La euforia en bonos mexicanos se enfría

Claroscuros en la economía de EU acotan una baja en tasas tras el ingreso de México al WGBI: Invex; la fuerte demanda por deuda de mercados emergentes aviva burbuja especulativa: Walter Molano.
mano-dolar-dinero-billetes-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MEXICO (CNNExpansión) -

Una vez transcurrida la incursión de los bonos mexicanos al índice global WGBI de Citi desde el viernes pasado, la demanda inicial por este papel parece haber disminuido. Su estreno en  este indicador, fue acompañado de fuertes cambios que reflejan que la demanda de deuda mexicana, por lo pronto, estaría cubierta, destaca la firma de consuiltoría MetAnálisis.

La desesperación en la búsqueda por rendimientos, está orientando de nuevo a los inversionistas a un camino cuyo desenlace vuelve a ser incierto. La inversión en mercados emergentes puede ser la siguiente burbuja de una cadena que no termina, desde que las autoridades asumieron responder a las crisis financieras con políticas de tasas bajas e inyección de liquidez, coinciden Invex Grupo Financiero y BCP Securities.

Septiembre atestiguó un torrente de emisiones de bonos de mercados emergentes, con más de 21,000 millones de dólares entrando al mercado, dice Molano.

"Aunque septiembre tradicionalmente es un mes atareado para los mercados de deuda, lo que lo hizo diferente fue el monto de papel corporativo de mercados emergentes que se colocó. Casi tres cuartas partes fueron hechas por empresas, y las compañías brasileñas lideraron el paquete, colocando más de 6,200 millones en nuevos bonos", destaca.

Las firmas mexicanas quedaron al final, consiguiendo sólo 1,000 millones de dólares en capital nuevo. Aunque varios emisores de alto grado buscaron los mercados, hubo un grupo de empresas calificadas BB y B-.

No hubo abasto suficiente para satisfacer la demanda, destaca Molano. "Los inversionistas japoneses están buceando de cabeza buscando en los mercados emergentes, particularmente en América Latina, en busca de rendimiento, lo cual está creando un ingreso inesperado para la corriente principal de administradores de activos".

Un fondo importante en particular, sobrepasó la marca de 100,000 millones de dólares, y es que después de la debacle de 2008 y 2009, muchos inversionistas están esquivando los hedge funds, particularmente los pequeños, como su vehículo primario de inversión en los mercados emergentes.

Sin embargo, la concentración de activos en algunas de las instituciones más grandes seguramente creará un nuevo grupo de problemas en el futuro, especialmente cuando los administradores de portafolios tengan que recortar posiciones rápidamente, advierte Molano.

Desdichadamente, la súbita ampliación de la masa de inversionistas eventualmente llevará a momentos de volatilidad extrema, muchos de los cuales no tienen idea de lo que están comprando, no entienden el crédito subyacente, los riesgos soberanos y de mercado asociados con estos tipos de empresas y países.

"Quién sabe qué factor vaya  a disparar una corrección, pero la espuma de las nuevas emisiones está colocando una serie de condiciones que precipitará una caída", alerta.

En los últimos días  se observó una reanimación del rally de baja en las tasas de largo plazo en pesos, como respuesta a las reducciones que mostraron las tasas de largo plazo de los bonos del tesoro de EU y, en particular, a la incursión de los bonos soberanos de México en el WGBI, que tuvo lugar este pasado viernes.

A pesar de ello, los bonos cerraron la semana con un rebote importante. En este sentido, Invex comenta que desde su perspectiva la curva de tasas en México se encuentra acotada hacia delante.

"Una baja adicional en las tasas largas en EU, motivada por el empeoramiento de la situación económica no sería replicada por las tasas en pesos, precisamente porque dicha circunstancia aumentaría la aversión al riesgo y motivaría la exigencia de un premio más alto a los papeles mexicanos", agrega Rodolfo Campuzano, director de Análisis de Invex Grupo Financiero.

Una vez pasado el evento de la incursión en el fondo de Citi, parece haber tomas de utilidad, destaca en su informe semanal. Destaca también que hay un círculo perverso, parecido al que se observó en la segunda mitad de 2007 y la primera de 2008, cuando con el inicio de los problemas en el sector hipotecario de EU la Reserva Federal (Fed) comenzó a bajar las tasas de interés y el dólar se devaluó 23% contra el euro.

"En aquella ocasión, los precios de los bienes básicos se dispararon a sus máximos históricos, hasta que un año después, en agosto de 2008, la crisis asomó su peor rostro con la quiebra de Lehman Brothers. La excepción en dicho circuito de euforia fueron las bolsas. El índice Standard & Poor´s aumentó 15% al inicio de dicho lapso, pero después comenzó a retroceder".

Sin embargo, estima que en esta ocasión el círculo perverso durará menos. A final de cuentas, las cifras sobre el mal desempeño económico son más difíciles de mantener ocultas que la información del sector financiero.

Ahora ve
Los jóvenes están durmiendo menos y estas son las razones
No te pierdas
×