OMC advierte daño por guerra de divisas

Los tipos de cambio pueden amenazar al comercio global, advirtió Pascal Lamy; el director general de la OMC dijo que podría opacarse el beneficio del control de aranceles.
Pascal Lamy  (Foto: AP)
GINEBRA (Agencias) -

El jefe de la Organización Mundial del Comercio entró al ruedo en la creciente disputa sobre las políticas cambiarias alrededor del mundo, diciendo que los enfrentamientos sobre los tipos de cambio podrían amenazar al comercio global.

El director general de la OMC, Pascal Lamy, dijo que los gobiernos habían evitado recurrir a medidas comerciales convencionales como el alza de los aranceles para proteger los empleos en sus países durante la crisis financiera global, sin embargo, la fricción sobre los tipos de cambio podría minar este hecho.

"Por el momento es un riesgo, pero es un riesgo que podría ser peligroso para el comercio", dijo a periodistas la noche del lunes.

En el pasado, Lamy había evitado involucrarse en discusiones sobre los tipos de cambio, argumentando que estos asuntos correspondían principalmente al Fondo Monetario Internacional.

Pero los comentarios indican que el organismo encargado de supervisar el comercio global está cada vez más preocupado por las políticas cambiarias.

Estados Unidos y Europa han hecho una serie de llamados a China para que permita una apreciación más rápida de su moneda, mientras que Beijing acusa a la política monetaria expansiva en Estados Unidos de distorsionar la economía global.

Japón y Suiza, por su parte, han estado inyectando efectivo en sus economías para contener la deflación, mientras que países desde Tailandia a Brasil están buscando mecanismos para bloquear los flujos de capital especulativo.

Según algunos economistas, estas disputas esconden el temor de que los países puedan entrar en una ronda de devaluaciones para dar mayor competitividad a sus exportaciones y evitar la pérdida de empleos.

FMI pide cooperación mundial para evitar guerra de divisas

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recomendó hoy una cooperación mundial para hacer los ajustes que cada país requiera en materia de política cambiaria, a fin de evitar la llamada "guerra de divisas".

El planteamiento lo hizo este martes en Bogotá el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, el chileno Nicolás Eyzaguirre, con ocasión del lanzamiento del informe Perspectivas Económicas de la entidad.

Eyzaguirre recordó que cuando estalló la crisis inmobiliaria en Estados Unidos, en 2008, todos los países salieron de manera coordinada a cooperar para evitar que la turbulencia financiera se profundizara.

"Ganada la guerra, ahora lo que se trata es de conquista la paz y la paz es más difícil, porque la situación en las diferentes regiones del mundo son muy distintas. La recuperación se da a velocidades muy diferentes y los países no tienen los mismos incentivos", explicó.

El funcionario del FMI apuntó que algunas economías están creciendo "demasiado rápido" y buscan la manera para frenarla, mientras que otras están creciendo muy poco y sus gobiernos buscan la manera para evitar la deflación.

"Por tanto, existe el peligro que cada zona del mundo busque lo mejor para sí misma y no piense que sus políticas pueden afectar a terceras partes", señaló.

Eyzaguirre reiteró que caer en "un juego no cooperativo" entre todos los actores implicados sería fatal para Estados Unidos, Europa, Asia y América Latina.

"Si Estados Unidos o Europa quieren salir de su recesión sólo a través de una política monetaria muy blanda, eso va producir a las economías emergentes un exceso de liquidez", indicó.

En ese sentido, planteó el ex ministro de Hacienda chileno, se necesita que, por ejemplo, Estados Unidos tome otras medidas, "pero nadie le puede pedir a Estados Unidos que suba sus tasas de interés".

Acotó que lo mismo puede ocurrir con Europa, con una moderación en sus políticas monetarias pero, a la vez, con una búsqueda de reformas estructurales para salir de la recesión en cada una de sus economías.

"Nadie le puede pedir a China que aprecie abruptamente su moneda, el yuan, porque eso le crearía un desequilibrio muy importante a China, que podría tener efectos adversos sobre el resto del mundo", advirtió.

A su juicio, si el resto del mundo le pide a América Latina que haga sola el ajuste, la región "podría entrar a quebrarse" por un sobrecalentamiento.

"Es imposible que cada actor le diga a un tercero que haga el ajuste. Lo que se trata es que todos los actores se pongan de acuerdo en políticas que distribuyan de alguna manera este ajuste (de tipo de cambiario)", precisó Eyzaguirre.

Reiteró que "esto de las guerras de la moneda se da si cada uno juega su partido y no se da cuenta que, cediendo un poco, podemos llegar a un equilibrio que para todos sea mejor".

(Con información de Reuters y Notimex)

Ahora ve
Estados Unidos designa a Corea del Norte ‘patrocinador del terrorismo’
No te pierdas
×