos mutualistas administrados activamente?

Mientras estés en fondos indexados, tendrás menos riesgo porque eliminas el impacto de la administración activa y hay menos cuotas. En fondos administrados activamente, el nivel de riesgo se eleva, al igual que lo que pagas en cuotas. La pregunta es: ¿crees que los fondos que escoges pueden compensar el riesgo extra y las cuotas más altas? En promedio, la respuesta es no, pero puede haber una subcategoría de inversionistas con desempeños superiores.

Dados los eventos en Grecia y en Europa, en general, ¿aún es rentable diversificar en el extranjero?

Europa ha tenido dificultades, al igual que Japón, pero eso no significa que seguirán teniendo un desempeño pobre. No podemos saber qué mercados se desempeñarán mejor en cierto momento, así que lo más conveniente es tener una mezcla de todos.

Pero, ¿qué pasaría si los problemas de Europa generan crecimiento económico más lento en el futuro? ¿Eso no significaría rendimientos inferiores en esos mercados?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El mercado de acciones mira hacia delante. Mientras los inversionistas reconozcan que estos mercados ya cayeron lo suficiente para reflejarlo, entonces habría rendimientos razonables.

Eso ocurrió en marzo de 2009. Todos tenían una visión negativa de la economía de Estados Unidos, pero los precios ya habían caído más que suficiente para reflejar ese panorama. Yo no tengo una opinión fuerte sobre la conveniencia de comprar en Europa, Asia, Estados Unidos o donde sea. Mi opinión es que, por medio de la diversificación, se puede reducir el riesgo.

Ahora ve
Escultores del hielo alistan sus piezas en mercado de Edimburgo
No te pierdas
×