Presupuesto de EU, ¿gastos o ahorros?

El Congreso estadounidense deberá definir qué tanto y cómo aprovechará los fondos financieros; los republicanos acoplarán medidas en el Senado para tener una asignación de dinero adecuada.
dólares, dolar, billetes, dinero  (Foto: CNN)
Jeanne Sahadi
NUEVA YORK -

Esta es una semana de promesas para el partido republicano en materia de "gastos desperdiciados". Con su regreso a Washington, los republicanos en la Cámara y en el Senado tendrán que votar para apoyar o no una moratoria en la asignación de fondos y presupuesto, ese ambiguo término que se ha vuelto sinónimo de desperdicio de recursos.

Pero incluso si quienes apoyan la medida ganan, no esperen ver ninguna reducción en el gasto, ya sea un gasto de desperdicio o algún otro.

Existe la política, y además existe el proceso del presupuesto.

A principios de este mes, el líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, quien inesperadamente manifestó su apoyo a la idea el lunes, lo dijo de forma muy simple.

"Podríamos eliminar cualquier proyección presupuestal y no ahorrar nada de dinero", dijo McConnell durante un discurso en la Fundación Heritage.

Esto se debe a que la asignación de fondos no representa el gasto extra. Representa un gasto que los legisladores ya aprobaron para las agencias federales. Las asignaciones de fondos suelen representar menos del 1% del presupuesto.

Para que la prohibición a las asignaciones de fondos reduzca el presupuesto, "se deben bajar las autorizaciones de gasto en la misma cantidad", dijo Maya MacGuineas, directora de políticas fiscales en la Fundación New America.

Normalmente es trabajo de las agencias federales decidir cómo se reparte su dinero en proyectos en los estados, ciudades y condados, y esas decisiones se toman por medio de un proceso de aplicación y revisión, excepto en el caso de las asignaciones presupuestales. 

La definición de las asignaciones presupuestales puede ser muy amplia, y las agencias las catalogan de forma distinta. Normalmente una asignación presupuestal consiste en una porción del dinero de una agencia que el presidente o un legislador pide se separe para un proyecto específico.

Las asignaciones presupuestales no están sujetas al mismo proceso de revisión, y suelen formar parte de una cuenta de gasto no relacionada a última hora, sin que la mayoría de la gente lo sepa.

La noción de que las asignaciones presupuestales son puentes "de desperdicio" hacia ningún lado es engañosa. Los ciudadanos de un estado o ciudad pueden no considerar los dólares federales presupuestados para ayudarlos a mejorar su sistema de tránsito como un desperdicio.

El problema es que el sistema de la asignación presupuestal se basa en "la fuerza política más que en el mérito", dijo Steve Ellis, vicepresidente de Taxpayers por Common Sense, un grupo de supervisión de gasto sin tendencias partidistas.

Es decir: los miembros del Comité de Gastos de la Cámara y del Senado suelen recibir la mayor parte de las asignaciones presupuestales.

McConnell comparó la medida republicana de alejarse de las asignaciones presupuestales con dar al presidente un cheque en blanco para que determine cuánto dinero se debe gastar.

Es cuestión de opiniones, dijo en Heritage.

Mayor transparencia

Al anunciar su apoyo a la prohibición el lunes, McConnell expresó su propio conflicto personal en torno al tema.

"No se equivoquen, conozco todo el bienestar que ha surgido de los proyectos que he apoyado en mi estado. No me disculpo por ellos", dijo McConnell. "Pero simplemente no cabe duda de que el abuso de esta práctica ha hecho que los estadounidenses la vean como un símbolo del gasto desperdiciado y fuera de control contra el que están dispuestos a luchar todos los republicanos en Washington".

Si los republicanos en la Cámara y en el Senado se restringen a ellos mismos de pedir asignaciones presupuestales, eso podría ejercer presión sobre los demócratas para que hagan lo mismo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El fin de semana, el presidente Obama reiteró su llamado a las reformas para las asignaciones presupuestales. El año pasado pidió específicamente que las solicitudes de asignaciones presupuestales: 

  • tuvieran un propósito público legítimo y válido;
  • fueran reveladas de forma adelantada en los sitios web de los legisladores;
  • estuvieran abiertas al escrutinio y a las audiencias públicas;
  • estuvieran sujetas a los mismos requisitos de licitación que otros contratos federales en caso de que la asignación presupuestal sea para una compañía lucrativa, y;
  • nunca se comercien por favores políticos.

Hasta la fecha, el Congreso no ha cambiado formalmente la forma en la que maneja las asignaciones presupuestales, aunque se han presentado propuestas de ley que reformarían el proceso, dijo Ellis.

Ahora ve
En la última década, el trabajo desde casa aumentó 115% en todo el mundo
No te pierdas
ç
×