Se va el ‘domador’ de Wall Street

La salida de Paul Volcker del gabinete de EU termina con un contrapeso para negociar con los bancos; el ex jefe de la Fed consideraba que el sector financiero debe ser más responsable con sus...
Paul Volcker  (Foto: AP)
Colin Barr

Paul Volcker abandona el gabinete de Obama y con él desaparece cualquier esperanza de que el Gobierno estadounidense consiga domar el salvaje mundo financiero. Fue el año pasado por estas fechas cuando Volcker, expresidente de la Reserva Federal que figuró entre los más importantes colaboradores de la campaña presidencial deBarack Obamaen 2008,reapareció tras un año en la jungla política. Apareció junto a Obama y anunció desde el atril de la Casa Blanca un plan para tomar medidas duras contra los bancos que contribuyeron, con apuestas de alto riesgo, a generar la crisis económica del país.

El origen de la llamada ‘ley Volcker' parecía apuntar hacia una postura más agresiva de una administración que había apoyado a las entidades bancarias. Para Volcker, la industria financiera se había vuelto demasiado grande, demasiado codiciosa y poderosa, y necesitaba pagar por sus incontables pecados.

"Los banqueros son como niños de cinco años. Si los dejas sin supervisión con un tazón de dulces, se los comerán todos y vomitarán unos encima de otros; Volcker lo entendió",  explica Barry Ritholtz, gestor neoyorquino autor del blog Big Picture. 

Pero tras proponer mano dura (las acciones de Goldman Sachs y de otros grandes bancos cayeron el mismo día del anuncio), la administración se apartó mientras el lenguaje se suavizaba en el Congreso. 

Ellosignificó que Obama renunció a lo que ahora parece su última oportunidad para reformar a los grandes bancos. Después de todo el daño que los bancos ocasionaron con sus apuestas arriesgadas, esa actitud no transpira valentía. "Obama tuvo una breve ocasión para decir que esto era un desastre y que teníamos que actuar para corregirlo. Es raro que un líder tenga esa oportunidad, y la desperdició", apunta Ritholtz. 

Eso no quiere decir que lo que consiguió la administración (la ley Dodd-Frank) haya sido absolutamente inútil, o que se avecina otra crisis parecida a la de 2008. A pesar del frustrante proceso, Tim Geithner y Ben Bernanke sí tienen ahora más autoridad que antes, gracias en gran parte a los esfuerzos de Volcker. 

"Obtuvieron lo que querían. (La ley) Dodd-Frank está mal confeccionada y es un tocho al que le sobran páginas, pero las autoridades reguladores tienen una enorme cantidad de poder para mantener a los bancos a raya, creo que así lo harán" opina Roy Smith, profesor de finanzas y negocios internacionales en la Stern School de la Universidad de Nueva York.  

Smith añade que Volcker fue "una figura importante e independiente que ayudó a que esto se aprobara en el Congreso", algo que quizás otra persona no hubiera conseguido. 

Pero con la salida de Volcker, no habrá ya en la administración el contrapeso que le haga frente a los partidarios de apoyar a los bancos.Hasta existe la opinión de que, si bien la reforma financiera no llegó hasta donde debería llegar, incluso ese proceso podría verse vulnerado ahora que los republicanos asumieron el poder del Congreso. 

La representante republicana Michele Bachmann, cuya voz resuena como una de las más radicales en un Congreso muy dividido, dijo el jueves que buscaba la revocación de la ley Dodd-Frank porque "amplió de forma excesiva (la injerencia de) el Gobierno federal más allá de sus límites jurisdiccionales". 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero quizás el ataque frontal contra la ley que supervisa a los bancos sea menos problemático que otras posturas que podrían tener un impacto real sobre la conducta de esas instituciones. El republicano Spencer Bachus dijo el mes pasado, por ejemplo, que el trabajo del Gobierno es "servir a los bancos". Bachus es hoy el presidente de la Comisión de Servicios Financieros del Congreso.

"Es decepcionante ver a Bachus decir que el Gobierno está para hacer lo que los bancos quieren. Te da la sensación de que Wall Street no tendrá que someterse a ninguna regla", señala Richard Sylla, profesor de economía en la Universidad de Nueva York.

Ahora ve
Los campos eólicos en La Ventosa, Oaxaca, dividen opiniones
No te pierdas
×