El súper peso: arma de doble filo

Una moneda fuerte puede generar desequilibrios en balanza comercial y crecimiento, dicen analistas; el mayor crecimiento de la economía presiona los precios al alza.
billetes, pesos, dinero, inversion,  (Foto: Photos to go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Las revisiones al alza en elcrecimiento de México,sumado a la fortaleza del tipo de cambio, están generando una ‘ilusión perversa' de que las cosas marchan bien internamente y que la expansión de la economía, a tasas por arriba de 4%, podrían mantenerse, coinciden analistas económicos.

Aunque reconocen que en este momento México goza de una buena posición internacional,la ampliación de la línea de crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI)y la entrada de capital extranjero que así lo reflejan en un peso fuerte, realmente no hay elementos de base que demuestre que el país está mejor que antes de la crisis.

El riesgo de unpeso fuerte,aun cuando tenga margen para apreciarse más con relación a otras monedas,  le pegaría al sector exportador mexicano, consideran Eduardo Ávila, subdirector de Análisis Económico de Monex Grupo Financiero; Juan Sherwell, director de la Escuela de Graduados en Administración del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México; y Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody´s Analytics.

Hay una ilusión que se está generando, que resulta particularmente peligrosa para México. La agenda de reformas estructurales no avanza; el mercado interno, que bajaría la dependencia del exterior, se mantiene débil, mientras que el coeficiente de inversión sigue bajo y no apoya un crecimiento económico sostenido y, como consecuencia, el mantenimiento de un peso fuerte.

"Las finanzas públicas están bien, pero un factor importante es que el coeficiente de liquidez sigue bajo, se mantiene en 22%, pero para crecer por arriba de 5%; sin generar desequilibrios este indicador debería ubicarse al menos en 25%; así, las fuentes fundamentales de crecimiento, siguen débiles y la economía mexicana no puede crecer más allá de 3.5% sin generar desequilibrios", dice Coutiño.

México continuará recibiendo inversión extranjera porque la Reserva Federal (Fed) seguirá inundando al mercado de dólares y, en ese sentido, la apreciación del peso continuará quizás durante la primera mitad de 2011. El tipo de cambio puede acercarse a 12 pesos por dólar, pero será  transitorio, porque por fundamentales económicos "debería cotizar entre 12.25 y 12.50 por dólar", agrega.

"Hay una euforia en torno al crecimiento, una ilusión perversa. La revisión al alza del PIB de México tiene un solo sostén que es la esperanza de que la economía de EU va crecer más gracias  a la Fed, pero el problema es que si el peso se sigue apreciando eso va a restringir el crecimiento económico en México porque va a afectar al sector exportador", resalta Coutiño.

En 2010, la apreciación del peso no contribuyó a una mejoría en las exportaciones mexicanas, agrega Ávila. Sin embargo, con relación al nivel que registró antes de la crisis de 2008 (de aproximadamente 10 pesos por dólar), muestra un rezago y hay un bono por debilidad que ha beneficiado a los exportadores; pero "tampoco esperamos que regrese a 10 pesos por dólar".

"Si el peso se aprecia de forma importante, que por el lado de la inflación le ayudaría al Banco de México, habría que ver cómo se desempeñan las exportaciones; si se exacerban los problemas fiscales en EU, o de deuda en Europa, el peso frenaría su apreciación y podría debilitarse de manera agresiva".

El exceso de liquidezestá generando una  percepción de que las cosas están mejorando. "Lo cierto es que el dinero no está llegando por México, sino que está buscando desesperadamente a dónde ir. En otras ocasiones, el capital llegaba por los fundamentales mexicanos, pero ahora está llegando por la necesidad de buscar este tipo de mercados y es algo que hay que considerar porque la economía mexicana realmente no ha cambiado mucho".

Una mayor fortaleza del tipo de cambio, naturalmente afectaría un poco al sector exportador porque estará vendiendo a un peso más caro, pero también muchas de las exportaciones se fabrican con bienes intermedios de importación y al tener un peso más fuerte, ayudaría a tener importaciones baratas; pero "no estoy tan seguro que la moneda mexicana se mantenga con esta fortaleza", indica Sherwell.

La economía de EU pudiera tener una recuperación en 2011, "quizás ligeramente por arriba de lo que anticipábamos hace unos meses, más de 3%, lo cual fortalecerá al dólar frente a otras divisas incluyendo al peso y quizás pudiéramos ver un regreso de la moneda mexicana más hacia niveles de 12.40 o 12.50 pesos".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En los últimos días se ha modificado el estimado de crecimiento, lo cual "crea una ilusión que me parece particularmente peligrosa en México. El hecho de que hayamos crecido seguramente 5% en 2010 y 4% en 2011 puede generar una ilusión perversa de que las cosas están bien y no es así. Nuestro crecimiento es más inercial, debido al sector externo que nos está jalando, pero todavía no con un mercado interno lo suficientemente fuerte, pero una vez que se acabe esta recuperación por el lado del sector externo regresaremos a tasas de crecimiento moderas, de 3%", indica el académico.

El dinero que entra busca rendimientos altos, pero también la estabilidad macro en México es bastante buena. "Hemos visto como el FMI aprueba una línea de crédito sin mayor problema, lo que no haría quizás con otros países, pero estamos faltos de políticas y reformas que pudieran hacer que la economía crezca con motores internos y no con tanta dependencia del exterior".

Ahora ve
La renegociación del TLCAN va a toda marcha por los tiempos políticos
No te pierdas
×