La Fed domina el ánimo de los mercados

La cautela se genera por las medidas de estímulo monetario, que pueden rebasar 1 billón de dólares; el anuncio será la prueba de fuego para los mercados y si son capaces de sostener su impulso: Invex.
ben-bernanke-fed-rt.jpg  (Foto: CNN)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El "tenebroso" octubre terminó, y las favorables estadísticas de los mercados modificaron totalmente la tradición de ser el peor mes del año. Desde que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos anunciara una nueva ronda de estímulos financieros (conocida como QE2 o expansión monetaria), los activos financieros han subido de precio al unísono, un evento que rara vez sucede.

El oro registra un aumento de 11%; el índice de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cerró octubre con una ganancia de 6.7%; el tipo de cambio se ubicó en 12.33 pesos por dólar, con posibilidad de llegar a 12.15 pesos en los próximos días; las tasas de interés registran niveles bajos, mientras que el MSCI que representa a los mercado accionarios internacionales ha crecido 13% y, por supuesto, el bono del tesoro en EU a plazo de 10 años cerró en 2.62%.

Sin embargo, desde el viernes pasado la cautela ha invadido a los mercados financieros que se mantienen a la expectativa de las medidas de estímulo monetario que anunciará la Fed este miércoles al términos de su reunión del Comité de Mercado Abierto, día en el que también se celebrarán elecciones intermedias en EU, coinciden analistas de diversos grupos financieros.

De hecho, el jueves pasado el banco central estadounidense realizó una encuesta entre inversionistas acerca de las proyecciones que éstos tienen en la compra de activos que hará la Fed los próximos seis meses y sobre el efecto que esperan tenga esta medida sobre los rendimientos de los bonos, indicó Salvador Orozco, subdirector de Análisis de Mercado de Dinero y Cambios de Santander.

Al parecer la Fed quiere tener una idea clara de cuál es la expectativa de los participantes en el mercado para poder afinar la decisión que tienen que tomar la próxima semana. En su discurso del pasado 1 de octubre el Presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, William Dudley, mencionó que el monto para esta ronda de relajamiento cuantitativo podría ser de 500,000 millones de dólares.

En particular, la Fed preguntó sobre el efecto que tendría en el rendimiento de los bonos a 10 años el anuncio de un monto para un periodo de seis meses de cero, 250,000 millones, 500,000 millones y 1 trillón de dólares, lo que renovó la expectativa de que el Fed está abierta a establecer un monto elevado de compra de bonos, luego de que el mercado empezara a considerar que la Fed se inclinaría por una estrategia más gradual.

El Fed ha mantenido la tasa de interés de referencia en Estados Unidos en un rango variable de 0% a 0.25% desde diciembre de 2008, con objeto de abaratar el costo del dinero. En ese periodo adquirió  1.7 billones de dólares en bonos del Tesoro de EU con el fin de inyectar liquidez a la economía.

Después de una estimación inicial, que en el caso de algunos intermediarios alcanzaba el trillón de dólares, los inversionistas han retraído su expectativa, agrega Rodolfo Campuzano, director de Análisis Económico de Invex Grupo Financiero. En lugar de la mención de un monto absoluto considera que se efectuarían compras en montos pequeños periódicos (posiblemente no más de 100,000 millones de dólares.

El total y la fecha de terminación se mantendrían a discreción de la misma Fed, según juzgue el desempeño y los requerimientos de la economía y coincide con esta última expectativa. "La FED está en una encrucijada, en donde reconoce establecer un estímulo, pero no puede aclarar de qué tamaño tiene que ser".

Después de dosis muy grandes de medicina fiscal y monetaria, con intención de poner en pie al sector privado de EU,  la realidad es que aún no es muy claro que se retomará el optimismo primario (animal spirits) necesario para que los inversionistas se decidan a arriesgar su capital, aumenten el empleo y el consumidor normalice su ritmo de gasto, destaca Erick Urtuzuástegui, economista en jefe de Prognosis Economía, Finanzas e Inversiones.

"Hoy los mercados financieros ya no se preguntan si la Fed, inyectará más liquidez sino ¿cuánta, con qué frecuencia y cuándo? Una nueva ronda de relajamiento cuantitativo, conocida en los círculos financieros como QE2 muy probablemente iniciará tan pronto como un día después de la elección de medio término en EU, el 3 de noviembre en el marco de la reunión del Comité de Mercado Abierto", indica.

Este relajamiento tomará la forma de un incremento en la hoja de balance del Fed, que inyectará dinero al sistema financiero a través de compras directas de bonos del tesoro. En el proceso de QE1 se compraron un total de 1.5 billones de dólares (1.5 trillones) de bonos de diversa calidad crediticia y las estimaciones para QE2 rondan entre 1.0 y 1.5 billones adicionales a inyectarse en doce meses a partir de la fecha en que se inicie el programa.

A juicio de Prognosis, la interpretación de lo anterior es que el Fed intenta empujar las tasas de los bonos del tesoro hacia abajo para apoyar la recuperación del sector privado. Les urge consolidar la salud del paciente, que se ha recuperado, pero que tiene el riesgo de una recaída.

Sin embargo, destaca Urtuzuástegui, hay escepticismo entre muchos inversionistas respecto a la efectividad de QE2, entre otras razones porque es difícil estimular con menores tasas a consumidores que siguen interesados en desendeudarse, pero "a nuestro juicio QE2 es mejor que no hacer nada".

Ahora bien, "si hacemos caso a la versión general de que este evento está totalmente descontado en los mercados, no deberíamos esperar caídas relevantes en las tasas de largo plazo, ni en los diferenciales de bonos en todo el espectro de éstos. De igual manera no deberíamos esperar cambios abruptos en la tendencia que los mercados financieros han marcado en semanas anteriores", agrega Rodolfo Campuzano.

"Vamos ver si los mercados pueden generar una reacción de ‘vender la noticia' o si son capaces de sostener el impulso a pesar de datos que parece que seguirán siendo modestos. Hay que estar pendientes", advierte.

 

¿Qué es el QE2?

El término "Quantitative Easing" (QE), cuya traducción podría ser expansión monetaria o flexibilización cuantitativa, describe una política monetaria de los bancos centrales para aumentar la oferta de dinero. Generalmente, se acude a ello cuando los métodos comunes (por ejemplo, bajar las tasas de interés bancarias, de descuento y/o interbancarias hacia 0%) no han dado resultados esperados (estimular la economía, a través de bajos costos de crédito).

Un banco central puede implementar la QE acreditando su propia cuenta con dinero que crea ex nihilo ("de la nada"), después, compra activos financieros, incluyendo bonos gubernamentales, bonos de agencia, valores respaldados por hipotecas y bonos corporativos, de bancos y otras instituciones financieras en operaciones a mercado abierto, explica Carlos Ponce, director general adjunto de Análisis de Ixe Grupo Financiero.

Las compras, mediante depósitos, dan a los bancos comerciales el excedente de reservas necesario para crear dinero, lo cual debería ser una estimulación de la economía. Los riesgos pueden ser que la política resulte más efectiva de lo que se pretendía, estimulando una inflación alta a mediano o largo plazo, o bien crear burbujas en los activos financieros, debido a que los precios no reflejan los fundamentos económicos, pues han sido artificialmente incrementados.

La Moda

"Cuantitativa" se refiere a que se está creando una cantidad específica de dinero; "flexibilización" se refiere a la menor presión sobre los bancos. Sin embargo, otra explicación es que el nombre proviene de la expresión japonesa para "política monetaria estimulatoria", la cual usa el término "flexibilización".

La flexibilización cuantitativa en ocasiones se describe coloquialmente como "imprimir dinero", aunque en realidad el dinero simplemente se crea electrónicamente. Entre las economías que han utilizado esta política están Japón, a principios de 2000; Estados Unidos, Reino Unido y Eurozona durante la actual crisis (por eso, en caso que la Fed implemente otro QE, éste sería el número 2).

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

Ahora ve
Estos son los números de mayo, el mes más violento del gobierno de Peña Nieto
No te pierdas
ç
×