Japón alista medidas por desaceleración

El Banco Central mantuvo su tasa de interés en 0.1%, tras suavizarla la semana pasada; posibles cambios en el Gobierno presionan a la entidad a tomar medidas más agresivas.
TOKIO (CNN) -

El Banco de Japón se abstuvo de relajar más su política monetaria este martes pero dijo que tomará medidas oportunas cuando sea necesario, lo que podría ocurrir el mes próximo si se presentan nuevas pruebas de que la fortaleza del yen está lastrando la economía.

Tras suavizar su política monetaria la semana pasada, los nueve miembros del comité directivo del Banco Central japonés decidieron mantener las tasas de interés en 0.1%, como esperaba la mayoría del mercado.

Pero la presión del Gobierno sobre el Banco para tomar medidas más agresivas aumentará en los próximos meses ante la esperada desaceleración de la economía y con el panorama político ensombrecido por un posible cambio en el liderazgo partidario del oficialismo, y por ende de Gobierno.

Los mercados financieros se preparan para un posible distanciamiento oficial de los esfuerzos del primer ministro, Naoto Kan, por contener la enorme deuda pública si el mandatario pierde la batalla por el liderazgo del partido el 14 de septiembre con Ichiro Ozawa, como sugieren las encuestas.

"Hasta ahora, la expectativa del mercado es que Ozawa buscará una mayor expansión fiscal que Kan, y el mercado hasta cierto punto descuenta que Ozawa podría convertirse en el próximo primer ministro", dijo Makoto Yamashita, estratega de Deutsche Securities.

"El mercado no tiene ahora una visión particular (sobre la postura de Ozawa respecto al Banco de Japón)", agregó el analista.

Las autoridades monetarias japonesas han tratado de hacer bajar al yen y amenazaron con intervenir en el mercado cambiario luego de que la moneda local trepó a un máximo de 15 años contra el dólar.

No está claro si Ozawa es más proclive que Kan a presionar al Banco de Japón para que actúe, pero un asesor cercano de Ozawa dijo el lunes que el banco estaba haciendo poco para combatir la deflación.

Con el yen cerca de máximos de 15 años contra el dólar, el Banco de Japón está listo para relajar su política si el yen se aprecia un 1 o 2% en un sólo día y dispara una intervención cambiaria por parte del ministro de Finanzas.

En todo caso, el Banco no está con ánimo de actuar en septiembre y está preparando sus opciones para el próximo mes, cuando revisaría a la baja sus pronósticos económicos y de precios de largo plazo en un reporte semestral que se conocerá el 28 de octubre.

El Banco de Japón amplió su esquema de préstamos baratos el lunes de la semana pasada, cediendo a la presión del Gobierno por medidas que protejan la frágil recuperación luego de la escalada del yen.

Pero la decisión no logró detener la apreciación del yen o las caídas de los precios de las acciones, pues los inversores lo vieron como un gesto simbólico con poco efecto en su intento de respaldar la economía y doblegar a la deflación.

Eso ha llevado a algunos funcionarios del Banco a creer que se necesita una acción más determinada para enviar un mensaje más claro a los mercados de que está decidido a evitar que un yen fuerte dañe a la economía local.

Aún no hay un consenso acerca de cuáles podrían ser las próximas medidas, pero la lista de opciones incluye volver a una tasa de interés en cero y un incremento en las compras de bonos soberanos.

Ahora ve
Japón presenta su primer avión comercial en 55 años y podría cambiar el futuro
No te pierdas
ç
×