Bonos de México llegan a índice de Citi

Los instrumentos de deuda del país ingresan este viernes al índice WGBI elaborado por el banco; analistas estiman que México ha recibido 7,000 mdd por esta incorporación.
grafica  (Foto: Archivo)
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

El histórico rally de los bonos mexicanos en el 2010 no iría mucho más lejos luego de que este viernes se concrete su ingreso al importante índice WGBI de Citi, pues el mercado ya habría asimilado el beneficio de este evento en la valuación de estos activos.

Sin embargo, la creciente posibilidad de que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) aplique nuevas medidas de alivio monetario -recortando más el rendimiento de los referenciales bonos del Tesoro- podría incrementar el apetitoso diferencial de los bonos mexicanos y prolongar la "fiesta".

El ingreso al WGBI supone la admisión de México a un selecto club de emisores, reconocidos por su liquidez y solidez crediticia, que incluye a Estados Unidos, Japón y Alemania junto a otras 19 economías, en su mayoría desarrolladas.

Aunque México entra al índice con una pequeña participación porcentual, comparada con la de otros miembros, tiene a su favor un rendimiento mucho más alto que ofrecer a los potenciales compradores de bonos.

Sin embargo, analistas coinciden en que el apogeo ya habría pasado, porque la mayoría de los inversores ya habría asimilado el nuevo valor de estos activos, por lo que los flujos, los rendimientos y el tipo de cambio moderarían su escalada.

"Tendría que haber una sorpresa bien grande a partir del 1 de octubre para que veamos otro rally fortísimo", dijo Roberto Melzi, estratega para América Latina de Barclays Capital en Nueva York.

La noticia del WGBI, que empezó como un rumor a fines del año pasado y se confirmó en febrero, generó un imparable descenso de los rendimientos de largo plazo de México, hasta mínimos nunca vistos, y ha atraído a la fecha unos 9,000 millones de dólares en flujos, según cifras oficiales.

Los rendimientos de los bonos mexicanos han caído cerca de 180 puntos base durante este año, debido al persistente ingreso de inversionistas. Dichos flujos, que se habrían acelerado durante septiembre, también revaluaron al peso mexicano casi un 6.0% en lo que va del mes.

Especialistas consideran que la mayoría de inversionistas ya hicieron sus apuestas desde que se hizo el anuncio de la inclusión de México en el prestigioso índice.

Aunque no existen números exactos, algunas firmas como RBC Capital Markets estiman que, desde febrero, México ha recibido unos 7,000 millones de los 16,000 millones de dólares esperados por la entrada al WGBI, monto similar a la inversión extranjera directa que el país recibe en un año cualquiera.

Para RBC, la pequeña participación de 0.65% que la deuda mexicana tendrá del total del WGBI, explica la poca compra vista hasta ahora y dejaría un saldo de unos 10,000 millones de dólares por ingresar.

"Una vez que los bonos sean incluidos el 1 de octubre, será difícil ignorar el hecho de que los Bonos M (bonos mexicanos) serán el componente de más alto rendimiento del índice, lo que seguramente acelerará el proceso de asignación", precisó RBC.

Si bien es de esperarse que los rendimientos sigan bajando y aplanando la curva de largo plazo, en adelante el proceso podría ser más lento, dependiendo de la valuación que los inversores den a los activos de México.

"Creemos que las tasas en México están caras (...) marginalmente caras. Digamos que hay más valor en Brasil, en México no hay tanto valor", opinó Melzi de Barclays.

El Gobierno estima que la economía de México crecería este año un 4.5%, debido fundamentalmente a un rebote luego del desplome del 6.5% que experimentó en 2009, en medio de su peor recesión en siete décadas.

Para el 2011, estimados del Banco Central apuntan a un sobrio avance de entre 3.2% y 4.2%, que palidece frente a las perspectivas de crecimiento de locomotoras latinoamericanas como Brasil, Chile o Colombia.

Sin embargo, otros factores podrían jugar oportunamente a favor de la deuda mexicana.

Las conclusiones de la última reunión monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos elevaron la posibilidad de una nueva ola del llamado "alivio cuantitativo", que significa que el banco volvería a realizar fuertes compras de bonos del Tesoro, reduciendo su rendimiento y haciendo más tentador el diferencial de los bonos mexicanos.

La próxima reunión de la Fed a inicios de noviembre podría traer sorpresas en ese sentido.

"Va a haber otros argumentos que van a cobrar más importancia que el WGBI, particularmente la posibilidad de que Estados Unidos haga un 'quantitative easing' (alivio cuantitativo). Creo que por esa razón podríamos ver una continuación de una buena dinámica de los bonos", dijo Benito Berber, estratega para América Latina de Nomura Securities.

Asimismo, es de esperarse que en un entorno de dinero barato y la perspectiva de tomar riesgo a cambio de un rendimiento jugoso se imponga sobre argumentos fundamentales.

"Sigue habiendo diferenciales de tasas que para el inversionista extranjero siguen siendo atractivos (...) si ves el bono de 10 años, todavía estás hablando de diferenciales de entre 350 y 360 puntos base", concluyó Salvador Orozco, analista de renta fija del grupo financiero Santander.

 

 

Ahora ve
La boda entre el príncipe Enrique y Meghan Markle será el 19 de mayo
No te pierdas
×