El Banco de Japón se mimetiza con la Fed

La autoridad nipona reprograma su reunión, y quizá prepara un estímulo como su par estadounidense; su apuesta por frenar la fuerza del yen puede conducirla a inyectar millones a su economía.
yen dollar japon estados unidos eu fed banco central  (Foto: CNN)
Colin Barr

El Banco Central de Japón reprogramó su próxima reunión para los días jueves y viernes entrantes. La nueva cita se llevará a cabo inmediatamente después de la sesión de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), que se espera finalice el jueves con un anuncio de compra de activos para apuntalar los precios de los bonos.

El Banco de Japón dijo que aceleró su reunión (prevista originalmente para mediados de mes) para discutir un plan de adquisición de fondos cotizados y fondos de inversión inmobiliarios, bajo su propia política de flexibilización cuantitativa. El Gobierno nipón informó que este mes gastará 62,000 millones de dólares (5 billones de yenes) en su última campaña de estímulo.

¿Puede el Banco Central japonés estar planeando algo grande, digamos, un nuevo plan que iguale al de la Fed con más compras de activos japoneses, impidiendo futuras apreciaciones del yen?

Puede ser, según Julian Jessop, economista en jefe de Capital Economics.

En una nota dirigida a clientes, el analista escribe: "si el Banco de Japón quiere hacer más por limitar la fuerza del yen frente al dólar, sería una buena idea anunciar un aumento significativo en su propia compra de activos siguiendo los pasos de la Fed".

Pero Japón nos ha enseñado (desde que su burbuja inmobiliaria explotó hace dos décadas) que sus autoridades financieras no llevan a cabo algo sólo porque es una buena idea. Y este también es el caso, Jessop admite que la agresiva medida no es del todo segura:

"En general, no cabe duda de que el Banco de Japón se inclina hacia la flexibilización en el futuro inmediato y, con el tiempo, el programa de compra de activos bien podría ampliarse. Pero incluso si se anunciara una ampliación la próxima semana, presuntamente como respuesta a otra apreciación del yen, es probable que sea relativamente pequeña en comparación a la ronda de flexibilización cuantitativa esperada en Estados Unidos".

Así pues, parece que Japón no nos sorprenderá. Como punto aparte, vale la pena mencionar que las compras que planea el banco nipón de fondos inmobiliarios son las mismas que se legalizaron en el año 2000, mediante una ley diseñada para ayudar a los golpeados bancos del país a sacar de sus balances los activos en inversiones inmobiliarias. 

Ya que el Gobierno japonés permitió que los bancos se deshicieran de esos activos tóxicos, el Banco Central aparece una década después y los usa para estimular la economía doméstica. ¿Quién sabe si la Fed no hará lo mismo en unos años? 

Ahora ve
Cámaras de seguridad captan a un extraño objeto iluminando el cielo
No te pierdas
×