Las empresas aprovechan caída en tasas

Los créditos bursátiles son su principal fuente de financiamiento y superan al bancario: analistas; el exceso de liquidez contribuye a que las colocaciones sean muy demandadas, dice González Tabares.
bolsa-mexicana-archivo  (Foto: Archivo)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Las compañías mexicanas han sorteado de forma favorable los efectos de la crisis financiera global y de la recesión que sufrió la economía de Estados Unidos, durante 2008 y 2009. No sólo han logrado disminuir el apalancamiento de forma importante, sino que su posición de efectivo se encuentra en máximos históricos.

Esto último es resultado en buena medida de la estrategia de las compañías de aprovechar el entorno de tasas de interés excepcionalmente bajas, coinciden en mencionar Arturo Espinosa y Carlos González Tabares, director de Servicios de Análisis de Santander y subdirector de Análisis de Ixe Grupo Financiero, respectivamente.

Aunque las empresas han incrementado significativamente sus márgenes y su rentabilidad en el último año y medio, no han logrado recuperar aún los niveles pre crisis, debido en parte a la debilidad que ha presentado el consumo doméstico, agrega Espinosa.

Lo anterior con base en la información de las 107 mayores empresas listadas en bolsa y/o emisores de deuda.

Los créditos bursátiles han sido la principal fuente de financiamiento de las empresas durante el último año y medio, al representar 35.9% del financiamiento total, en el primer trimestre de 2009, a 52.9% del total actualmente, ya que en el segundo trimestre de 2010 el financiamiento bursátil superó al bancario por primera vez en la historia, puntualiza.

De marzo de 2009 a septiembre de 2010, los créditos bursátiles de las empresas se incrementaron en 24,000 millones de dólares, mientras que los créditos bancarios disminuyeron en 2,000 millones de dólares, precisa Espinosa.

Por lo que respecta a la deuda neta, es decir, al pasivo con costo financiero menos el efectivo e inversiones temporales, ésta presentó un comportamiento muy estable e incluso con una tendencia moderada de baja  entre 2003 y 2007.

Sin embargo, la crisis financiera se tradujo en un incremento significativo de la deuda de las empresas, que ha tomado nuevamente una tendencia descendente a partir de mediados de 2009 y presentó un repunte importante en el tercer trimestre de 2010, al incrementarse en 10,000 millones de dólares. Esto último se explica principalmente al aumento de la deuda de América Móvil por la consolidación de Carso Global Telecom y Telmex Internacional.

Las bajas tasas de interés, producto de la liquidez global que ha inundado a los mercados emergentes como México, han sido aprovechadas por las compañías para obtener financiamiento y resultan más atractivas que los créditos que otorgan los bancos, resalta González Tabares.

"Después de la crisis de 2008 y 2009, muchas compañías han reestructurado sus pasivos y han emitido bonos, que les permita tener un mejor perfil de vencimiento en condiciones favorables. Tras la crisis que estalló con la quiebra de Lehman Brothers el crédito a las empresas prácticamente se cerró; no había colocaciones y casi nadie quería comprar deuda privada".

Hoy, esta aversión al riesgo ha ido disminuyendo y se observan nuevas colocaciones y a tasas competitivas. La expectativa de que las tasas se mantengan bajas a lo largo del próximo año mantendrá el interés de las empresas por colocar deuda y contar con mejores condiciones financieras para que puedan hacer frente a sus compromisos y, además, invertir en nuevos proyectos y más consumo.

El subdirector de Análisis y Estrategia Bursátil de Ixe, estima que las pequeñas y medianas empresas eventualmente también se verán beneficiadas con las bajas tasas de interés. "Creo que empieza a haber más crédito, pero obviamente si es una empresa pública obtendrá condiciones más favorables que siendo una compañía privada".

Como empresa pública, puedes emitir bonos y seguramente las condiciones serán mucho más atractiva que si eres una empresa privada  y buscas un crédito bancario, donde el costo financiero será mayor por definición, pero creo que con tasas tan bajas los bancos estarán también más dispuestos a prestar y cuidando mucho más el tema de riesgo.

Durante los dos últimos años, las empresas mexicanas han mejorado significativamente su situación financiera y, en general, están bien posicionadas para aprovechar las oportunidades que puedan surgir de una mejora en el consumo doméstico durante 2011, subraya Arturo Espinosa en su reporte semanal.

El nivel de efectivo en los balances de las empresas se han incrementado significativamente en el periodo reciente, al pasar de 22,000 millones de dólares en marzo de 2009, a un nivel récord de 45,000 millones a septiembre de 2010, un incremento de 120%. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La deuda con costo de las empresas mexicanas presentó un crecimiento moderado entre 2000 y 2006; sin embargo, se incrementó significativamente durante la crisis financiera global, al pasar de 55,000 millones de dólares en marzo de 2007, a 75,000 millones en septiembre de 2008.

La deuda se estabilizó durante 2009 y ha vuelto a repuntar en 2010 conforme las compañías levantan recursos para aprovechar las favorables condiciones de financiamiento. La deuda se elevó de 73,000 millones de dólares, a finales de 2009, a 95,000 millones a septiembre de 2010.

Ahora ve
‘Despacito’, de Luis Fonsi, arrasa en la entrega número 18 de los Grammy Latino
No te pierdas
×