¿Adiós a las exenciones fiscales en EU?

El próximo Congreso deberá volver a considerar las más de 200 ventajas del Código federal; hay una posibilidad de que la comisión fiscal recomiende restringir algunos de esos beneficios.
Impuestos  (Foto: Jupiter Images)
NUEVA YORK -

¿Quién dice que no hay bipartidismo? Los demócratas y los republicanos que compiten por llegar al Congreso están encontrando nuevas formas para asegurar a los votantes que mantendrán los impuestos de los estadounidenses bajos por siempre.

Pero son promesas difíciles de cumplir después de que la economía se recupere. Los expertos fiscales dicen, casi uniformemente, que el próximo Congreso deberá volver a considerar las más de 200 exenciones fiscales en el código federal, que cuestan más de un billón de dólares al año. Sí, eso también incluye a las muy, muy populares.

A los legisladores se les podría presentar la idea desde diciembre, cuando la comisión fiscal del presidente Obama emita el informe. Existe una posibilidad de que la comisión recomiende restringir o eliminar algunas exenciones fiscales.

El copresidente de la Comisión, Erskine Bowles, expresó públicamente su apoyo a la idea. También lo hizo la miembro de la comisión, Alice Rivlin, ex directora de presupuesto de la Casa Blanca.

Otro miembro, el senador republicano Judd Gregg, quien colaboró en la creación de un plan bipartidista para una reforma fiscal, apoya la restricción de algunas exenciones pero sólo para reducir las tasas fiscales marginales en el contexto de una reforma más amplia.

Más de un billón de dólares en ingresos sacrificados se acercan a la cantidad destinada para gastos de defensa y no presupuestados en 2010, o el equivalente a casi un tercio del último presupuesto federal.

Reducir las exenciones fiscales puede ser una forma más eficiente para generar ingresos, en comparación con el aumento de las tasas de impuestos, porque implicaría que más ingresos laborales y de negocios sean sujetos a un impuesto. Si se hace de forma correcta, también promete hacer que el código fiscal sea más justo y simple.

Por años, los expertos fiscales y los economistas de izquierda y derecha han argumentado que las exenciones son, en realidad, una forma de gasto. El costo de las exenciones fiscales es casi invisible, pues no hay una estimación formal de ellas en los libros del gobierno. Una vez que son aprobadas en ley, pocas veces son examinadas.

"Las exenciones fiscales son estilizadas como ahorros fiscales, pero realmente funcionan como reemplazos de gastos gubernamentales explícitos. Algunas tienen sentido, pero muchas otras son poco atendidas y nunca serían aprobadas por el Congreso si se presentan como una propuesta de gasto directa", dijo el experto en impuestos Edward Kleinbard en un artículo llamado Vacas sagradas: ellas o nosotros.

Exenciones fiscales populares: se acerca la pelea

Una cantidad desproporcionada de ingresos perdidos por exenciones fiscales proviene de sólo cinco de ellas.

No es ninguna sorpresa que esas cinco también se encuentren entre las más populares:

  • Deducción en los intereses hipotecarios;
  • Ingresos libres de impuestos que los trabajadores obtienen de los empleadores para pagar su seguro médico;
  • Deducción para impuestos locales y estatales;
  • Deducción de contribuciones de donativos a obras de caridad;
  • Un gran número de exenciones fiscales para ahorros para el retiro.

Varias de estas exenciones sólo están disponibles para apenas un tercio de los contribuyentes que desglosan deducciones en sus rendimientos. 

Ha habido una gran cantidad de propuestas en los últimos años sobre cómo se pueden modificar algunas de las exenciones más importantes. Recientemente, el Comité Bipartidista para un Presupuesto Federal Responsable publicó un documento subrayando varias posibilidades que, combinadas, podrían recaudar 1.7 billones de dólares en ingresos adicionales en una década.

Por ejemplo, consideren el dinero que reciben los trabajadores cuando sus empleadores contribuyen con los costos de seguros de salud. Este subsidio actualmente está considerado un ingreso libre de impuestos para el trabajador y es ilimitado. El subsidio podría convertirse en un crédito, es decir, una reducción dólar por dólar de las facturas de contribución de cada persona. El crédito sería retirado para los contribuyentes con ingresos más altos y sería reembolsable para los trabajadores de bajos ingresos que no ganan lo suficiente para deber cualquier impuesto federal por ingresos.

"Esta estrategia reduciría el incentivo para que los empleados ofrezcan planes de seguro chapados en oro", escribió el grupo de supervisión presupuestal.

La deducción de intereses hipotecarios, actualmente disponibles en hasta 1.1 millones de dólares en préstamos, podría reducirse gradualmente para que sólo aplique para préstamos de hasta 500,000 dólares. La opción fiscal que obtienen los solicitantes para deducir los intereses de su segunda casa podría quedar eliminado.

"Las políticas de hoy son regresivas (ofreciendo más exenciones fiscales para los que se encuentran en condiciones lo suficientemente buenas para comprar casas más costosas). Estas políticas promueven la propiedad de una casa por encima de otras inversiones productivas, y eso cuesta al gobierno cerca de 100,000 millones de dólares al año en ingresos perdidos", señaló el comité en su documento. 

Como todos en el Congreso pueden identificar y despreciar lo que ven como "exenciones fiscales para intereses especiales", frenar las exenciones fiscales tiene mucho apoyo bipartidista. Claro que el problema es que hay un menor acuerdo sobre qué exenciones fiscales merecen ser eliminados o al menos ser reducidos.

Como los políticos prefieren, por mucho, entregar exenciones fiscales a los votantes y a sus respaldos financieros, puede ser difícil que logren tener la entereza necesaria para revertir sus movimientos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

¿Qué tan difícil es? Bowles lo explicó con simpleza en la reunión pública de la comisión fiscal en septiembre.

"No será fácil", dijo. "No será divertido, y en muchos casos, no será popular. Necesitará de un sacrificio por parte de todos los estadounidenses para que podamos lograrlo".

Ahora ve
Miles de personas disfrutan en la red de un combate entre robots gigantes
No te pierdas
×